Chispas | ARGUMENTOS CONTRA INSULTOS - Chispas

Hace mas de un año que publico una columna diaria para varios periódicos digitales, además el señor director del periódico El Caribe, Don Osvaldo Santana, me privilegia con insertar algunos de mis escritos en ese prestigioso e histórico matutino.
Aparte de esos escritos de actualidad, por la benevolencia de Leonel Fernández, Franklin Almeyda y Mozart Delancer, se me abrieron las puertas para escribir un articulo semanal de investigación sobre temas políticos, en Vanguardia del Pueblo, el órgano oficial del Partido de la Liberación Dominicana.
Por una idea de mi hijo mayor que me planteó usar las redes sociales para replicar mis artículos, hemos creado un ambiente digital con Facebook, Twitter, Blogger y la semana próxima un canal de You Tube, donde plantearemos nuestras ideas, como lo hemos hecho siempre, sin condicionamientos ni influencias de ninguna persona.
Todas y cada una de las palabras en las mas de 500 columnas que he escrito, son de mi absoluta responsabilidad, porque parten de mi convicción intima, en ellas digo mi verdad, que no por ser mía es absoluta, por lo que siempre he estado dispuesto a discutir con altura y respeto a que me demuestren lo contrario a lo que pienso.
Por eso me da pena, que ante argumentos sólidos, soportados con datos irrebatibles, una jauría de perros rabiosos han demostrado en los últimos días su incapacidad para opinar en forma decente, dedicándose al insulto y la descalificación personal.
Cuando se describen hechos ocurridos, que no tienen ni tendrán explicación, en vez de intentar valorar racionalmente y emitir una opinión o quedarse callados ante la falta de argumentos contrarios, optan por comportarse como animales salvajes que se encabritan lanzando coces al autor, demostrando la incapacidad intelectual que poseen para construir ideas y poder expresarlas.
Leyendo detenidamente las reacciones de los que hablan por boca de ganso, he llegado a una de dos conclusiones: o necesitan un curso intensivo de lectura comprensiva, porque no entienden nada de lo que leen o por el contrario es que no les interesa entender y prefieren tomar la vía del insulto personal que nunca hiere a las personas que están seguras de lo que hacen y lo que dicen.
Claro, intentar un dialogo con este tipo de personajes es un imposible para el autor, ya que sería caer al nivel de las bestias en un concurso de demostrar quien da la patada mas fuerte, y ese no es ni será mi estilo.
El problema de algunos políticos, es que cambian de chaqueta cuando les viene en ganas y quieren que les celebren la gracia, y en mi caso, no soy una foca para aplaudir las incoherencias, desfalcos, mentiras, engaños, traiciones, falsedades, hipocresías y otros muchos adjetivos calificativos negativos, en nombre de una lealtad partidaria mal entendida.
En la democracia la legitimidad se define de dos maneras; la popular o de mayoría, contando votos y sumando apoyos, pero también existe la legitimidad social, que se obtiene cuando se gana el derecho de ser escuchado por la gente, en base al talento y al estudio.
En nuestro caso, los mas de 35 mil seguidores que tenemos, nos dan una legitimidad social, porque hay personas que no conozco, ni conoceré nunca que me leen, y eso es un enorme privilegio del cual me siento sumamente satisfecho.
Como no vamos a pedir ¨peras al olmo¨, ni aspiramos a un imposible, las opiniones de mis columnas seguirán abiertas a todos, así como  también a los insultos, sin ningún tipo de censura de parte nuestra, ya que ¨los rebuznos de burro¨, no llegan, ni llegarán nunca al cielo.
Y como es viernes, y comienza el fin de una semana donde a los ¨perros rabiosos´y ¨burros salvajes¨ les he causado tanta desazón, los invito a leer las letras de una de mis canciones preferidas, quizás así me entenderán un poco:

Honrar la Vida

No permanecer y transcurrir, no es perdurar no es existir
Ni honrar la vida
Hay tantas maneras de no ser, tanta conciencia sin saber
Adormecida
Merecer la vida no es callar ni consentir tantas injusticias
Repetidas
Es una virtud, es dignidad, y es la actitud de identidad
Mas definida
Es saber durar y transcurrir, no nos da derecho a presumir
Porque no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

No permanecer y transcurrir, no siempre quiere sugerir
Honrar la vida
Hay tanta pequeña vanidad, en nuestra tonta humanidad
enceguecida
Merecer la vida es erguirse vertical, mas allá del mal
De las caídas
Es igual que darle a la verdad y a nuestra propia libertad
La bienvenida
Es saber durar y transcurrir, no nos da derecho a presumir
Porque no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

Leave a Comment