Chispas | EL ¨GALLERO¨ TRAICIONA AL ¨VIEJO¨ - Chispas

El ¨gallero¨ es una persona a quien el rencor y el odio le corroe las entrañas, esto es típico de quien ve como le pasa la vida sin hacer algo útil y hasta inútil.
Fue llenándose de sentimientos oscuros en contra de los ¨morados¨, durante los años de los escándalos del ¨haitiano blanco¨ en la LoterÍa Nacional.
¨¡A esos se las cobro yo!¨, pensaba con ánimo de una venganza que se inició con la cancelación por desfalco del ingeniero que puso en la industria del agua.
¨No importa lo que ocurra, ni encima de quien tenga que pasar…esos ¨morados¨ me la van a pagar¨. Rumiaba agriamente.
Hoy en día todavía dice: ¨todos mis amigos han sido presidentes menos yo¨.
Podemos entonces imaginar la envidia y frustración de que se llenaba cuando miraba al ¨principe¨ con solo 42 años sentado en el Palacio Nacional.

UNA VEZ MAS POR NECESIDAD

Y llegó el año 2000 y  se plantearon nuevas elecciones.
El ¨viejo¨ se negaba a ir de candidato, decía que estaba cansado, que no podía ni con su alma.
El ¨gordito de hojalata¨, se asoció con la gente de la casa para pedirle y rogarle al ¨viejo¨ que aceptara la candidatura, puesto que nadie mas en el partido del gallo tenía liderazgo suficiente para montar un proyecto creíble.
De estas jornadas, que recorrieron todo el pais, ¨el gallero¨ se mantuvo misteriosamente ausente, solo se le vio la placa la noche antes de la asamblea en el club San Carlos de la capital.
Mientras esto ocurría, eran continuas sus idas y venidas a la casa del ¨pelotero¨.
Un grupo asistía a reuniones clandestinas con el ¨come yerba¨ candidato pepeachista.
¨El gallero¨ se distinguía en esas reuniones por el odio visceral que tenía en contra del candidato de los ¨morados¨, es decir, el ¨número uno¨ de hoy en dia.
¨Hay que salir de esos comesolos¨. Decía a voz en cuello.
¨Y meter preso al ¨principe¨ por lo que me hizo¨. 
Gritaba, mientras su cara se teñía del rubor que caracteriza a los que tienen rabia.
EL ¨VIEJO¨ CANDIDATO…YO AMARRO MI CHIVA

En el mes de enero del año 2000, el ¨viejo¨, en contra de su voluntad, se convirtió en el candidato del partido del gallo.
Los conspiradores se dividieron los trabajos para disminuir su candidatura y favorecer al ¨come yerba¨: ¨el pelotero´se quedará fuera de la campaña y repetirá hasta el cansancio que: ¨si el ¨viejo¨ fuera mi padre no lo dejara ponerse de mojiganga siendo candidato¨.
El ¨enano de Puerto Plata¨ se dedicará al acercamiento del ¨hombre de telecentro¨ con el ¨come yerba¨, para dar garantías de reparto. 
El ¨senador de Montecristy¨ hará el trabajo sucio con los dirigentes del partido del gallo para que voten por los ¨blancos¨.
El papel del ¨gallero¨ consistía en apropiarse de la propaganda de la campaña, para desde ahí enviar el mensaje de inclinar la simpatía hacia los ¨blancos¨. 
Muchos otros participaron amarrando chivas, especialmente gente de ¨la casa¨, cuyos casos, de ser necesario trataremos en otras entregas.
Pero este era el equipo ¨todos estrellas¨ conformado para consumar la traición a la última candidatura del ¨viejo¨.

