Chispas | EL REFORMISMO ESTÁ COMO EL BRUJO ¨TITͨ - Chispas

Verón es un municipio cercano a Higuey, famoso por el chicharrón de leche y además, esta semana nos enteramos, que era el hogar del brujo mas conocido y rico de la zona; el haitiano Rafael Lidiano alias Tití, quien falleció en días pasados.
La muerte de esta persona, que ocurrió en el Hospital de Higuey, trascendió a la opinión pública por la gran multitud que acompañó a Tití durante tres días en su funeral, ya que había pronosticado que moriría para resucitar, tal como lo hizo Jesucristo.
Tití se convirtió entonces en el centro de atención de toda las comunidades circundantes a Verón, su casa en un jolgorio donde le libaba whisky y clerén en grandes cantidades y abundaban las montaderas y llamados a los espíritus.
Los tambores, característicos de las fiestas de palos, no dejaron de sonar durante todo este tiempo, para dar la bienvenida a quien se suponía iba a vencer la muerte y resucitaría para ejercer su oficio de adivinador y arreglista de problemas personales.
La historia termina con el enterramiento de Tití, el cual por supuesto, para los que tenemos un pensamiento racional, ni era brujo (porque la brujería no existe), ni tenía poder sobre la muerte ( que es el camino que tomamos desde que nacemos).
Para los que creen en estas tonterías, Tití resucitó, lo vieron vestido de negro entrar descalzo a su propio velorio, saludar a todos sus vecinos sin abrir la boca, ir a su altar para hacer unas musarañas y después desaparecer hacia un lugar desconocido.
Dos versiones de un mismo hecho y cada quien, de acuerdo a sus creencias, que tome la versión que mas le agrade.

EL PARTIDO REFORMISTA MURIÓ HACE AÑOS

Para los que no se han dado cuenta, el PRSC como partido mayoritario murió con su líder el 14 de julio del año 2002.
Numéricamente es harto demostrable. 
En las elecciones del año 2000, con Balaguer y sus 94 años encima, obtuvo 25% por ciento de los votos nacionales, y en las del 2004 y 2008, el 8% y el 4% por ciento respectivamente.
Con esos resultados, el PRSC es el partido mas grande de los pequeños, porque no se acerca en términos electorales, ni al PRD ni al PLD, quienes han dominado el panorama electoral en este inicio del siglo XXI.
El sofisma de hablar de un partido mayoritario con el 5% de la votación nacional, solo esconde la gran debilidad electoral que tiene el PRSC por la pérdida del favor del voto popular.
Muchas son las causas que han provocado la disminución electoral de esta organización política, sin embargo, existen algunas que fácilmente identificables:

1. No se respetaron los resultados de las primarias democráticas de 1995 y se dio la espalda al candidato presidencial Jacinto Peynado. 
Afirmamos, con las pruebas en las manos, que los habitantes de la casa y los integrantes de la cúpula de entonces, llegaron a un acuerdo con el PLD antes de la primera vuelta electoral. 
2. El premio a la traición a su candidato, se expresó en los nombramientos de dos cónsules en Puerto Rico para Amable Aristy, el director de la CAASD para Quique Antún, un consulado de Alemania para Lila Alburquerque, un consulado en Panamá para Luis José Gonzalez Sánchez y posteriormente la Secretaria General de la Liga Municipal Dominicana para Amable Aristy, cuya candidatura fue sustentada al 100% por el gobierno peledeísta.
3. La ganancia arrolladora del PRD, en medio del acuerdo del desacuerdo de 1998 y el ambiente antipeledeísta creado en ese entonces, los llevó a pactar con Hipólito Mejía en contra del mismo Balaguer; el propio Mejía lo confesaba cuando hablaba de su chiva amarrada en la Máximo Gómez, en las elecciones del año 2000.
Tenemos las pruebas documentales de los sedantes con que se medicaba a Balaguer, las vallas pintadas de blanco sin la imagen del fundador y candidato del partido y los apuntes de la comisión nacional electoral de la que éramos parte en ese momento. 
Premios : la embajada dominicana en Roma para Leo Matos, el BNV para la hija de Don Leo,  el consulado en Haití para Hector Rodríguez Pimentel, la Secretaría de Industria para Angel Lockward, el mantener en la Liga Municipal Dominicana a Amable Aristy, la presidencia de la cámara de diputados para Lila Alburquerque,  y otros lugares desde donde se repartían los privilegios a la cúpula partidaria.
La situación era de tanta confraternidad con Hipólito, que apoyaron la reforma constitucional con Lila sentada como vicepresidenta de la Asamblea Nacional  y  su sustitución hubo que hacerla en medio de un apagón, contando los votos con linternas y en contra de la voluntad del entonces presidente.
4. El fraude hecho contra Jacinto Peynado en las elecciones internas del año 2003 ( donde hasta los cangrejos votaron en San Pedro de Macorís), con la consecuente división del 2004, salida de Carlos Morales, Jacinto Peynado y Donald Reid, ejes tan fundamentales, que Balaguer los había designado sus sucesores en el 1999.
5. La alianza rosada del año 2006 y el fraude hecho en contra de Eduardo Estrella en el 2007, cuando votaron todos los perredeístas que dependían de los ayuntamientos a favor de Amable Aristy.
La lista es tan larga que no cabe en un escrito de este tipo, aunque debemos recordar que el PRSC se ganó el mote del partido de los puerquítos y los saláis en la campaña del 2008.


