Chispas | A CUBA LE PUSIERON UN ¨SE VENDE¨ - Chispas

La economía capitalista tiene como fundamento la propiedad privada de los medios de producción. De esto se deriva la existencia de empleadores  y empleados, acumulación de capitales, movilidad social y muchos otros conceptos que han sido desarrollados junto con este sistema económico.
Sus inicios no pueden ser atribuidos a nadie en particular, mas bien es el resultado de la transformación de la sociedad desde el feudalismo y el absolutismo, que dividía a los seres humanos en nobles y vasallos,  hacia la estratificación en clases sociales que dependen de la actividad económica.
Entonces, para que haya capitalismo, tendrán que existir los empresarios, los empleados, los consumidores, la libertad de escoger el empleo que mas convenga, la posibilidad de acumulación, la libertad de consumo, la existencia de un mercado que se autoregule, una multiplicidad de oferta; en fin, libertad y competencia son palabras adheridas a la misma existencia de este sistema.
En una sociedad con régimen económico capitalista existirán los ricos y pobres, los propietarios y empleados, los que progresan y lo que quedan detrás; se hablará de dinero, ahorros, inversión, salarios, mercado, finanzas.
No es lo perfecto, sin embargo, es el camino que ha escogido todos los países que se han desarrollado y exhiben los niveles de vida mas altos para su población.

SOCIALISMO PURO Y DURO

El socialismo o comunismo en cambio es un sistema económico que se fundamenta en la concentración de los medios de producción en manos estatales, por lo que la producción y el consumo dependen de la  planificación del grupo gobernante.
El capital en manos privadas no existe, antes bien, la intervención del Estado en los medios de producción y distribución de los bienes y servicios es completa.
Teóricamente los obreros son los dueños de los medios de producción, no existen los patronos, no hay acumulación de capitales en manos privadas, la presencia del Estado en todos los ordenes de la vida es la regla y no la excepción.
El socialismo se sostiene en un sistema político de partido único, que dice representar al 100% de la sociedad, donde se repite el mecanismo de dirección centralizada que es la alternativa de gobierno planteada como solución a todos los problemas.
Se supone que esta es una sociedad igualitaria, donde el estado es capaz de planificar las necesidades de la población por lo que la iniciativa individual no es necesaria y es sustituida por la colectivización de toda la actividad productiva.
La mayoría de los países que escogieron la construcción del socialismo fracasaron, el mejor ejemplo fue la caída de la URSS en los años 80, junto con el resto de lo que se llamó la órbita soviética.
Como sistema económico es un fiasco, quienes han persistido en seguir ese camino han construido sociedades con pobreza evidente y enormes desigualdades. Con oligarquías gobernantes muy alejadas del resto de la población, por lo que sostener el sistema depende de mecanismos amplios de represión y espionaje.

UN FRACASO A  LA CUBANA

Durante mas de 55 años en Cuba han tratado de implantar un sistema socialista de partido único,  sustentado en el carisma de Fidel Castro y las torpezas de los Estados Unidos.
Después de todo este tiempo de retórica anticapitalista, antiimperialista, revolucionaria, de guerras de liberación, invasiones africanas, deificación del Che Guevara, guerra de guerrillas y el resto de sandeces con que han llenado la cabeza de los idiotas que pululan en toda América Latina, los hermanos Castro se han dado cuenta que equivocaron el camino y que necesitan de los capitalistas que viven en los Estados Unidos y el resto del mundo.
Los ancianos dictadores de la isla de Cuba, Fidel y Raúl, ahora es que dieron cuenta de que el socialismo es una utopia irrealizable y que sin inversión extranjera, iniciativa individual, libre competencia y apertura económica será imposible que ese país se sume a la vía del desarrollo.
Con la derogación de la fracasada ley de ¨joint venture¨ entre el estado cubano y los capitales extranjeros de 1995, aprobada la semana pasada, se quieren abrir las puertas a los poseedores de los ¨malvados dólares¨, que tanta falta le hacen a la economía de la isla, a los ¨maléficos explotadores capitalistas¨ que han progresado en el seno de la cuna del ¨insufrible capitalismo¨ que se practica en los Estados Unidos.
Para muestra bata un botón:  se ha dado la bienvenida al ¨archienemigo¨ Alfonso Fanjúl, miembro de una de las familias mas importantes de los ¨gusanos¨ de la Florida, quien sin embargo, es también dueña de grandes capitales e inversiones acumulados después de su huída de Cuba a principios de la ¨revolución cubana¨.

LA URGENCIA DE LOS DICTADORES

Hay que suponer la urgencia que tienen los ancianos dictadores de Cuba para dar su brazo a torcer frente a los ¨representantes de Satán¨ en la tierra: los capitalistas, e invitarlos a invertir en negocios donde se producirá la tan cacareada y combatida ¨explotación del hombre por el hombre¨.
Es que el horno está muy caliente para una economía fracasada, un régimen decadente y un mundo que ha cambiado suplantando con el debate abierto a las rigideces ideológicas, que es lo que existe en Cuba hoy en día.
Cuba depende hoy del petróleo venezolano para respirar, no paga en dinero constante y sonante a su discípulo Nicolás Maduro, sino envía como pago a personal cuasi esclavo: médicos, enfermeras y otro personal ducho en espionaje y seguridad.
Una parte del petróleo que recibe lo vende en el mercado internacional para poder importar alimentos y otros bienes, ya que, la agricultura cubana es incapaz de producir lo que necesita su población para comer decentemente.
El caos y el desorden de Venezuela provocan entonces que sea obligatoria la apertura al capital y  tener guardarse la retórica comunista para otras ocasiones.
Además, el otro socio protector que podría ser China, actúa como un capitalista cualquiera invirtiendo solo donde va a obtener beneficios y a precios de los ´malvados banqueros´de Wall Street.
En el año 2013 Cuba importó 2.500 millones de dólares en alimentos, las cosechas de papas, yuca, arroz, naranjas, café, azúcar; la producción de carnes y leche, así como los demás productos de la dieta diaria, están por los suelos por la ineficiencia del sistema socialista en construir una sociedad donde el éxito se mida por el trabajo.
El cubano normal, que se desayuna con café sin leche, ingiere una sola comida caliente al día, tarda tres y cuatro horas en ir y venir del trabajo por el ineficiente transporte público y mira como se venden Peugeots viejos a precio de Ferraris nuevos, ahora se da cuenta que es un privilegio tener familiares ¨gusanos¨ en los Estados Unidos y Europa que les envíen algunos dólares o euros que los ayuden a sobrevivir.
Después de 55 años de dictadura comunista, Fidel Castro tuvo que ponerle a Cuba un SE VENDE.

Leave a Comment