Chispas | EL PARTIDO EN MIL PEDAZOS - Chispas

Parece que ya los perre-rebulucionarios se convencieron de que es imposible subirse al mismo carro cuando se va en dirección opuesta.
Lo ocurrido en la última semana plantea un escenario interno en el PRD, que anuncia nuevas divisiones y mas problemas, algo que ha sido característico de la vida institucional de esa organización desde su origen en La Habana en 1939.
Por el lado del llamado PRD-Institucional, Miguel Vargas se encamina a ratificar la presidencia del partido e inmediatamente se convertirá en el candidato de la franquicia, es decir, su cara estará en la casilla de color blanco, acompañada por los candidatos a las demás posiciones electivas que se disputarán en las próximas elecciones.
Hipólito Mejía, que nadie pone en dudas la simpatía que tiene en una parte de la población, dejó claro en su comparecencia frente al grupo de comunicación Corripio, que ¨hará lo que diga la mayoría¨.
Lo único, que para determinar la mayoría, se tiene que realizar un conteo de las personas que la constituyen, y esto significa una elección interna entre varios candidatos, lo que a su vez enfrentaría a Hipólito con el resto de los que aspiran a la presidencia por lo que llaman el PRD-mayoritario.
La lógica indica, que para realizar una elección de este tipo se necesita un marco partidario, y que nosotros sepamos, el PRD-mayoritario sólo existe de nombre en los medios de comunicación, pues la firma del partido está por otro lado, nuestra conclusión es que los adversarios de Miguel Vargas, encabezados por Hipólito, ya se encuentran en el proceso de construir un nuevo partido político que será el que lo llevará como candidato en las próximas elecciones.
En cuanto a Luis Abinader, este luce envalentonado por los resultados de las encuestas publicadas, por quienes le han convencido de que será el próximo presidente de la República, ya que su popularidad es tal que está por encima de la de Hipólito Mejía.
Este camino lo lleva a una confrontación directa con el grupo de Mejía, quienes han dejado claro que ¨no están trabajando para que otro enlace¨.
Al final, creemos nosotros, se quedará ¨sin pito y sin flatua¨, ya que cometió el grave error político de salir de su partido de origen, lo que en la República Dominicana ha sido el final de muchas carreras políticas.
Arrullado por los ¨cantos de sirena¨de los pepeachistas, que lo mantienen dormido con una campaña mediática muy bien orquestada, se encamina a un callejón sin salida: tendrá que aceptar repetir en la boleta como compañero de fórmula de Hipólito o irse de candidato a la Presidencia por el partido de su familia la Alianza Social Dominicana. 
El otro problema grave de los perre-rebulucionarios, será la elección de las candidaturas locales, a las que, casi nadie les está poniendo atención, pero que sin embargo, serán el origen de serios conflictos intrapartidarios el año próximo.
La misma decisión que deben tomar Miguel, Hipólito y Abinader, afecta a todos y cada uno de los dirigentes de ese partido que aspiran a figurar en la boleta como candidatos a ser elegidos al Congreso o los Ayuntamientos.
Y como en este país todo el que mira su cara en un afiche o una valla, se visualiza vestido de blanco tomando juramento al cargo que aspira, veremos el cruce de un lado a otro a los insatisfechos excluidos en las diferentes boletas afines al PRD.
Ese es el panorama al día de hoy en el partido rebulúcionario dominicano, al mismo tiempo confuso y fácil de entender, otra de las contradicciones que caracterizan a esa ¿organización? política.

Leave a Comment