Chispas | ESTADO ISLAMICO, OBAMA Y EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES - Chispas

Hace mas de 20 años que el analista e intelectual estadounidense Samuel Huntington publicó su tesis: ¨Choque de Civilizaciones¨, donde planteaba la sustitución del enfrentamiento ideológico por el cultural e histórico.
Parecía que las ideas de Huntington se confirmaban con los acontecimientos del 11 de septiembre del 2001, cuando se produjo el primer gran atentado contra los Estados Unidos en territorio continental, al ser derribadas las torres gemelas en Nueva York.
Así como el ataque por sorpresa de Japón a Pearl Harbor marcó la entrada estadounidense en la segunda guerra mundial, el 11 de septiembre marca el inicio de la llamada guerra antiterrorista que se desarrolla en varios lugares del mundo hasta el día de hoy.
En nuestro caso, después del discurso del Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, donde declara la guerra aérea al califato del siglo XXI establecido en territorio de Irak y parte de Siria, repasamos repasamos la teoría de Huntington y la comparamos con lo que están aconteciendo en nuestros días.
En el ¨Choque de Civilizaciones¨ se pronostica, que ante la desaparición de la Unión Soviética, el mundo se dirigía a una guerra entre dos civilizaciones; una era la representación de la modernidad y la otra la imagen de la barbarie y el atraso.
Por supuesto que la primera estaba representada por occidente, encabezado por Estados Unidos y Europa, mientras la otra se identificaba con los estados islámicos y los grupos extremistas derivados de la cultura que predicó Mahoma en el siglo VII.
El Islam en una religión que penetra en todos los aspectos de la vida de quienes la asumen como creencia e incluye esquemas políticos de organización de los gobiernos dominados por esta cultura, es decir, no solo es una creencia subjetiva mágico religiosa.
La imagen que tenemos en occidente de los gobiernos en los países islámicos, es que son una representación dictatorial opuesta a los valores que distinguen a las democracias occidentales.
Según Huntington cuatro tipos de guerras mundiales se desarrollaron en el siglo XX, la Primera y Segunda Guerra Mundial, donde se enfrentaron ejércitos convencionales; la Guerra Fría, que se caracterizó por la confrontación entre dos superpotencias atómicas y conflictos de baja intensidad en varios lugares del mundo y la Cuarta Guerra Mundial que se inicia a partir del mundo unipolar, que surge de la desaparición de la URSS, donde una sola potencia combate al terrorismo islámico en todo el mundo.
Sin dudas esta visión de lucha del bien contra el mal, de las democracias de occidente contra la opresión islámica, de la guerra civilizadora de parte de los Estados Unidos contra los grupos que intentan construir un nuevo califato mundial, es, a nuestro juicio una distorsión de la realidad y la confrontación extremista iniciada en los gobiernos republicanos encabezados por George Bush Jr. y sus asociados.
Forzado por las circunstancias el Presidente Barack Obama se dirigió a la Unión en un discurso donde se comprometió a destruir el Estados Islámico de Irak y el Levante, mejor conocido por sus siglas en inglés ISIS.
Y decimos que obligado por los hechos, porque Obama llegó al poder bajo la promesa de terminar las guerras declaradas por Bush que incluían el despliegue de tropas norteamericanas en Irak y Afganistán, lo que se cumplió parcialmente con el retiro completo de los soldados y la entrega de la seguridad del país al nuevo ejercito y policía Irakí.
Entonces no podría el presidente norteamericano embarcarse en una nueva guerra, que incluyera combatientes de su país, en el nuevo escenario del califato creado por Abu Bakr al-Bakdhadi, conocido ahora como el Califa Ibrahim, quien se declara descendiente y heredero de Mahoma además de representante de todo el mundo musulmán.
Obama se cuidó mucho de repetir el termino ¨campaña antierrorista¨ en su discurso, con lo que dejaba claro que no enviaría tropas terrestres y solo habría personal militar de los Estados Unidos para asesorar a los ejércitos, regulares e irregulares, que enfrentan a los militantes de ISIS.
Ahora, lo declarado por Obama contra el Estado Islámico es una guerra de exterminio, donde tendrá que contar con la ayuda de los gobiernos árabes interesados en destruir lo que consideran una amenaza contra su seguridad.
Ya el Secretario de Estado John Kerry se reunió en el día de ayer con representantes de los gobiernos de Arabia Saudita, Catar, Baréin, Kuwait Emiratos Arabes, Jordania, Egipto, El Líbano e Irak, para comenzar a construir la coalición que enfrentará y destruirá, según el propósito declarado del Presidente Obama, al Estado Islámico.
Arabia Saudita, el principal aliado de los Estados Unidos en el Golfo Pérsico, puso a disposición su territorio para establecer campamentos de entrenamiento de tropas armadas de lo que llaman ¨grupos moderados¨, para combatir contra los extremistas.
Es decir, la alianza militar que se está construyendo para la destrucción del Estado Islámico, es un mentís a la tesis de Huntington de una guerra de civilizaciones, que fue el soporte intelectual del grupo extremo que dirigió los Estados Unidos desde el año 2000.
La dinastía saudita, fundamentalista islámica, junto con otros países con gobiernos moderados o intereses comunes con ¨el gran satán¨, como le llamaba el Ayatollah Khomeini, se unirán militarmente para destruir y aniquilar al ¨cáncer¨ que ha nacido en el oriente medio, como lo llamó en su discurso Obama.
Al final la llamada ¨guerra de civilizaciones¨ o ¨Cuarta Guerra Mundial¨, planteada por Hungtinton no existe, solo fue la justificación de una guerra de intereses marcada por miles de muertos, en la regíón con mayores recursos petroleros de todo el mundo.
Porque al final de eso se trata, de recursos energéticos imprescindibles para la existencia de la modernidad en los países occidentales.

Humberto Salazar

Leave a Comment