Chispas | DANILO, EL PLD Y LA TRANSICIÓN POLÍTICA EN REPUBLICA DOMINICANA - Chispas

Siempre es bueno e inteligente mirar a nuestro alrededor y tomar de ejemplo a nuestros vecinos y conocidos para en algunos casos aprender de sus errores, y en otros emular o imitar sus virtudes, porque para eso es que existe la capacidad de raciocinio y aprendizaje de los seres humanos.

El caso de las naciones es exactamente igual que lo que ocurre con los individuos, hay que observar como se producen las crisis, las modificaciones de rumbo; los matices que se plantean en el camino hacia el desarrollo o el atraso en que caen algunos por cometer errores que para nada convienen en esta época de cambios importantes para la humanidad.

La República Dominicana, a pesar de ser una isla, no se encuentra aislada de los fenómenos que ocurren en su derredor, y lo cierto es que en los últimos años, hemos visto como gigantes ricos, cual es el caso de Venezuela, Brasil o Argentina, han desandado el camino que llevaban en su lucha contra la pobreza histórica que afecta a toda America Latina.

Hemos vivido el fracaso del sistema comunista cubano, que eterniza una crisis por la persistencia de mantener un modelo colectivista que fracasó en todas partes del mundo, vemos como se produce de repente una crisis política en Peru, que pronto podría tener el récord nada envidiable de 4 ex presidentes en la cárcel, y si sucesivamente.

En estos días hemos escuchado de labios de diversas figuras políticas, hablar de la necesidad de promover un transito de generación en los partidos políticos que forman el abanico de posibilidades que hasta este momento existen en nuestro país, y se habla como si esto pudiera lograrse por la simple voluntad de los que dirigen esas organizaciones.

Algunos incluso le han hecho el juego a la farsa que han montado en el Partido Revolucionario Moderno, llamada eufemísticamente convención, donde dos personas (Hipolito y Abinader) señalaron con el dedo a dos títeres, ellos quedan como titiriteros, y a esto le llaman pasar el testigo a los jóvenes de ese partido, cuando no hubo competencia interna, no hubo votaciones transparentes y mucho menos una expresión libre de la voluntad de los miembros de esa organización, simplemente un ¨dedazo¨ mas.

El tema de la transición política en la República Dominicana hay que tomarlo muy en serio, porque de ello depende el rumbo que tomará el país para las próximas generaciones, estamos en el punto donde existe un fuerte cuestionamiento a todo el sistema partidario, lo cual podríamos calificarlo como una crisis partidaria.

Esto esta ocurriendo simultáneamente en casi todo el mundo, pero muy especialmente en America Latina, donde desde hace unas décadas, vemos como en Colombia ya no se dividen entre Liberales y Conservadores, en Perú el APRA desapareció, en Venezuela no hay Adecos ni Copeyanos, en Argentina podría terminar su mandato del primer presidente no peronista, en Chile la DC y el Partido Socialista no son hegemónicos y así sucesivamente.

Este fenómeno a nuestro juicio no llega a la Republica Dominicana todavía, porque se produjo una transición generacional en el año 1996, cuando la organización de cuadros llamada Partido de la Liberación Dominicana, se despojó del maniqueísmo que caracteriza a los izquierdistas, y pactó con el Presidente Joaquín Balaguer, quien poseía en ese momento la maquinaria electoral con capacidad de derrotar a sus archirivales del Partido Revolucionario Dominicano.

Lo que en su momento se llamó ¨el pase de la antorcha¨, figura retórica usada para graficar la entrega del poder de una persona a otra, visto restrospectivamente, no fue mas que la forma organizada que tuvo el grupo de pragmáticos que asumió la dirección del PLD, de aceptar que era necesaria una transición desde los nonagenarios Balaguer y Bosch, hasta los cuarentones Leonel y Danilo, que en ese momento formaban la mutual que gobernaba la estructura de ese partido.

Soy de los que creo, y en el caso nuestro fuimos testigos de excepción de todo este proceso, que sin el concurso y absorción de los reformistas, muy especialmente después de la muerte de Balaguer en el año 2002, el PLD no hubiera tenido la oportunidad de mantenerse mínimo 16 años consecutivos en el poder, que es lo que cumplirá el 16 de agosto del año 2020, es mas.

Lo que nunca han comprendido algunos peledeístas reaccionarios, es que el PLD que ellos concibieron nunca llegó al poder, fue mas bien la simbiosis o unión de los conservadores nacionales, por defecto la gran masa de votantes del país, y el grupo de dirigentes políticos que en ese momento estaba mas preparado, porque actuaban con sentido colectivo, que se supo adaptar a una nueva realidad política en el país y en base a eso actuaron abriendo un partido cerrado y convirtiéndolo en una maquinaria electoral.

En este momento de la historia, le tocan al PLD y al actual Presidente Danilo Medina, construir el escenario donde se sostendrá un sistema democrático que, sufrió en solo 4 años la perdida física de quienes le dieron origen después de la dictadura (entre los años 1998-202 fallecieron Peña Gómez, Bosch y Balaguer en ese orden) y que fue capaz de sobrevivir a esta perdida, por los resultados de los gobiernos que han encabezado Leonel Fernandez y nuestro actual presidente.

