Chispas | ¡¡¡¡ASI CUALQUIERA ES SOCIALISTA DEL SIGLO XXI!!!! - Chispas

La retórica política marxista plantea la construcción de una sociedad sin clases sociales, donde los trabajadores sean dueños de la riqueza de un país y esta sea repartida a partes iguales entre sus habitantes. Es decir, un sueño utópico de igualdad, donde todos viviremos felices disfrutando de los bienes que colectivamente producimos y no exista el egoísmo, el afán de lucro, el deseo íntimo de disfrutar de las cosas que el ¨maldito capitalismo¨ ha puesto al servicio de los ¨explotadores¨, que se benefician del sudor de los trabajadores.

Sobre esta base discursiva, junto con la existencia de sistemas políticos donde la corrupción y el enriquecimiento campeaba por sus fueros, nuestros pobres países latinoamericanos compraron la idea, claro, convencidos por millones de barriles de petróleo usados para convertir a su autor en la reencarnación de Simón Bolivar, de que podían romper con la hegemonía de lo que todavía llaman Imperialismo Norteamericano.

Pues para entender un poco en lo que ha devenido este experimento populista irresponsable, una investigación no desmentida de un parlamentario venezolano, dio a conocer la cuenta de gastos de Nicolás Maduro en los tres días y medio que duró su viaje a Nueva York, sede de la Naciones Unidas, pero también, el corazón de la ¨burguesía facista y capitalista¨ a la que dice combatir.

El señor Maduro viajó a Nueva York acompañado por una multitud de 175 personas, para dar un discurso de 15 minutos en la Asamblea General de las Naciones Unidas, esto incluyó familiares, amigos, ministros, militares, periodistas y otros funcionarios de menor nivel.

Toda esta multitud se alojó en el lujoso Stanhope de la Gran Manzana, cuyas habitaciones fueron alquiladas por quince días a un costo de 1,000 dólares diarios, nos imaginamos que se alojaron en ese hotel cinco estrellas para desde ahí combatir desde dentro al imperialismo norteamericano.

Ahora, Nicolás Maduro, quien era un chofer de autobús de Caracas, sin ningún tipo de educación formal, parece que le ha tomado el gusto a lo que los ¨malditos capitalistas¨ llaman las cosas buenas de la vida, porque se alojó junto con la ¨primera combatiente¨, Cilia Flores, su mujer, en una suite del Hotel Hyatt que cuesta 10,000 dólares por noche.

La multitud de combatientes bolivarianos realizó en el Bronx una fiesta para celebrar el éxito del discurso del Presidente de Venezuela en la ONU, donde bailaron y gozaron hasta altas horas de la noche, y allí los vecinos se asombraron de la caravana de vehículos de lujo alquilados en los rent cars del imperio, que transportaba por la ciudad de Nueva York a estos ¨revolucionarios¨.

Claro, no faltó la entrega de 500 dólares diarios para gastos personales y compras en las tiendas imperiales, a cada uno de los 175 integrantes de la comitiva, los que también fueron invitados a una cena en el lujoso Restaurant Nello´s, ubicado en Madison Avenue, uno de los sectores mas caros de toda la ciudad.

Allí si que les salió la falta de cultura culinaria, porque la ¨primera combatiente¨ pidió unos raviolis de caviar, demasiado ¨finos¨ para unas papilas gustativas no acostumbradas a este tipo de plato gourmet, el cual tuvo que comer el Embajador de Venezuela en la ONU y la hija de Chávez, mientras que Maduro pidió un carpaccio de trufas, que tampoco le gustó y lo cambió por un pedazo de carne con queso parmesano.

Esta cena fue bañada por 4 botellas de champagne Crystal Rose, 3 de Chateaux Petrus y 3 de Latache, cada una de ellas valorada sobre los 5,000 dólares. Al final esto fue una francachela que costó mas de 80,000 dólares, con 13,000 dólares de propina, para renovar las fuerzas de los revolucionarios de Venezuela que luchan cada día para derrocar al imperialismo norteamericano y su estilo de vida capitalista.

Eso si, el ejército de guardaespaldas de mas baja categoría, tuvo que esperar afuera del restaurant, ya que la entrada estaba reservada para la cúpula del gobierno, en un país que lucha por destruir las clases sociales y construir una sociedad donde todos sean iguales.

Además de esos gastos, a la casa militar de ese país le fue entregada una caja chica para ¨gastos menores¨ de 300,000 dólares por tres días y se pagó una página completa en el periódico norteamericano The New York Times, que costó la friolera de 230,000 dólares, para hacer propaganda en un medio de comunicación del imperio a Maduro y su régimen, nos imaginamos que para promover que se realice una revolución socialista del siglo XXI en los Estados Unidos.

El único problema es que mientras esta comitiva disfruta de los dulces placeres de los millonarios capitalistas, en su país escasean los alimentos, las medicinas, los bienes de consumo de todo tipo, se hacen colas desde la madrugada para comprar comida, existen tres tipos de tasas de cambio, no se les paga a las linea aéreas que están retirando sus vuelos, el petróleo se vende a futuro para obtener algunas divisas y no caer en default, la empresa privada no invierte un centavo, mas de 25,000 venezolanos mueren cada año por la inseguridad y tantos etcéteras que no vamos a seguir enumerando.

Por esto solo daremos tres vivas por los idiotas latinoamericanos que creen en las bondades de la revolución bolivariana y el socialismo del siglo XXI, ¡¡¡así cualquiera es comunista!!!!!

Humberto Salazar

Leave a Comment