Chispas | ESTO ES LO QUE CELEBRAMOS - Chispas

¨Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su ganado. Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor¨.
¨Mas el ángel les dijo: no temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy en la ciudad de David, un salvador que es CRISTO el Señor¨.
¨Y esto os será por señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, echado en un pesebre¨.
¨Y repentinamente fue con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales que alababan a Dios y decían: Gloria a Dios en las alturas. Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres¨.
¨Y aconteció que como los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a los otros: Pasemos pues hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, que el Señor nos ha manifestado¨.
¨Y vinieron a prisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre¨. Y viéndolo hicieron notorio lo que se les había dicho del niño¨.
¨Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores decían´.
¨Mas María guardaba todas estas cosas en su corazón¨.
¨Y se volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios de todas las cosas que habían oído y visto, como les había sido dicho¨.

ESTO ES LO QUE SUCEDE

Nos preparamos para el feriado de navidad, como si fuera para un ciclón o una gran desgracia. 
Días antes, los directores de hospitales traumatológicos informan a la población de que estarán preparadas las emergencias, recibir a los heridos y, aunque no lo dicen, las morgues para recibir a los muertos.
Se pone en alerta el Centro de Operaciones de Emergencia, ya dijimos, lo mismo que un huracán, quienes vinculan a los organismos de socorro, con la policía, las fuerzas armadas, salud pública y todas las instituciones que se dedican a salvar vidas en momentos de desastre nacional.
Este año hasta se le puso un nombre al operativo: ¨Por la dominicanidad, los valores y la seguridad 2013¨.
El informe publicado en el día de hoy, da cuenta de 28 muertos por accidentes de tránsito, 517 personas afectadas, 119 intoxicaciones alcohólicas, 11 intoxicados por alimentos, 1,319 vehículos retenidos por exceso de velocidad y otras faltas.
En los hospitales emergencias de todo tipo: traumatismos por accidentes de transito, heridas de arma blanca y de fuego, traumas provocados por riñas vinculadas al consumo de alcohol, y otras menudencias.
Es decir, ¨la paz en la tierra y buena voluntad para con los hombres¨, que supuestamente celebramos, la hemos convertido en una bacanal de alcohol, drogas, velocidad y otros excesos que llevan luto y dolor a muchas familias dominicanas.

LA MEZCLA MORTAL

Tenemos la desdicha de poseer la medalla de oro dentro de la categoría de mortalidad por accidentes de tránsito en el mundo, si leyó bien, en el mundo.
Nuestra tasa de muerte por esta causa es de 47.1 muertes por cada 100,000 habitantes; lo que convierte este tema en la primera causa de muerte en personas jóvenes en nuestro país.
De estos, la mayoría de las muertes ocurre en los motoristas, 68%, podríamos afirmar que esta maquina de dos ruedas se ha convertido en un instrumento mortal en la República Dominicana.
Por accidentes, mueren mas personas que por la malaria, el cólera, el dengue; y cualquiera de las enfermedades que se destacan en titulares de la prensa nacional, sin embargo, pareciera que a nadie le importa en tema o nos hemos hecho insensibles ante este grave problema.
Las causas son muchas, pero hay tres que destacan por encima de las demás: la velocidad excesiva a que conducimos cualquier vehículo, muchos decimos que los dominicanos nos transformamos en seres deshumanizados cuando nos vemos frente a un volante.
En segundo lugar, la ingesta de alcohol, al no existir controles de alcoholemia masivos todo el mundo se cree con el derecho de llevarse el mundo por delante cuando la borrachera lo convierte en un ser disociado.
Y en tercer lugar, el incumplimiento de la ley de transito por parte de todo el mundo en la República Dominicana, comenzando por las autoridades que son las llamadas a dar el ejemplo.
Este coctel de causas es una mezcla mortal donde solo nos queda contar los muertos cada fin de año.

CULPABLES

Cada uno de nosotros ha sido culpable de llegar a los extremos de inseguridad vial  que existen en las calles de nuestro país.
Nosotros como ciudadanos, que nos creemos poseedores de todos los derechos, sin admitir que también tenemos deberes que cumplir y cuidados que tener con nuestras vidas y las de los demás.
El Ministerio de Salud Publica que nunca ha entendido su papel en este tema. 
Mientras nuestros jóvenes se mueren en las calles fruto de la mezcla de velocidad y alcohol, sus autoridades se dedican a cuidar hospitales y entregar pastillitas, olvidando que son los  rectores del sistema de salud, y esto incluye la regulación del expendio de las bebidas alcohólicas.
Tenemos el record de ser los primeros en ofrecer ¨drive tru¨de alcohol, una muestra del desorden que caracteriza este mercado.
La Policia Nacional y la AMET, que tampoco entienden su papel de ser garantes coercitivos del orden, primero dando el ejemplo de cumplimiento por parte de sus miembros de la ley de transito y segundo obligando, no importa quienes sean los afectados, a cumplir nuestro deber ciudadano de cuidarnos a nosotros y a los demás cuando estamos al volante de un vehículo de motor.
Los legisladores, que no terminan de actualizar la anticuada ley de transito de la República Dominicana. 
Aumentando las penas por velocidad excesiva e ingesta de alcohol. 
Criminalizando la violación de la luz roja de los semáforos, de modo que cualquiera que cometa esta infracción, sea llevado a los tribunales a dar cuenta de este acto abusivo y delincuencial.
La justicia, que es benigna con el tema de los muertos por accidentes de transito, tarda en aplicar la ley y de este modo se convierte en cómplice de los violadores.
En este tema si es verdad que tendríamos que hacer lo que nunca se ha hecho.

Leave a Comment