Chispas | ESTAMOS HABLANDO CON UN ESTADO FANTASMA - Chispas

Cada dia que pasa tenemos que quitarnos el sombrero ante la posición digna de la Fuerza Nacional Progresista y Marino Vinicio Castillo, sobre el tema haitiano y los peligros que acechan a la República Dominicana para su misma existencia.
Son ellos quienes tienen la razón en esta discusión sobre leyes, reglamentos, conversaciones bilaterales, presiones internacionales y acusaciones de alianzas ocultas en contra del interés nacional, de sectores comprometidos desde hace años con organismos relacionados con Estados Unidos, Canadá y Francia.
Es que la República Dominicana, la economía mas pujante de toda la región de Centroamérica y el Caribe (sólo Panamá y canal compiten con nosotros), es quien ha sido escogida para resolver el problema que esas potencias han sido incapaces de solucionar.
Lo cierto es que se ha estado conversando con un estado fantasma, inexistente, sin autoridades locales legitimas y, a nuestro juicio, lo que hemos hecho es hacerle el juego a los que ¨conspiran contra la salud de la Patria¨, como diría Juan Pablo Duarte.
Para muestra, la resolución del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos en el día de ayer, donde recomienda a las ¿autoridades? haitianas, a realizar las elecciones de renovación del Congreso y las autoridades de ese territorio que vienen siendo pospuestas desde el año 2010.
Es decir, según la OEA, ¨las elecciones senatoriales debieron realizarse en el 2011, los mandatos de un tercio de los senadores expiraron en el 2012 y las autoridades municipales deberían haber sido electas en el 2010¨.
La respuesta del ¿representante? de Haití en el organismo de la OEA, Embajador Edmund Bocchit, ante el tema es que se llegó a un acuerdo en el mes de febrero de este año, para realizar elecciones en el mes de octubre, ¨pero que sin embargo, persisten grandes dificultades¨.
Y nosotros nos preguntamos de este lado de la frontera, ¿y con quién diablos es que estamos entablando diálogos, formando comisiones y llegando a acuerdos?, cuando el territorio haitiano ni siquiera es capaz de organizar la primera acción de un régimen democrático organizado: un proceso electoral mínimamente creíble.
Estamos hablando, a ver si nos entendemos, de que Haití tiene un tercio de sus senadores pasados, en cuanto al termino de su elección, por mas de tres años ya; y que los alcaldes y demás autoridades locales, tienen mas de cuatro años que terminaron el mandato para el que fueron electos y ni siquiera hay esperanza de que el proceso electoral se efectúe este año.
Según José Miguel Insulza, el Secretario General de la OEA, el primero de enero del 2015, es decir en solo cuatro meses, vence el mandato del segundo tercio del senado haitiano, por lo que, si no se realizan elecciones antes de esa fecha, el territorio al oeste de nuestro país, se quedaría sin la formalidad de tener ese cuerpo legislativo.
A ver si de una vez y por todas entendemos el contexto en que nos movemos, donde las elites haitianas, en alianza con la ONU, USAID, CARICOM y otros foros internacionales, tienen como meta estratégica hacer que la República Dominicana sea la que cargue con el problema que han dejado siglos de esclavitud,y abandono de los africanos que trajo Francia por montones a su antigua colonia para realizar la explotación intensiva de la colonia mas rica del siglo XVII en las Américas: el antiguo Saint Domingue.
Quizás en la próxima reunión de la Comisión Bilateral, el pedido sea que Roberto Rosario, y la Junta Central Electoral dominicana, sea la que organice las elecciones en Haití, ya que para algo servirán los papeles que se están dando en el proceso de documentación que se realiza actualmente, amparado en la ley 169-14 y su reglamento, aprobado por un Congreso que si existe y un gobierno que se renova cada cuatro años.
Estamos hablando con Haití, y nosotros nos preguntamos: ¿y eso es un estado para entablar negociaciones con otro estado organizado?.

Humberto Salazar

Leave a Comment