Chispas | ¨AMAGA CON LA IZQUIERDA Y DALE CON LA DERECHA ¨ - Chispas

Leopoldo Fernández se llamó el cómico cubano que hizo furor en los años 50, tanto en Cuba como en nuestro país, con su personaje José Candelario Tres Patines.
La Tremenda Corte, un programa que 60 años después todavía se escucha en algunas emisoras de la República Dominicana, fue vehículo de alegría y risas con los cómicos cubanos que incluían al mismo Tres Patines, el Tremendo Juez, Luz María Nananina y Rudecindo Caldeiro y Escobiña, entre otros.
En uno de los episodios, Tres Patines es contratado por Rudecindo para una pelea, donde el primero hace de boxeador y el segundo de trainer.
Después de tres asaltos, donde es vapuleado por su adversario, mientras Rudecindo grita le grita desde la esquina: ¨amaga con la izquierda y dale con la derécha¨, Tres Patines abandona la pelea baja del ring y le entrega los guantes a su trainer diciéndole: ¨ya cumplí, ahora sube tu y amaga con la izquierda y dale con la derécha¨.

LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA

En nuestro sistema de gobierno, la democracia se ejerce por representación del pueblo;  el Poder Ejecutivo, en las personas de presidente y vicepresidente de la República y en el Poder Legislativo por medio de los senadores y diputados.
El presidente tiene en sus manos por mandato del pueblo expresado en las urnas, la representación de todos los dominicanos, y sobre sus hombros la gran responsabilidad de equilibrar sus decisiones del modo mas inteligente y prudente.
Los que acompañamos a nuestro actual presidente Danilo Medina en la pasada campaña electoral, tenemos la obligación de confiar en sus decisiones y apoyarlas, ya que, le planteamos al país su elección como representante de todos los dominicanos en el cargo que hoy ocupa por mayoría absoluta.
Es decir, el PLD, PRSC y el Bloque Progresista, tienen la obligación moral y ética de apoyar sus decisiones, y las críticas, si es que las hubiera, deberían manejarse hacia dentro, ya que, Danilo, fue la propuesta de gobierno que hicimos al país hasta el 16 de agosto del 2016.

LA SILLA DE ALFILERES

Danilo Medina está sentado hoy día en la famosa ¨silla de alfiléres¨, como la llamó Joaquín Balaguer, ubicada en el Palacio Nacional, que es el centro del arbitraje de nuestra sociedad.
Como presidente de todos los dominicanos, tiene la obligación de tomar las decisiones  que, según su criterio, sean beneficiosas para todos los dominicanos y dominicanas.
Es muy fácil criticar desde fuera y cuestionar decisiones de gobierno, cuando no se carga sobre los hombros con la responsabilidad de todo un país; no es lo mismo estar en el ring que ser trainer y gritar desde la esquina: ¨amaga con la izquierda y dale con la derécha¨.
El tema migratorio y las relaciones con Haití son, constitucionalmente, una prerrogativa exclusiva del Presidente de la República, quien es el jefe de las relaciones internacionales del país.
Esto es así, porque es el Presidente la persona que posee la mayor cantidad de información para la toma de decisiones en este tema tan sensible e importante, y conoce los sectores que podrían ser afectados  si escoge el camino incorrecto.
No es lo mismo estar sentado en un mullido sillón teorizando acerca de estos temas tan complejos, que sentarse cada día en la ¨silla de alfiléres¨, a decidir la suerte de un país y de todos sus habitantes.

NO ES GUSTAVO, ES DANILO

Lo mas fácil es enfrentar y culpar de conspiraciones intra-palaciegas a Gustavo Montalvo y al equipo que le acompaña en el Ministerio de la Presidencia, sin tener en cuenta que esta función pública tiene una íntima relación con el presidente de la República, de quien depende directamente.
Plantearse siquiera la posibilidad de que en un tema tan importante nuestro presidente no sea quien tome las decisiones, es no conocer quien es Danilo Medina, y olvidarse de que es el dirigente del PLD con mayor experiencia de estado.
El tema de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, ha desatado toda una campaña internacional contra la República Dominicana, que es tratada con la delicadeza debida por el presidente Medina, de quien estamos seguros tomará las decisiones que considere adecuadas, siempre ajustadas al estado de derecho, y haciendo honor a su juramento de cumplir y hacer cumplir con la Constitución y las leyes de la República.
Confiar en Danilo, el presidente de todos los dominicanos, significa dar un compás de espera en este tema, bajar las presiones internas de los partidos que sostenemos políticamente a este gobierno, y cesar la campaña que se ha desatado contra el Ministro de la Presidencia, que en la práctica no es contra Gustavo, sino contra Danilo.
En el caso nuestro confiamos plenamente en que Danilo Medina defenderá en todo terreno y bajo cualquier circunstancia, el interés nacional, sin extremismos ni estridencias innecesarias, que es lo que le corresponde como Presidente de todos los dominicanos.
¡El tiempo nos dará la razón!

Leave a Comment