Chispas | EL CONSERVADURISMO: JOAQUÍN BALAGUER (1966) - Chispas

Los motivos de la división de las fuerzas armadas en 1965 fueron muchos, sin embargo hay dos temas que centraron las diferencias entre los militares: la vigencia de la Constitución de 1963 y el regreso al poder del Profesor Juan Bosch.
El tema constitucional esta incluído en la misma denominación de los bandos enfrentados: los ¨oficialistas¨ liderados por Elías Wessin y Pedro Bartolomé Benoit y los ¨constitucionalistas¨ dirigídos por Rafael Tomas Fernández Dominguez y posteriormente por Francisco Caamaño.
El enfrentamiento armado que resultó de los acontecimientos del 24 de abril de 1965, se concentró en la ciudad de Santo Domingo y algunos pocos lugares del país, y fue rápidamente resuelto por la intervención, cuatro días después, del cuerpo de Marines de los Estados Unidos, quienes formaron un ¨corredor de seguridad¨, para separar los dos grupos, y posteriormente ayudaron a liquidar la resistencia constitucionalista la zona norte de la ciudad de Santo Domingo, en la llamada ¨Operación Limpieza¨, que recluyó a los militares de ese bando llamado los ¨rebeldes¨, en una pequeña zona del centro de la ciudad de Santo Domingo.
ACTA INSTITUCIONAL

La derrota de las fuerzas constitucionalistas se evidenció con la firma del Acta Institucional, que declaró el fin de las confrontaciones, la creación de una Presidencia Provisional, que recayó en el Dr. Hector García Godoy y el compromiso de convocar elecciones en 1966, dando el mandato al Congreso que surgiera de las urnas, de convocar en cuatro meses, una Asamblea Constituyente y redactar una nueva Constitución.
En la práctica, esto era abolir definitivamente la Constitución dominicana aprobada en 1963, que como habíamos dicho era de inspiración liberal y una de las mas progresistas de toda América Latina.
Los resultados de las elecciones celebradas en 1966, significaron un regreso a la alianza de los militares trujillistas, la oligarquía y los Estados Unidos quienes se aprovecharon del temor  de la población dominicana, de que se volviera a la confrontación armada.
El Doctor Joaquín Balaguer, fue el beneficiario de esta conjunción de fuerzas, muy parecidas a las que 35 años antes habían llevado a Trujillo al poder, su consigna de campaña ¨Joaquín Balaguer es la paz¨, fue un mensaje directo a las masas campesinas y al sector mas conservador de la sociedad, de que debía votar por el candidato que apoyaban los norteamericanos y sus aliados nacionales.

LA CONSTITUCIÓN CONSERVADORA DE 1966

Una vez decididas las elecciones y con Joaquín Balaguer como Presidente de la República, se debía votar, para cumplir con lo firmado en el Acta Institucional, una nueva Constitución.
Este nuevo marco jurídico fue aprobado por los legisladores del Partido Reformista, ya que, tenían mayoría absoluta en la Asamblea Constituyente.
Cuando se hace una comparación entre la Constitución de 1963 y la del 1966, sin dudas la última constituyó una vuelta al conservadurismo, que es el signo distintivo de la mayor parte de la vida política de la nación.
Para demostrar esta afirmación vamos a dar algunos ejemplos: 
Se rechazó una moción promovida por la oposición por medio de la cual se prohibía al gobierno deportar a los nacionales dominicanos.
Se aprobó la reelección consecutiva para el Presidente de la República.
Se rechazó la moción que otorgaba a la Suprema Corte de Justicia la facultad de constituirse en Tribunal de Garantías Constitucionales en casos especiales.
Los intereses de la Iglesia Católica, fue participe de la conspiración contra Bosch, se garantizaron, al acercar el Estado a la Iglesia declarando el catolicismo como religión oficial, y haciendo mención en el texto constitucional del concordado, que había sido excluido en 1963.
La garantía de que los trabajadores tuvieran participación en los beneficios de las empresas, que fue incluida en la Constitución de 1963, se excluyó en 1966, refiriéndolos a una ley que debía discutirse, quedando entonces complacidos los sectores oligárquicos que participaron en el golpe de estado.
En el texto constitucional aprobado en 1966 se excluye el derecho del estado a la confiscación por causa de interés social,  la limitación de propiedad de la tierra para eliminar el latifundio y la declaración de alto interés para la nación de la reforma agraria, que había sido incluido en 1963.
Otros puntos que consideramos demostrativos del espíritu conservador y de vuelta atrás de esta Constitución son: los compromisos a nivel educativo con categoría constitucional, temas de familia como la condición de hijos reconocidos o naturales, la promoción de una ley de carrera judicial, la garantía explicita del derecho a huelga y otros muchos derechos individuales y colectivos que fueron excluidos en 1966, con el propósito evidente de garantizar los privilegios que habían sido abolidos por los constituyentes de 1963.

