Chispas | ÉBOLA: UN CASO EN NUEVA YORK CERO IMPROVISACIÓN - Chispas

ebola1En el día de ayer se diagnosticó el primer caso de ébola en la ciudad mas cosmopolita de los Estados Unidos, Nueva York, la llamada capital del mundo donde confluyen nacionales de todos los países del planeta, la cual también es una de las ciudades de mayor movimiento turístico del planeta.

El médico estadounidense Craig Spencer fue ingresado en el Hospital Belleuve de Manhattan, agudamente enfermo, 10 días después de haber regresado de Sierra Leona, donde acudió como voluntario a prestar sus servicios a pacientes afectados de ébola a través de la ONG Médicos sin Fronteras.

Los protocolos de tratamiento y seguimiento de los casos positivos al ébola en España y los Estados Unidos han demostrado que en países con un sistema sanitario organizado las posibilidades de expansión de esta enfermedad en grandes grupos humanos es mas que improbable.

Es mas, hasta en países de África como Nigeria y Senegal, donde también fueron diagnosticados algunos pacientes, es notable como la organización de la sociedad para enfrentar el pánico que se desata por la aparición del virus es tan efectiva, que ambos países fueron declarados libres de ébola esta misma semana por la Organización Mundial de la Salud.

Por esto creemos que lo interesante del caso en Nueva York es aprender a seguir en forma rigurosa los protocolos, porque es un caso donde ya se había hecho una advertencia a la persona que resultó infectada por su estadía en la zona donde se esta desarrollando actualmente la epidemia.

¿Cuál es el protocolo aplicado?, pues al Dr. Spencer se le había señalado como un potencial portador del virus, por lo que fue instruido a tomarse la temperatura todos los días y, en caso de tener fiebre, comunicarse con el Hospital Belleuve, donde ya existía un área de aislamiento ubicada en el ultimo piso de este centro de salud, que incluso tiene preparadas facilidades exclusivas para el manejo de sangre y análisis de las pruebas de laboratorio, ya que este fluido es altamente contagioso en un paciente enfermo.

Fue asistido en su apartamento y transportado por un personal previamente entrenado para estos fines, en una ambulancia que ya estaba designada para una emergencia de este tipo, el lugar donde vive fue sellado y aislado para evitar que cualquier persona penetre a su interior.

También el paciente fue interrogado acerca de sus movimientos en la ciudad, sobretodo desde que se inició el proceso febril, que es cuando comienza el periodo de probabilidad de infección a otros seres humanos, de modo que se enviaron equipos entrenados en seguimiento epidemiológico para identificar los probables contactos en toda la ciudad.

Mientras esto se hace, el enfermo hospitalizado ya, es sometido a tratamiento y seguimiento de parte de un equipo de profesionales de salud especialistas en cuidados intensivos los cuales estaban previamente designados y todos fueron entrenados en el uso de la ropa aislante, incluyendo los médicos, enfermeras, laboratoristas, así como también el personal de limpieza encargado de manejar los desechos hospitalarios, que también necesitan tener un cuidado especial para su deposición y destrucción.

Lo que queremos hacer notar, confirmado por las palabras de las autoridades de salud de la ciudad de Nueva York, es que la ciudad estuvo entrenando y preparándose por varios meses para recibir uno o varios pacientes infectados de ébola, por lo que el equipo de reacción, que ya conocía cual sería su papel en caso de la aparición de un caso, siguió los protocolos previamente aprendidos y será muy difícil que se expanda el virus.

Aprendamos lo bueno de este caso preparando un equipo especial de médicos, enfermeras y personal de apoyo, entrenándolos en el uso de los equipos especiales, que cada quien sepa lo que tiene que hacer en caso de que suframos la desgracia de que aparezca un caso en la República Dominicana.

Ningún país del mundo está fuera de peligro para la aparición del virus en algún momento, y no parece que la epidemia cederá en el corto plazo en los países de África afectados, así que sería lo mejor, el evitarnos la costumbre que tenemos los dominicanos de hacer todo a la carrera, porque con este virus si es verdad que no podemos jugárnosla a la improvisación que nos caracteriza.

Humberto Salazar

Leave a Comment