Chispas | CARLOS MORALES: ¨RADIO BEMBA EN ACCIÓN¨ - Chispas

En las salas de parto y los aeropuertos de la República Dominicana deberían poner por mandato Constitucional un letrero que rece: ¨En este país se prohibe triunfar¨.
Decimos esto, ante la ola de rumores desatada sobre la supuesta renuncia de Carlos Morales Troncoso al cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, que llegó hasta los oídos en forma de pregunta al Presidente Danilo Medina.
Si Don Carlos, como le llamamos quienes lo conocemos, deja el cargo para el que fue nombrado, sería el país quien perdería a la figura política con mas influencia a nivel internacional que tenemos, mientras su familia ganaría a un esposo, padre y abuelo.
Para los que no tienen memoria, queremos recordar las circunstancias en las que llegó este  dominicano ilustre, a algunos de los cargos que ha ocupado en sus casi 30 años de militancia política y servicio público.
Eramos parte del PRSC en 1986, cuando Carlos Morales, en ese entonces, presidente del Central Romana Corp., fue nominado por Joaquín Balaguer como candidato a la Vicepresidencia de la República, elecciones en que su figura se convirtió en la pieza clave para el triunfo electoral. 
Lo acompañamos en la campaña electoral por todo el país, como parte de los jóvenes del partido que luchamos a brazo partido para sacar al PRD del poder.
En ese momento Don Carlos arriesgaba su trabajo de años, pues era un empresario de éxito que se había negado a ser el compañero de formula de Jacobo Majluta y el PRD, en fin, fueron a su casa a ofrecerle el cargo y aceptó por compromiso con el país sin pensar en  sus intereses personales.
Su trabajo al lado de Balaguer, se centró en resolver problemas usando sus relaciones en el plano internacional, de todos era conocida la resistencia que había en Washington para aceptar a Balaguer como Presidente de la República Dominicana, por lo que fue enviado como Embajador en ese país para viabilidad las relaciones con nuestro principal socio comercial y poder hegemónico en América Latina. 
Pudo negarse a ir a la Embajada Dominicana en los Estados Unidos, nada lo obligaba, lo hizo porque le pidieron ayuda para abrir espacios de comunicación y entendimiento con el gobierno de ese país, misión que hizo de manera leal, lo que le dio lo méritos para se le ofreciera de nuevo la Vicepresidencia en el año 1990.
Su intervención en la crisis post-electoral de 1994, fue clave para que no se produjera una ruptura institucional en el país y se llegara a los acuerdos que dieron salida a los problemas derivados de las cuestionadas elecciones de ese año. 
Cuando fue pre-candidato a la Presidencia en 1995, nosotros que estuvimos en la acera contraria, sabemos que fue llamado para que asumiera ese papel, ya que no había nadie que pudiera enfrentar a Jacinto Peynado, el adversario del ¨anillo palaciego¨, quien lo venció en unas primarias abiertas y participativas.
Fue propuesto por el mismo Joaquín Balaguer para que acompañara a Peynado en la formula electoral que presentó el PRSC en 1996, como forma de reunificar el partido, propuesta que fue rechazada por el candidato, con las consecuencias derivadas de esa decisión.
En el 1999, fue el mismo Balaguer quien, en un acto en el local central del PRSC, lo nombró junto a Donald Reid Cabral y Jacinto Peynado, como las tres personas que deberían dirigir el partido hacia el futuro.
Puso su nombre y prestigio político y personal en juego cuando decidió apoyar en la primera vuelta electoral a Leonel Fernández para las elecciones del año 2004 para sacar al desgobierno de Hipólito y el PPH, cuando fundó junto a Peynado y Donald Reid, el Consejo Presidencial Reformista.
Se negó cortésmente a ir de compañero de formula con Leonel, a pesar de que se le ofreció el cargo, y hubo que convencerlo de que aceptara ser Secretario de Relaciones Exteriores del nuevo gobierno 2004-2008.
La posición de presidente del PRSC, en la que fue nombrado en ausencia en el año 2009, fue una consecuencia de la necesidad de usar de nuevo su figura como la salida al desprestigio en que había caído esa institución política.
Cuando hubo que asumir la responsabilidad de sacar al país ¨debajo de las ruedas de un camión¨, según sus propias palabras, no dudó en recorrer el país para promover a Danilo Medina como candidato del PRSC y ganar de nuevo las elecciones frente a la locura que significaba una vuelta al gobierno pepeachista.
Entonces, hay que tener claro que a Carlos Morales Troncoso, siempre lo han ido a buscar a su casa para ofrecerle las posiciones que ha ostentado como servidor público, porque las del sector privado se las ganó a pulso con su trabajo y su talento.
Se irá entonces del Ministerio de Relaciones Exteriores cuando las circunstancias personales o políticas lo decidan, no como parte de una campaña al estilo ¨radio bemba¨ como la que se desató en los últimos días.
Es que hay arboles que son tan fuertes, que no hay vientos mediáticos que los tumben, y Don Carlos es uno de esos.

Leave a Comment