Es decir, tenemos que plantearnos como será el mundo político del futuro próximo en la República Dominicana, asumiendo en primer lugar que el sistema de partidos políticos, incluyéndolos a todos, esta en crisis, usando la mejor expresión, porque hay muchos de nosotros que pensamos que desapareció y en el mejor de los casos estos se mantienen relativamente vivos, por su participación en espacios grandes o pequeños de poder o, en el caso de la oposición, por la llave abierta que tienen del presupuesto nacional a través del financiamiento publico.

Esta crisis existencial, podría llevar a la desaparición de un sistema democrático que en muchas áreas luce gastado, es mas, si a Danilo y su equipo de gobierno no se le hubiera ocurrido realizar visitas directas a las comunidades campesinas haciéndolas participes del desarrollo nacional, y si se hubiera encerrado en el típico estilo de la macro gerencia en su oficina del Palacio Nacional, es posible que tuviéramos encima un problema político de grandes proporciones, que es lo que esta ocurriendo en la mayoría de los países de la región.

Solo que mientras mas problemas se resuelven en estos países, mas problemas aparecen, y la democracia no es simplemente que la gente vaya a votar cada cuatro años para que un grupo de personas ocupen las áreas de poder, es necesario que este sistema de como resultado la solución de los problemas de la gente para que esta se sienta satisfecha y participe como sociedad de su sostén como solución política y vía para solucionar sus temas mas perentorios.

Ahora, en esta etapa le toca al PLD como partido de gobierno y a Danilo Medina como presidente de la República, encabezar y trazar la ruta de lo que deberá ser la transición hacia el nuevo modelo político que exige un país muy diferente al que ellos heredaron de las manos de Balaguer en 1996 y al que tocó sacar de la crisis donde fue llevado en medio de la locura del gobierno perredeísta (hoy perremeísta) de Hipolito Mejía y sus acompañantes.

Los que piden que una nueva generación asuma su responsabilidad tienen toda la razón, solo que todo transito hacia algo nuevo esta lleno de problemas y peligros, y la primera verdad que hay que asumir es que no existen los partidos políticos en la República Dominicana, la verdad monda y lironda es que los partidos dominicanos están muertos todos, los llamado militantes han desaparecido de la faz de la tierra y solo sacan banderas en épocas electorales bajo la consigna de ¨lo mi alante¨.

Sobre esta realidad es imposible seguir construyendo un proyecto de nación organizado y proyectado hacia el futuro, es por esto que en nuestro caso apoyamos la participación abierta de todo el que se interese en escoger los candidatos en las próximas elecciones, porque pareciera que es la única forma de validar a los miembros de los partidos que irán en las boletas, pues existe una desconexión evidente entre los pocos que activan en política y los grupos poblacionales que dicen ellos representar.

En este escenario Danilo Medina tiene una virtud y un serio problema entre manos, la primera es que ha podido conectar con los grupos mas postergados de la sociedad, se ha dedicado a resolver personalmente muchos de sus problemas, comienza a dar espacio de poder de decisión a jóvenes capaces educados en universidades de primer nivel, que podrían constituirse en muy poco tiempo en la masa critica desde donde surja la nueva elite gobernante que existe en todos los países desarrollados del mundo.

El problema de Danilo es que tiene sobre sus hombros una responsabilidad de la que, a nuestro juicio no podrá sustraerse, porque el destino lo llevó en hombros a ser la cabeza de esta etapa histórica del país, a seguir siendo el fiel de la balanza sobre la que se sostiene la todavía frágil y personalista democracia que tenemos en la República Dominicana, y este no es un problema de Constitución o interpretaciones interesadas de abogados de opiniones interesadas, es lo mismo de 1996, es a el a quien le corresponde guiar al país hacia una nueva etapa política.

Artículos relacionados

DANILO, LAS REFORMAS ECONOMICAS Y LOS ¨VULNERABLES...
views 93
En su discurso de la tarde de ayer ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, nuestro Presidente Danilo Medina, abord...
AY GENAO ¨QUIEN ME ENGAÑA UNA VEZ SINVERGUENZA ES,...
views 103
En la República Dominicana se le denomina ¨zacatecla¨ a la persona que se dedica a manipular a los muertos cuando son llevados al cementerio, son aque...
PARECE QUE EN JUSTICIA COMO EN LA VIDA ¨LA PRISA E...
views 298
A esta hora no conocemos cual será la decisión del Juez Instructor de la Suprema Corte de Justicia, Francisco Ortega Polanco, sobre el pedido de medid...
DE LA INTOLERANCIA, ODIO Y RENCOR ¡LIBRANOS SEÑOR!...
views 90
¿Que es lo que pasa en la República Dominicana de hace unos meses a esta parte?, porque lo que estamos viviendo es un ambiente de intolerancia, odio y...

Humberto Salazar

Leave a Comment