Chispas | EL NARCOTRAFICO, LOS TUCANO, UN SENADOR Y EL BOOMERANG - Chispas

No creemos que a nadie, medianamente enterado en la República Dominicana, le extrañe la inquina que tiene el narcotráfico con el ex-Presidente Leonel Fernández, ya que fue en sus gobiernos cuando fueron apresados y deportados los capos de la droga mas importantes que reinaban en el país.

A los pocos meses de asumir el gobierno en el año 2004, fue apresado Quirino Ernesto Paulino Castillo, un chofer de ambulancias que se convirtió en un potentado al vapor en el sur de la República, y unos años después fue desmontada la red que encabezaba José David Figueroa Agosto, quien era el receptor de la lluvia de paquetes de cocaína que caían en el este del país y las enviaba en lanchas rápidas a Puerto Rico.

Sin olvidar al nombrado Toño Leña, personaje que campeaba por su fueros en las provincias orientales, con su pequeño ejército de delincuentes, recogiendo la droga que caía del cielo, sin que hubiera ninguna respuesta de parte de las autoridades, ya que, la Fuerza Aérea Dominicana no poseía ninguna aeronave que interceptara los aviones que violaban constantemente nuestro espacio aéreo.

Entonces, lo normal es que el narcotráfico use los medios de comunicación financiados por ellos en el país para tratar de torcer la verdad e intentar afectar la figura política que mas daño le ha hecho desde la Presidencia de la República, y que se proyecta desde ya como el candidato a vencer en las elecciones del año 2016, el Presidente del PLD, Leonel Fernández.

El transporte aéreo es el medio mas rápido y eficaz que usan las redes de distribución de drogas en el mundo, sobretodo en países que como el nuestro, no contaba con aviones militares que sirvieran de advertencia y contención contra los vuelos ilegales. Es mas, para dar un ejemplo de lo que decimos solo hay que recordar que en la hacienda Nápoles, propiedad de Pablo Escobar, lo que adorna todavía la entrada es la avioneta donde este capo de la droga envió su primer cargamento de cocaína a los Estados Unidos.

Entonces, el puente de transporte de drogas, que es la República Dominicana, por su ubicación en el centro del Mar Caribe, era un lugar ideal para realizar vuelos de mediana distancia, lanzar los paquetes de cocaína en nuestras costas o tierra adentro y devolverse hacia suramérica sin tener que aterrizar ni repostar combustible. Todo eso terminó cuando se adquirieron los aviones Tucano a la empresa brasileña Embraer, que son los preferidos por los países en desarrollo para uso militar ya que son fáciles de mantener y su costo es bajo en relación a otras aeronaves de origen norteamericano o europeo.

Lo que decimos fue ratificado en el día de ayer por el Mayor General (piloto) Elvis Felix Pérez, actual Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Dominicana, quien admitió la utilidad de esos aviones para evitar el bombardero de drogas desde el aire, es mas, según informaciones de inteligencia, las trazas que marcaban los aviones en vuelos clandestinos desde Suramérica, han prácticamente desaparecido de nuestros radares.

Ahora, en un país donde se usa la bajeza como arma política, y el chisme y el rumor sustituyen el debate y los planteamientos sobre los temas nacionales, un reportaje del periódico Wall Street Journal, publicado por un medio con fuertes vínculos financieros con el dinero sucio, ha querido ser manejado como ariete en contra del ex-Presidente Leonel Fernández.

En una vulgar manipulación mediática, los titulares de prensa se han manejado como si el reportaje de marras se refiriera en algún momento a la cabeza del Poder Ejecutivo en el año 2008, es decir Leonel, cuando la realidad es que en el tema dominicano, el nombre que se menciona es el del Coronel Carlos Piccini Núñez, que es señalado como el ¨hombre del maletín¨, como se denominan en el país a los cabilderos que contactan grupos de legisladores para aprobar proyectos específicos. Y el mecanismo usado, según las fuentes de la investigación citadas por el WSJ, fue contactar a un Senador, quien nos imaginamos, si es que todo esto ocurrió como dice el medio, para que hiciera el reparto de US$ 3.2 millones de dólares en el Congreso Nacional, y se aprobara dicho préstamo.

Antes que Leonel Fernández, Presidente de la República en el año 2008, quienes tienen que aclarar y dar a conocer la actuación y responsabilidad de cada quien en este tema, son los senadores que ocupaban curules en esa época, los que encabeza el Senador del Distrito Nacional Reinaldo Pared Pérez, quien era el Presidente del Senado, y en segundo lugar el Senador de San Cristóbal, Tommy Galán, quien era el presidente la Comisión de Hacienda del Senado, y fue quien rindió el informe favorable al contrato de préstamo en la sesión de ese órgano legislativo donde se aprobó la negociación.

Y si además, el diligente Procurador General de la República, Francisco Dominguez Brito quiere aclarar si es cierto o no que se repartió ese dinero y en caso de ser cierto, quienes fueron los beneficiados, lo único que tiene que hacer es mandar a buscar, para ser interrogado, al Coronel Piccini Núñez, y dejarse de estar dando declaraciones, que su función no es hablar a la prensa sino investigar y establecer responsabilidades.

Tan sencillo como eso, lo demás es usar el rumor y el chisme, que como decía Juan Bosch en la principal industria nacional, para intentar causar daño político a quien no tiene ¨vela en ese entierro¨, porque que sepamos, Leonel Fernández era el Presidente de la República en el año 2008, y no tenía potestad constitucional para aprobar o rechazar préstamos, lo que es facultad única del Poder Legislativo.

Humberto Salazar

Leave a Comment