Chispas | ¡A LA CARGA ANDULLEROS! ¡¡¡CARAJO!!! - Chispas

Sabana Iglesia es una comunidad  ubicada en las estribaciones de la Cordillera Central, muy cerca de Santiago de los Caballeros, en el año 1844 su principal actividad económica era la manufactura del tabaco para convertirlo en andullo.
El andullo es un proceso que se inicia secando las hojas del tabaco,  que luego son apretadas fuertemente y cubiertas con una yagua, para luego dejarlas colgadas por varios días mientras se les remoja, hasta convertirlas en una pasta compacta que será vendida en porciones pequeñas usadas en pipas de barro llamadas cachimbos.
Una emboscada esperaba a los invasores haitianos, que aquel 30 de marzo intentaban penetrar a Santiago, formada por campesinos dedicados a esta tarea y componían los fusileros del recién estrenado Ejercito Dominicano.
Fernando Valerio, dirigia las tropas de infantería contra la invasión del General haitiano Pierrot, que tenía la misión de ocupar Santiago y Puerto Plata, para posteriormente unirse a las tropas del General Ferrand, que había invadido por el sur y marchar sobre la ciudad de Santo Domingo.
Después de varios intentos repelidos por la artillería dominicana ubicada en los fuertes Dios, Patria y Libertad; los fusileros de Valerio entran en acción en el área del cementerio viejo, causando enormes bajas a las tropas haitianas.
Este improvisado ejercito, mas acostumbrado a las labores artesanales que a la guerra, en un momento decide soltar los fusiles y tomando los machetes que usaban para sus faenas diarias embisten a los haitianos en un cuerpo a cuerpo mortal para el ejercito invasor.
La famosa ¨carga de los andulleros¨ de Santiago, pasó a las páginas de la historia dominicana, como una muestra del valor y la decisión de nuestra gente de ser libres del yugo haitiano, y fue decisiva en el resultado de la Batalla del 30 de Marzo.

EL EJERCITO HAITIANO DERROTADO POR JOSÉ MARÍA IMBERT

El General haitiano Pierrot, al frente de un formidable ejercito de 15 mil hombres pensaba que sería muy fácil cumplir la tarea que se le había encomendado; después de todo contaba con un ejercito que había derrotado a las fuerzas napoleónicas en la isla y tenía gran cantidad de armamento requisado  a los franceses en retirada.
Tomó facilmente Dajabón y se acercaba a la ciudad de Santiago aquel 30 de Marzo de 1844, ya había derrotado la resistencia dominicana en Talanquera con saldo de varios muertos y la retirada del General Tito Salcedo, quien tenía la misión de retardar el avance de las tropas haitianas para permitir armar las defensas y el traslado de tropas y armamento hacia el corazón de la República.
El dia 29 las tropas haitianas se encuentran ya en la ciudad de Mao, el General José María Imbert, con basta experiencia en la lucha contra fuerzas superiores por haber pertenecido a las tropas francesas comandadas por Napoleón, dispone el orden de la defensa de la ciudad.
Cuando llega el dia 30, Pierrot divide sus fuerzas en dos columnas las cuáles son recibidas por el fuego de la artillería ubicada estratégicamente para causar el mayor daño posible a las tropas haitianas.
Al mediodía de aquel sábado se decidía la suerte de la República y de todos los hombres y mujeres involucrados en lo que sería recordado por la historia como una gesta patriótica.

LA BATALLA SE DESARROLLA

Las tropas haitianas desfilan por La Joya y el General Saint Louis ataca el flanco izquierdo (fuerte Libertad) de las defensas dominicana, que era el punto mas débil de la organización que había hecho el General Imbert.
Son rechazados tres veces, mientras Imbert da la orden de reforzar este punto con las tropas acantonadas en el fuerte Patria, aumentando el poder de fuego y deteniendo el avance haitiano.
El fuego cruzado de las baterías de artillería ubicadas en los fuertes Libertad y Patria diezma el ejercito haitiano comandando por Saint Louis, mientras Pierrot que comanda el ataque al flanco derecho permanece inmóvil.
Cuando Pierrot decide atacar, lo hace de frente a la formidable defensa que los dominicanos habían instalado en el fuerte Dios, sufriendo enormes bajas lo que lo hace retroceder y produce la desmoralización del ejercito haitiano.
Detenido su avance y en franca retirada estratégica, los haitianos piden un cese al fuego que les permita recoger sus heridos y sus muertos, lo cual es concedido por el jefe del ejercito dominicano.

EL USO DE LA DESINFORMACIÓN

Cuando los haitianos se acercan, el General Pelletier es enviado con un parte de guerra emitido por la Junta Central Gubernativa, que da cuenta de la derrota de las tropas del General y Presidente Haitiano Ferrand en la Batalla de Azua y su muerte.
A Pierrot, esta noticia que era falsa, le cambia el panorama político en su nación y cree que podría alzarse con el poder ante la muerte en combate de su Presidente.
Es así como en la noche del mismo día 30, en forma subrepticia, abandona Santiago con rumbo al oeste, poniendo fin a la Batalla del 30 de Marzo.
Al llegar a Haití es que se dio cuenta de que fue engañado por los dominicanos, ya que Ferrand no solo estaba vivo, sino que se quedó esperando su refuerzo en el sur de la República Dominicana.

Leave a Comment