BALAGUER: UN CONSERVADOR

Los turbulentos y violentos primeros doce años, de los 22 que gobernó Joaquín Balaguer, constituyeron un ejercicio gubernamental de expresión conservadora, lo cual queda demostrado en el texto constitucional que se impuso la Asamblea Constituyente celebrada en 1966.
Ademas del aspecto legal, la practica política y económica de esos tres periodos gubernamentales, tenían como objetivo estratégico  evitar la creación de condiciones que pudieran repetir la división de las fuerzas armadas y la posibilidad de que se creara otro régimen parecido al de La Habana en la República Dominicana.
Recordemos que eran los años de fuerte confrontación entre el gobierno comunista de la URSS y los Estados Unidos por imponer su hegemonía territorial, por lo que la llamada Guerra Fria de las dos grandes potencias, se expresaba en conflictos armados a lo largo y ancho de casi todo el llamado tercer mundo o países en vías de desarrollo.
La expresión dominicana fue la implementación de un plan a largo plazo, que encabezó Joaquin Balaguer, un proyecto de cambios profundos de la sociedad dominicana, de modo que se garantizara la supervivencia de un régimen democrático, pero de fuerte tendencia conservadora y en confrontación con los sectores liberales de nuestra sociedad.
Balaguer, puso al servicio de este plan, toda la sapiencia adquirida durante los años de servicio a Trujillo, sus grandes dotes de político y una visión estratégica inigualable de la sociedad que le tocó dirigir, para que se tuvieran los resultados esperados.

LA BONANZA ECONÓMICA

El primer diagnóstico que se haría de las relaciones sociales entre los dominicanos a la caída del régimen de Trujillo, era la gran diferencia que existía entre los desprovistos de todo tipo de bienes materiales, que eran ls inmensa mayoría, y algunos miembros de la oligarquía asociados o no al régimen trujillista, lo que Juan Bosch llamaba: los tutumpotes y los hijos de machepa.
Era necesario crear un colchón de clases medias que impidiera que la insatisfacción de los pobres, provocara revueltas que pudieran desembocar en una revolución comunista.
Los altos precios del azúcar a fines de la decada de los 60, así como el aumento considerable de la inversión extranjera, el inicio del desarrollo de la industria del turismo, especialmente norteamericano y un programa agresivo de inversión en infraestructura del sector público, tuvo como resultado la formación de una clase media que se expandió por toda la geografía nacional.
La clases medias en sentido general, sienten temor de perder los bienes obtenidos que les permitieron salir de los grupos mas pobres de la población, este miedo los hace ser resistentes a los cambios bruscos que podrían devolverlos a ser pobres, por lo que, desarrollan una fuerte tendencia al conservadurismo, mientras se les garantice la permanencia en ese sector de clase.
El objetivo estratégico se logró con creces, las ciudades crecieron en avenidas y urbanizaciones nuevas que alojaron a los nuevos clase media, las carreteras trajeron a masas de campesinos hacia los cordones de miseria de las ciudades que tenían la esperanza de acceder a ser clases medias, es decir, una verdadera revolución social, que trasformó la sociedad dominicana para siempre.

REPRESIÓN POLÍTICA Y DEMOCRACIA

Quizás los episodios mas recordados del régimen de los  primeros doce años de Balaguer, tienen que ver con el régimen de terror y violencia que caracterizó la lucha política en ese periodo.
Desde el gobierno se realizó un deslinde que alejaba al Presidente de la República, en esta caso Balaguer, de la represión de esos años, atribuyendo esas acciones a la existencia de grupos incontrolables dentro del mismo gobierno y a la lucha entre facciones de la izquierda dominicana.
Un análisis desapasionado y no partidista, solo partiendo de los hechos ocurridos en esos años, debería hacernos llegar a la conclusión de que el régimen de los 12 años fue una mezcla de dictadura y democracia, sostenido por los sectores mas conservadores nacionales y del poder norteamericano.
Y ratificamos el termino conservadores, porque todo el ejercicio constitucional, se sostuvo sobre una constitución de corte y espíritu conservador, y el Estado se movía al antojo de la voluntad de Balaguer, un tipo de caudillismo populista,  en asociación con los sectores representantes de ese pensamiento político en el país y el extranjero.
Fueron los años de reforzamiento de las relaciones entre el poder político y la iglesia católica, de la leyenda en los pasaportes dominicanos donde se expresaba la inutilidad del documento para viajar a Cuba, la URSS y otros países de la órbita soviética.
También de los presos políticos para la oposición y los políticos presos para el gobierno, de los procesos electorales marcados por la violencia y la abstención electoral.
En fin, situaciones que pertenecen a la historia reciente de la República Dominicana y que marcaron los años que aún hoy en día, influyen sobre nuestra actividad política.
Tan aliado a los sectores conservadores de la política norteamericana era el gobierno de Balaguer, que la elección del liberal Jimmy Carter, como Presidente de los Estados Unidos, fue un factor de primer orden en su sustitución en 1978, por un gobierno encabezado por Antonio Guzmán y el Partido Revolucionario Dominicano.
En un sistema politico racional, ese gobierno hubiera sido un vuelco hacia el liberalismo dejado atrás en 1963, sin embargo como demostraremos en nuestro articulo de la próxima semana, esto no se produjo y en muchos temas la sociedad dominicana se hizo aun mas conservadora.

Leave a Comment