Chispas | DE LA GRIPE ESPAÑOLA AL ÉBOLA AFRICANO - Chispas

GripeEspañola1-960x368

Como en este mundo todos tienen una opinión sobre cualquier tema, es bueno recordar lo ocurrido con un virus tan simple como el de la gripe a principios del siglo XX, sobretodo para evitar las especulaciones conspirativas y las lecciones religiosas que recibimos todos los días declarando a la epidemia del ébola como una señal del ¨fin de los tiempos¨.

Corría el año 1914 y en la ciudad de Kansas en los Estados Unidos una persona que se infectó con una variedad del virus de la gripe, que se denominó H1N1, esto fue el resultado de un cambio en la estructura de este microorganismo que provoca una infección pulmonar para la cual no estábamos preparados por nuestro sistema inmunológico.

Este virus se propagó rápidamente entre la población, causando una pandemia, es decir, aparecieron casos en todo el mundo, especialmente en la Europa que enfrentaba sus ejércitos en la Primera Guerra Mundial y en los Estados Unidos.

Al expandirse el virus, en el lapso de un año entre 1918 y 1919, se contabilizaron entre 50 y 100 millones de muertos, los cálculos son muy variables porque los países europeos envueltos en la guerra ocultaban las cifras de muertos para no desanimar a las tropas que combatían en las trincheras.

Como España, que no participó como país beligerante en la guerra, pudo reportar y contabilizar el mayor numero de muertos, a este episodio de la historia se le llama ¨epidemia de la gripe española¨, aunque no necesariamente la mayoría de los casos de produjeron en ese país.

Se calcula que murió el 2.5% de la población mundial, el mundo vivió un periodo de pánico de tal magnitud que se ordenó toque de queda obligatorio en muchas partes de los Estados Unidos, apresamiento a cualquiera que no tuviera cubierta la boca con una mascarilla al transitar por las calles, se habilitaron crematorios industriales para quemar los cadáveres, pueblos enteros desaparecieron víctimas de las muertes masivas, galpones gigantes sirvieron para alojar a miles de enfermos, es decir, algo nunca visto desde la epidemia de la ¨peste negra¨ europea en plena edad media.

Se ha hecho el cálculo de que la mitad de la población mundial fue infectada por el virus causante de esta gripe, la cual comenzó a disminuir a finales del año 1919, cuando había una gran cantidad de personas inmunizadas porque ya habían sido afectadas.

Lo cierto es que la ¨gripe española¨, a pesar de no ser tan famosa como las guerras, causó la muerte a un mayor número de personas que la Primera Guerra Mundial, donde se calcula que murieron entre 15 y 30 millones, y que en la Segunda Guerra Mundial, donde hubieron 60 millones de muertos.

La epidemia de ébola que actualmente se desarrolla en África Occidental, es diferente en esencia, porque el virus se transmite por el contacto con las secreciones de los enfermos con sintomatología, mientras en el caso de la ¨gripe española¨ se transmite por el aire.

El principal problema para enfrentar en ébola es que parece estar destinado a destruir los sistemas de salud, ya que son los trabajadores de todos los niveles de esta área, los primeros que comienzan a morir a consecuencia de su forma de contagio.

Son los médicos, enfermeras, trabajadores de limpieza, los paramédicos de las ambulancias, etc., el primer blanco de la infección por contacto de fluidos, puesto que su trabajo es precisamente tocar, tratar, medicar, trasladar y atender a los pacientes infectados.

En este momento las cifras en el área de África donde están la mayoría de los casos, presenta cifras que son evidentemente un subregistro, puesto que es seguro que han ocurrido mas de los casi 7 mil casos contabilizados, por las dificultades de accesar a comunidades distantes y lo difícil de llevar estadísticas en países donde sus frágiles sistemas de salud colapsaron inmediatamente se inició la epidemia.

El drama humano que se esta desarrollando en esa parte del mundo, es algo inimaginable, hay que recordar que ademas del ébola, fruto de décadas de guerras civiles y enfrentamientos tribales, son países con un alto grado de desnutrición, malaria, sarampión, tasas muy altas de muerte materna e infantil, que deberían ser atendidas por un personal que, en unos casos murió por el contagio, y en la mayoría de los casos huyó dejando vacíos los centros de salud.

Hoy en día estamos ante el pánico colectivo por la aparición de algunos casos en Estados Unidos y España, además del seguimiento dado en otros países a personas que han viajado o estado en contacto con enfermos en África.

El gobierno federal norteamericano, Francia e Inglaterra, hasta ahora, han establecido controles especiales para los viajeros de esa área del mundo, trabajando en forma rápida para evitar la expansión del virus dentro de sus territorios nacionales.

Ahora, contrario a la ¨gripe española¨, las posibilidades de una pandemia son muy remotas, tanto por la forma de contagio, que es realmente baja y centrada en contactos muy cercanos cuando existe la sintomatología, como por el desarrollo de los sistemas de salud en los países desarrollados, que incluyen medidas para combatir las guerras bacteriológicas donde aislar las víctimas resulta clave.

El protocolo de contención que implica, hacer el diagnóstico, aislar, tratar, detectar los contactos y dar seguimiento a todos los que estuvieron expuestos, no es complicado en países que tienen organizados, con población censada, comunicada por internet o telefonía móvil a toda su población, que es el caso de España y Estados Unidos.

La gran pregunta en este momento, es la forma en que se controlará el brote actual en África, con las difíciles condiciones en que están haciendo su trabajo los trabajadores sanitarios y cuantas serán las víctimas de esta epidemia.

De lo que estamos mas que seguros, es que ni es una de las plagas de Egipto, ni será el fin del mundo, la humanidad ha pasado históricamente por situaciones mas difíciles de manejar que la crisis del ébola, y por supuesto que todavía estamos todos aquí.

Humberto Salazar

Leave a Comment