COMO EL BRUJO ¨TITͨ

Tal como sucedió con el brujo Tití, el PRSC ha pasado por todas las etapas del velorio; griterío y lloradera incluida.
En ningún caso los que han encabezado el partido durante estos años se ocuparon de renovar la estructura política que decían dirigir, y estructurar la maquinaria que construyó Balaguer para adecuarla a su ausencia física.
Antes bien, en esta etapa de mortuorio y de duelo, cada quien se ha ocupado de parcelar para su beneficio los haberes que debieron ser de propiedad colectiva y bloquear, como si fuera de propiedad exclusiva, el acceso de las nuevas generaciones a la dirección reformista.
Ninguno de los presidentes: Rafael Bello Andino, Quique Antún y Carlos Morales, este último condicionado por sus acompañantes, se ocuparon de producir la sustitución de los cuadros directivos del PRSC para adecuarlos a los nuevos tiempos.
Ninguno de los Secretarios Generales de esta etapa: Quique Antún, Jhonny Jones, Victor Gómez Casanova y Ramón Rogelio Genao, se ocuparon de establecer una vocería partidaria creíble, como se merecía un partido con la historia y fundamento ideológico del PRSC.
Desde que Luis Toral entregó la Secretaría de Organización, ninguno de los que han ocupado esa posición: Jhonny Jones, Sergia Elena de Séliman, Máximo Castro Silverio y Ramón Rogelio Genao; han organizado un sólo subdirectorio, ni se han ocupado de la necesaria construcción de los organismos de base que dan fortaleza a cualquier organización política.
Todo se ha centrado en la negociación, el chantaje, la mentira y el tratar de engañar con declaraciones públicas desmesuradas, a unos simpatizantes que hace rato, por la falta de respuesta del PRSC, buscaron cobijo bajo el manto protector del liderazgo alternativo de Leonel Fernández.

EL 26 DE ENERO RESUCITA O MUERE DEFINITIVAMENTE

Las planchas que se dicen serán presentadas el próximo 26 de enero, como salida al largo mortuorio del PRSC, podrían significar la muerte definitiva (como creemos nosotros ocurrió con Tití) o la resurrección del muerto (como juran las vecinas creyentes del brujo de Verón).
Si los delegados de la asamblea del próximo 26 de enero vuelven a elegir a Quique Antún, quien ¨no pide la presidencia ni la golosea, pero si se la dan se la jondea¨; el cortejo fúnebre seguirá su camino hacia el cementerio, en forma lenta pero segura, pues es mas de lo mismo.
Si el elegido es Amable Aristy, será como un entierro de pobre, que son aquellos que van tan rápido que a los deudos no les da tiempo siquiera de llegar al cementerio.
Y si se apuesta por Carlos Morales y quienes le acompañan, la resurrección podría ser una posibilidad, a partir de la construcción de una estructura política que deje de vender historia y comience a mirar hacia el futuro.
Vamos a sentarnos a esperar que pasará con el PRSC el proximo 26 de este mes de enero; podría ser que se actúe racionalmente y se produzca la irracionalidad de una resurrección partidaria o que se entierre definitivamente el partido que fundó Balaguer y tenga que surgir un Nuevo Reformismo sobre bases sólidas y diferentes.


Leave a Comment