Chispas | ¨CUANDO LA PROSPERIDAD NO ES COMPARTIDA¨ - Chispas

Es el título de un estudio publicado la semana pasada por un equipo de expertos del Banco Mundial sobre los avances de la economía dominicana y el impacto que ha tenido sobre la mejoría de la calidad de vida de nuestra población.
El conocimiento de este tema, es importante ya que, confirma el crecimiento económico sostenido que hemos tenido en los últimos 50 años, el mas alto de toda América Latina, y al mismo tiempo señala nuestra incapacidad en construir una sociedad mas igualitaria creando mecanismos de reparto de la riqueza creada por todos.
Como bien subtitula el estudio: ¨Los Vínculos Débiles entre el Crecimiento y la Equidad en la República Dominicana¨,  las dificultades que aun tenemos para disminuir el porcentaje de  muestra población que vive debajo de los niveles de pobreza, siendo es digno de un análisis profundo, ya que la República Dominicana ha demostrado tener una fuerte capacidad de crecimiento en un entorno de graves desigualdades sociales.
Tenemos una sociedad donde los ricos se hacen mas ricos cada día, mientras el 40% de nuestros habitantes vive en la pobreza o por debajo de la línea de pobreza, de modo crónico por la baja movilidad económica que ha caracterizado nuestra sociedad: ¨menos del 2% de la población ha subido un escalón mas alto a grupos de mayores ingresos, comparado con el 41% en la región de América Latina y el Caribe¨.

MAS FACIL DESTRUIR QUE CONSTRUIR

La República Dominicana es un país que ha crecido en forma sostenida desde la década de los 60, cuando asumimos la democracia como forma de gobierno y nuestro sistema político ha mantenido cierta estabilidad.
En 1990 la región latinoamericana tenía un 90% de ingresos promedio por encima de nuestro país, lo cual disminuyó al 24% hacia el año 2011, esto a pesar de la grave crisis económica de los años 2003 y 2004.
El impacto de la llamada crisis bancaria en nuestra población fue tan importante que, según las cifras del Banco Mundial, en el año 2000 la tasa de pobreza fue calculada era de un 32% de nuestros habitantes, y 4 años después se acercó al 50%, una subida brutal de 17 puntos porcentuales.
Pasamos de ser un país que superaba ampliamente los niveles de pobreza promedio de América Latina, un 41% en el año 2004, a ser uno de los que tenía mas pobres en solo 2 años, exactamente entre el 2003 y el 2004.
A pesar de la recuperación que hemos tenido a partir del año 2004, en el año 2011 la cantidad de pobres del país se encontraba en un 40.4% de nuestra población, es decir, una recuperación de solo 9% de lo perdido por la crisis bancaria y de confianza en nuestra economía.
Solo estas cifras dan una idea de lo difícil que ha sido para nuestro país recuperar lo perdido en los años del gobierno 2000-2004, cuando el manejo irresponsable y chabacano de la crisis bancaria, destruyó lo que habíamos ganado como país en varias décadas de crecimiento.

CRECIMIENTO CON INCLUSIÓN

El informe del Banco Mundial cuestiona la capacidad que tenemos como nación de crear riqueza vinculada a políticas de inclusión que garanticen un reparto equitativo para toda la población.
Define equidad como: ¨que los ciudadanos deben tener igualdad de acceso a las oportunidades, ser capaces de vivir con dignidad y tener autonomía y voz para participar plenamente en sus comunidades, así como decidir sobre los planes de vida que ellos mismos valoren¨.
No hay dudas de que crecimiento e igualdad son conceptos inseparables, para que los países puedan dar sostenibilidad a sus proyectos económicos y sociales, es imposible proyectar un país prospero a largo plazo, sin que esa prosperidad alcance a toda la población.
Todo este proceso parte de la implementación de políticas públicas que garanticen la dignidad de los grupos mas postergados de la población, junto con el aumento de los ingresos y la capacidad de compra es lo que hará una sociedad mas prospera y cohesionada.
El crecimiento debe ser igualitario para llevar a los países a la meta del desarrollo sostenible, y para esto, la agenda política de los gobiernos debe dirigirse a estimular la productividad de toda la población de modo que los mas pobres se integren al ¨circulo vicioso del progreso¨, y saliendo de la pobreza se conviertan en consumidores al mismo tiempo que creadores de bienes y servicios.

IGUALDAD ES IGUAL A DESARROLLO

Cuando analiza el tema de pobreza e igualdad, el estudio del Banco Mundial sostiene que el concepto de ¨equidad¨ o ïgualdad¨ se fundamenta en tres pilares que es interesante definir:
Justicia Social, que implica igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos independientemente de su origen social, esto significa derecho a un sistema educativo de calidad, servicios adecuados de salud, seguridades de cumplimiento de metas personales por encima de género, religión, lugar de residencia; una sociedad basada en la meritocracia.
Eliminación de la pobreza absoluta, es decir,  garantizar las condiciones mínimas de vida para todos, proveer acceso a suficientes bienes y servicios de modo que cada uno tenga capacidad de acceder a ellos de acuerdo a su esfuerzo. Un país con menos pobres desarrolla sus potencialidades de manera acelerada, ya que, integrados al proceso de producción y consumo estos grupos sociales se convierten en parte del proceso de crecimiento haciéndolo sostenible en el largo plazo.
Libertad de proceso, que implica ¨fortalecer la capacidad de los individuos para fijarse metas¨, es decir tomar sus propias decisiones de modo que la integración al crecimiento incluya la movilidad económica de todo el grupo generacional al que pertenece, de modo que se evite la pobreza crónica y la desigualdad que impide la participación colectiva en el proceso del desarrollo.

Seguiremos en el tema….

Leave a Comment