Chispas | EL EBOLA, EL SIDA Y OTRAS EPIDEMIAS - Chispas

La expansión de los enfermos y muertos a causa del virus del Ebola en Liberia, Sierra Leona y Guinea, todos países del Africa occidental, necesariamente nos tiene que recordar a los que vivimos los inicios de la pandemia de SIDA hace mas de 30 años, situaciones que son paralelas y ojalá no preconicen lo que sería uno de los mas graves problemas de salud publica que podríamos enfrentar en los próximos años.
Como el SIDA en los años ochenta, se habla de una enfermedad viral, que se trasmite por los fluidos corporales, que tuvo su origen en Africa, que no tenía tratamiento ni cura y que se expandió rápidamente por el mundo.
Hasta el dia de hoy, se han gastado miles de millones de dólares en investigación, no existe una cura ni una vacuna para prevenir el SIDA y millones de personas han muerto, especialmente en Africa de esta enfermedad.
En el caso de la infección con el virus del Ebola, es una enfermedad causada por un virus, que toma su nombre de un afluente del rio Congo en el centro de Africa, se incubó en los murciélagos que son ingeridos como alimento por los humanos, y en 1976 se conoció de la primera persona infectada y muerta por la enfermedad.
Se trasmite por los fluidos corporales: sangre, heces fecales y sudor principalmente; la gran diferencia con el SIDA es que esta se desarrolla de modo crónico en los pacientes infectados y con los medios modernos de detección y tratamiento del virus, la tasa de mortalidad ha disminuido sensiblemente.
Pero los afectados por el Ebola, dependiente de la cepa de virus que sea causante, desarrollan la enfermedad en forma aguda y morirá entre el 65 y 90% en un periodo de tiempo que va de 5 a 15 días, de lo que se denomina fiebre hemorrágica.
La Directora de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, hizo un llamado a la comunidad internacional para que que actúe rápidamente ante la expansión de los enfermcs del Ebola, y Bart Jennsen, quien es el Director de Médicos Sin Fronteras, organización que está dando frente sobre el terreno a la enfermedad, advirtió que ¨la epidemia se encuentra fuera de control¨, ademas ya son varios los médicos muertos por la infección.
Un 10% de los afectados son miembros de los equipos sanitarios que atienden a los enfermos, ya han muerto dos médicos de nacionalidad estadounidense que trabajaban como misioneros en Africa y dos mas, infectados y en estado de gravedad, fueron trasladados al Hospital Emory en Atlanta, para su tratamiento en condiciones de extremo aislamiento.
Es decir, lo que creíamos lejos en el Africa occidental, ya lo tenemos en nuestro continente, con el peligro de que cualquier falla en los sistemas de seguridad podría transmitir el virus a otras personas y diseminarlo en las Américas.
La situación en Africa es de tal gravedad, que Kenya, el país mas poblado de todo el continente, cerró sus fronteras por la detección de un caso de Ebola que llegó en un vuelo comercial desde la vecina Liberia, son 148 millones de personas las que estarían en riesgo de expandirse la epidemia en ese país.
Lo mas grave de todo esto, es que muchos de la habitantes de los países afectados tienen la creencia de que este mal es producto de brujerías y hechicerías, es mas, muchos de los que van a los centros médicos lo que alegan es que varios de sus familiares han muerto pero que no es consecuencia del Ebola, sino de un hechizo que alguien lanzó sobre sus familiares, por lo que evitan con armas y machetes que lleguen hasta sus aldeas los trabajadores sanitarios.
Hacemos este repaso porque se nos parece tanto a lo ocurrido con el SIDA, cuando estuvo circunscrito a Africa casi nadie hacia caso a esta nueva enfermedad, hasta que entre la población de homosexuales de San Francisco, California, comenzaron a multiplicarse los casos y se expandió por todos los Estados Unidos.
Con el agravante para los dominicanos y dominicanas, que cuando se realizó un rastreo de donde apareció el primer caso en las Américas y se determinó la forma en que se diseminó el virus del SIDA en nuestro continente, se localizó en un haitiano que lo adquirió en Africa y viajó posteriormente al Canadá, que fue el primer foco de contaminación.
Con la experiencia del colera en los últimos años y siendo vecinos de un país con estándares sanitarios, creencias religiosas, costumbres, intima relación con sus ascentros africanos y migración constante hacia nuestro territorio, será mejor que abramos los ojos ante este peligro real de salud que acecha a nuestro continente.

Humberto Salazar

Leave a Comment