Chispas | EL SEGUNDO PASO DE LA REFORMA DEL SECTOR SALUD: EL IDSS - Chispas

Con el decreto 200-16, que nombra la comisión que organizará el traspaso de las prestadoras de servicios médicos del Instituto Dominicano de Seguros Sociales a la Red Publica Unica de Servicios de Salud, el gobierno dominicano cumple con el segundo paso para cumplir con la reforma del sector contemplada en las leyes 42-01 y 123-15.

No era posible ya mantener un subsidio sobre los 3.8 mil millones de pesos al año, sobre la base de eternizar privilegios aunque desde hace muchos años se estuviera incumpliendo con la normativa legal vigente y este tema era el espacio simbólico donde se sostenía el viejo modelo de atención en salud en la República Dominicana.

La Ley General de Salud (42-01) y Seguridad Social (87-01) son muy claras en la propuesta de construir un modelo de atención estratificado en niveles, con una puerta de entrada para todos los regímenes, con un sistema de referencia y contra-referencia, acceso universal a la prestación de servicios y medicamentos, entre otras cosas.

Pero para que este modelo sea sostenible económicamente, se necesita de una fuerte voluntad política para romper con los nudos que tradicionalmente han impedido la reorganización del sector, que han reaccionado histéricamente ante la posibilidad de algún cambio en las arcaicas estructuras de un sistema organizado para la asistencia médica, no para impedir que las personas se enfermen.

Es que cuando hablamos de prestación de servicios de salud, estamos al mismo tiempo planteándonos un serio tema económico, ya que por su característica y definición, los sistemas sanitarios aparte de ser un servicio que debe garantizar el gobierno, se construyen sobre una serie de instrumentos humanos y tecnológicos de muy alto costo para cualquier nación organizada.

Por esto para la República Dominicana, es urgente adecuar toda la estructura de prestación de servicios individuales, al impacto que significa haber pasado de tener un 7% de la población asegurada en el año 2004, a cumplir en el año 2016 con afiliar al 70% de los dominicanos, es decir, hemos multiplicado por 10 en solo 12 años la cobertura en aseguramiento.

Solo se puede lograr sostener financieramente un sistema de crecimiento tan brutal en tan corto periodo de tiempo, si cumplimos con la agenda de reforma profunda de nuestro sistema de salud, que contempla en primer lugar la separación de funciones del Ministerio de Salud en producción social o colectiva y producción individual.

El primer paso se dio con la promulgación, a pesar de las presiones en contra, de la ley 123-15, que creó la Red Publica de Servicios de Salud, descentralizada financiera y administrativamente del Ministerio de Salud, con el mandato de organizarse en un modelo desconcentrado y estratificado por regiones de salud debidamente organizadas.

Desde el punto de vista operativo hay que destacar el liderazgo asumido por la Ministra de Salud, Altagracia Guzmán en esta etapa, ya que sin su voluntad todo el esquema de reforma hubiera podido quedarse plasmado en papeles, mas como una expresión de deseos que en acciones concretas de cambios en el sector.

Para asumir totalmente el control de los centros de salud propiedad del Estado dominicano y eficientizar los servicios que allí se prestan, entonces había que pasar todas las unidades hospitalarias y de consultas medicas a una dirección única, lo que ha ocurrido con el decreto 200-16 por medio de cual se crea una comisión que encabezará el proceso complejo de integrar la red de prestación de servicios del IDSS, a la que ya esta bajo control de las regiones de salud, a través de la Red de Unica.

Al ordenar que esto se produzca, el Poder Ejecutivo ha soportado todo tipo de presiones de parte de las islas de poder que existen en el IDSS, especialmente del sector sindical y los prestadores de servicios, ya que existen una serie de privilegios que tendrán necesariamente que desaparecer a partir de la reorganización y absorción de todos estos centros de salud para formar lo que se denomina Red Unica.

Esto se hará sin que haya un solo empleado cancelado o prestador de salud (médicos y personal paramédico) atropellado en sus derechos, ya que todos estan protegidos tanto por la Ley 123-15 como por la Ley de Carrera Sanitaria, la cual fue aprobada y promulgada hace varios años.

Es decir, los que planteaban por años que esto era imposible de realizar porque sería resistido por los sindicatos y los trabajadores, fallaron en sus pronósticos ante el naufragio de la red que estaba a cargo del IDSS y la perdida de mas del 80% de los afiliados de la ARS Salud Segura.

Lo que ciertamente ocurrirá, es que los empleados del IDSS que están en edad de jubilación se irán con sus prestaciones garantizadas, los que tienen dos trabajos en este momento se unificaran y prestaran un servicio acorde con las necesidades de la Red Publica consolidando sus ingresos en un solo sueldo.

Antes que afectar a los trabajadores, la unificación los beneficia, antes que el cierre del IDSS, lo que se esta garantizando es que circunscriba su trabajo a lo que esta estipulado en las leyes, que son la normativa del sector, y que los recursos del presupuesto nacional que se destinan a mantenerlo funcionando, sean usados de forma mas eficiente en un organismo centralizado.

Ahora toca el duro trabajo de construir los diferentes estratos de la Red Publica, lo que significa identificar la puerta de entrada al sistema, sistematizar los datos de los afiliados en una historia clínica electrónica única para que sea posible la referencia y contra-referencia junto con el control poblacional necesario para eficientizar la prestación de los servicios.

Una vez organizado el primer nivel de atención en la Red Publica, entonces las clínicas y hospitales privados no tendrán excusa alguna para no replicar lo que se hace en el sector publico y el Ministerio de Salud tendrá la autoridad para exigir calidad y eficiencia en su rol rector de todo el sistema, que debe verse en forma integral, no segmentada.

Este es el ABC de la reforma del sector salud, al final se ha impuesto la lógica y racionalidad, frente a los que pretendían mantener un estado de cosas insostenible desde el punto de vista organizativo y financiero.

Merecen una felicitación por este enorme avance; el Presidente Danilo Medina, sin cuya voluntad política sería imposible caminar hacia el futuro, la Ministra de Salud, Altagracia Guzmán, quien entendió perfectamente su rol en esta etapa de su gestión al frente del ministerio y el Ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, quien asumió para si todo este proceso de reformas.

Artículos relacionados

VUELTAS Y VUELTAS PARA CAER EN LAS MANOS Y DECISIÓ...
views 41
La pregunta me resuena casi todos los días cuando me reúno con algunos de mis amigos del Partido de la Liberación Dominicana o de allegados al proyect...
SEGUNDA VISITA SORPRESA CON EL TEMA DEL BOSQUE: SI...
views 44
Con la visita a la comunidad de Sabaneta en la Provincia de San Juan de la Magüana, ya son dos las advertencias que realiza el Presidente de la Repúbl...
DE COMO UN VIERNES NEGRO ROMPE UNA CADENITA DE ANA...
views 51
Este es definitivamente un país muy especial, si a cualquier dominicano le preguntan: ¿como está la cosa?, en mas del 99% de los casos responderá: ¨la...
CHISMES Y MAS CHISMES COMO ARMA POLÍTICA
views 67
La agresividad y la falta de consideración por los demás es una marca de la pequeña burguesía, que según el Profesor Juan Bosch, en su lucha por alcan...

Humberto Salazar

Leave a Comment