AHORA PINTO LAS VALLAS DE BLANCO

El ¨gallero¨ en forma consciente y deliberada contrató con colorín el diseño de las vallas de la campaña.
Comenzaron a aparecer en la capital vallas del partido del gallo pintadas de blanco y sin la figura del ¨viejo¨.
En las reuniones de la comisión de campaña, el ¨gallero¨ se justificaba: ¨ese hombre no da una buena foto¨. ¨Hay que poner otras caras¨. ¨Una campaña moderna¨. Repetía sin cesar. 
Sin dar ninguna explicación creíble de porque tenía que usar de color blanco.
Muchos decían que esas vallas parecían mas un anuncio de detergente o crema dental que una campaña del candidato del partido del gallo.
Sin embargo, no eran mas que el trabajo a que se comprometió el ¨gallero¨ con el ¨come yerba¨ en la casa del pelotero para traicionar al ¨viejo¨. 

ATENTADO Y CAMBIO DE COLOR

Sábado en la tarde: casa del ¨viejo¨, había que hacer un operativo de inteligencia para vencer el aislamiento a que estaba sometido ¨el viejo¨.
Mas aquel día, ingresaron por la puerta de la cocina, dos personas, que pudieron burlar el cerco, entrando junto con los platos de comida hasta donde el ¨viejo¨ descansaba.
¨Presidente, lo que están haciendo es inaudíto¨. Se quejaron amargamente.
¨¿Qué es lo que pasa?¨. Preguntó el ¨viejo¨ con curiosidad.
¨Por primera vez las vallas del partido son blancas¨.
¨Su foto ha sido sustituida  y se ha quitado el color rojo tradicional de nuestro partido¨. 
Dijeron a una voz.
El ¨viejo¨ movía los pies cubiertos por las pantuflas como dos aspas de abanico.
¨¿Qué? y quién autorizó ese cambio de color?¨. Dijo con la paciencia de siempre.
¨Cosas del ¨gallero¨. Contestó uno de ellos.
¨El es que ha defendido esa barbaridad en la comisión de campaña¨. Aclararon con énfasis.
¨¿Y que ustedes quieren que yo haga? 
¨miren mi condición¨. Dijo el ¨viejo¨con voz triste.
¨Que nos autorice a llevar la propuesta para que cambien esa barbaridad¨ 
¨¡Sino las vamos a destruir, eso no puede ser!¨. Casi gritó el mas osado.
El ¨viejo¨ se quedó pensando, como si calculara las consecuencias de todo lo que le habían denunciado.
Hasta que ordenó con voz firme:
¨Háganlo¨.
¨Pero háganlo a nombre de la juventud¨.
¨Eso no puede ser¨
¨El ¨gallero¨ se vendió al adversario¨. Sentenció ¨el viejo¨ con cara de disgusto.
Un silencio incomodo se produjo en aquel segundo piso que había sido testigo de tantos secretos de estado.
El cual rompió el ¨viejo¨: ¨¿necesitan recursos para cumplir esta orden?¨
¨!No señor Presidente¡¨. Dijeron casi al unísono los dos complotados. 

RESULTADOS RECOGIDOS POR LA PRENSA

Dicho y hecho: la prensa recogía días después la protesta del ¨gallero¨, porque en la noche del sábado varias vallas del partido colorado amanecieron dañadas con leyendas realizadas con spray de pintura negra.
En estas leyendas se expresaba la protesta de la juventud del partido del gallo por el color blanco que adornaba dicha promoción y contra la ausencia de la foto del ¨viejo¨.
Esa misma semana se realizó una sesión de fotografía en la casa del ¨viejo¨, se retiraron las vallas blancas y se cambiaron por otras de color rojo.
¿Cómo conozco tantos detalles de este hecho? 
PORQUE UNA DE LAS DOS PERSONAS QUE VISITÓ AL ¨VIEJO¨ AQUELLA TARDE, ERA QUIEN ESCRIBE.
Para los que nos piden por diferentes vías que identifiquemos los seudónimos que usamos en esta serie, lo haremos como parte del libro que pondremos en circulación titulado: ¨Las Aventuras de un Gallero Tramposo¨.
El próximo sábado un nuevo capitulo  de estos resúmenes que estamos publicando.

Leave a Comment