Chispas | EDUCACIÓN: EL OTRO NOMBRE DE LA LIBERTAD - Chispas

La historia de la República Dominicana, complicada por demás, recogerá la fecha del primero de Abril del año 2014 como el momento en que decidimos liberarnos del yugo de la ignorancia y apostar por el conocimiento liberador.
La firma del Pacto Educativo es una muestra de que estamos en capacidad de ponernos de acuerdo para resolver los problemas históricos que sufre una gran parte de nuestra población y, en base a esos consensos, transitar el camino del desarrollo.
Hay que quitarse el sombrero ante el liderazgo demostrado por el Presidente Danilo Medina, para construir acuerdos, tan difíciles, que parecían imposibles.
Nuestro Presidente, ha caminado la senda del diálogo y el consenso con todos los sectores envueltos en los temas educativos y supo sortear los grandes intereses económicos envueltos en el sector, de modo que como nación, hoy podemos felicitarnos al tener la suficiente capacidad de dialogo para recoger en un documento, el compromiso de todos en construir la nueva escuela dominicana.
Ahora viene lo mas difícil, no permitir que el Pacto Educativo se convierta en ¨papel mojado¨, ser capaces como país de exigir a cualquier partido que asuma el poder,  cumplir con lo firmado en el día de ayer.

EDUCACIÓN: EL OTRO NOMBRE DE LA EXCLUSIÓN

El acceso a un sistema de calidad en educación es un reflejo del grado de exclusión o inclusión que tiene una sociedad.
El circulo de pobreza se hace eterno cuando no es posible brindar a los niños de los sectores excluidos y postergados, las mismas oportunidades que a los hijos de las clases pudientes.
Y esto no solamente afecta a las familias que son víctimas de la pobreza, también impide el desarrollo del país, puesto que obliga a una parte importante de la población a ejercer actividades productivas con muy poco valor agregado, de modo que somos incapaces de construir la sociedad de clases medias, que es el camino del desarrollo de las naciones.
La exclusión social y la marginalidad también es el germen de la insatisfacción que lleva a los países a crisis sociales, protestas populares y todo tipo de inestabilidad política, que a su vez impide el progreso a que todos aspiramos como seres humanos.
Entonces, conceptualmente la pertinencia de ponernos de acuerdo en un tema tan importante para el país, es un paso de avance enorme en la lucha contra la disminución de la brecha entre ricos y pobres y una apuesta por el desarrollo y el progreso.

ALGUNAS PINCELADAS

Están escritas en el pacto decisiones de país de gran trascendencia, que. en caso de cumplirlas, tendrán un enorme impacto en el futuro de la nación.
La obligatoriedad del ingreso de los niños a la educación preescolar a los tres años de edad, romperá lo que ha sido la exclusión de los mas pobres de estos niveles escolares, que hasta ahora, han sido exclusivos de quienes los pueden pagar.
Esto tendrá gran impacto económico en el núcleo familiar; se terminarán los días de dejar los niños pequeños con los vecinos porque la madre y el padre tienen que ir a trabajar, esto tendrá como consecuencia el aumento de los ingresos familiares y la disminución de la carga económica que representa la desatención de los niños a estas edades.
El compromiso de impartir educación sexual a todos los niveles de la enseñanza, es un paso hacia delante en la lucha contra los embarazos en adolescentes, que son una epidemia entre las clases populares del país;  un intento serio de sacar la cabeza que hemos tenido enterrada como el avestruz frente a este tema.
La universalización de la tanda extendida, sacará de las calles a los niños y los pondrá en el aula, que es donde tienen que estar a esa edad y disminuirá el costo de su manutención, ya que incluye desayuno, almuerzo y merienda.
Además dará mas tiempo de calidad a los padres con sus hijos pequeños, ya que llegarán a la casa con los deberes realizados.
Y ni hablar, del compromiso que se asume para la renovación del cuerpo docente, importantizar el papel del maestro en nuestra sociedad y mejorar en todo sentido su calidad de vida.

APUESTA PARA EL FUTURO

El secreto del éxito de la Republica Dominicana en los últimos 50 años, que la ha llevado de estar de los últimos lugares del desarrollo en los años 60, hasta ser la primera economía del Caribe, la segunda de Centroamérica y la novena de toda América Latina actualmente, precisamente ha sido la integración de la generación post dictadura a la educación.
Lo que sembraron los profesores de los liceos públicos y la universidad estatal a fines de la década de los 60 y los años 70, dio sus frutos en la clase dirigente que ha construido el país que todos habitamos.
En medio de la confrontación, la lucha ideológica, la guerra fría y las movilizaciones exigiendo libertades públicas, se formó una generación de niños y jóvenes que son los que ocupan hoy  los puestos de dirección, tanto en el sector público como el privado.
Este fue un compromiso asumido por nuestros padres, los cuáles no tuvieron el privilegio de sentarse en los pupitres de la elitista universidad de la dictadura, los que asumieron la vía del sacrificio personal para que sus hijos, es decir nosotros, pudiéramos aspirar a un futuro mejor, miles rompimos el circulo de pobreza al que estábamos condenados, por el acceso democrático a las aulas universitarias.
Entonces, lo que está en juego es el camino que vamos a seguir como nación: la condena de las nuevas generaciones a empleos de baja calidad, con ínfimo valor agregado y la salida de nuestros mejores cerebros al exterior o en cambio, apostar por la inclusión en un sistema educativo universal, de calidad, que sea capaz de insertar a los futuros dirigentes del país en la post modernidad, en la innovación y la racionalidad, que solo se consigue a través del estudio y el conocimiento.

Leave a Comment