Chispas | ¿FASCISMO? SERÁ QUE REPROBÓ EN HISTORIA - Chispas

La afirmación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de que su gobierno esta recibiendo ataques desestabilizadores de bandas fascistas, se enmarca dentro de la andanada de disparates que han caracterizado la guerra verbal que mantiene en contra de la oposición. Lo de Maduro es una imitación barata de la retórica fuera de época que mantienen las dictaduras socialistas, tipo Cuba y Corea del Norte, para construirse un enemigo externo y así continuar con las políticas de represión y falta de libertad que caracteriza a estos regímenes.Si hacemos una análisis de los inicios del fascismo, como doctrina de estado, la forma en que se desarrolló en Europa y como desencadenó una crisis de proporciones gigantescas, no sabemos cuáles argumentos teóricos podría sostener Maduro para endilgar el mote de fascistas a dirigentes democráticos de un país, rico en recursos naturales al cual el populismo insensato lo ha llevado a la quiebra económica e institucional.

 ¿QUÉ ES EL FASCISMO?

Un ¨fascio¨, que no es mas que un haz de varas, era el símbolo de la unión y  fuerza en la República Romana Clásica. Al producirse la reunificación o rissorgimento de Italia bien entrado el siglo XIX, el término se aplica a agrupaciones de obreros y campesinos que se unían en ¨fascios¨ para reclamar sus derechos, hasta que el término fue usado por Benito Mussolini para denominar a los beligerantes grupos llamados ¨fascios¨ de combate que fueron el embrión del partido fascista, una mezcla de anarquismo, socialismo y nacionalismo que dominaría la política italiana por dos décadas. El fascismo no es necesariamente una ideologia de ultraderecha, en la practica asume ideas de izquierda o de derecha. Su visión del mundo se circunscribe a la creación de un partido cuyo objetivo es la nación y el patriotismo nacionalista su ideario. Esta cosmovisión ha caracterizado en la historia contemporánea tanto a regímenes del extremismo de derecha, como a gobiernos que dicen practicar el marxismo leninismo.

EL GOBIERNO FASCISTA DE GABRIELLE D´ANNUNZIO

Es interesante estudiar las medidas tomadas por el primer experimento de gobierno fascista en la historia; sucedió en la ciudad de Fiume, disputada y ¨conquistada¨ por el poeta Gabrielle D Annunzio en el año 1919. Este escritor italiano, que se hizo famoso por sus arengas nacionalistas, al finalizar la Primera Guerra Mundial encabezó una campaña en toda Italia para la reconquista de la ciudad de Fiume, que había sido integrada a la naciente Yugoeslavia por la Liga de Naciones. El poeta militar encabezó una marcha que conquistó la ciudad, sin ninguna resistencia, anexando el territorio conquistado para el reino de Italia, pero reservándose para si el gobierno local. ¿Cual fue el lema que usó D´Annunzio para enardecer las huestes nacionalistas?: ¨Fiume o Muerte¨, el mismo ¨Patria o Muerte¨, ¨Revolución o Muerte¨, que usan los fascistas de izquierda de nuestra pobre America Latina. ¿Cuál fue el titulo que asumió el primer dictador fascista de la historia?, pues ´Comandante¨, exactamente el mismo que usan los dictadores de Cuba y el fallecido Hugo Chávez. ¿coincidencia? D´Annunzio organizó un ceremonial de gobierno recordando a la Italia renacentista y a la Roma Clásica con un fuerte componente nacionalista; lo mismo que en Venezuela y Cuba. También se le ocurrió hacer una Constitución exclusiva para su feudo, la llamada Carta de Carnaro, un documento salpicado de glorias pasadas, errores e incongruencias, que servia para justificar la represión de los disidentes; cualquier parecido con el librito de la constitución bolivariana de Chavez no es coincidencia. La forma de gobierno que implantó el fascismo era de naturaleza evolucionista, el cambio nunca terminaba y siempre todo era provisional y estaba en construcción perpetua, siempre superponiendo los derechos de la nación por sobre los del individuo; lo mismo que plantean los comunistas y socialistas. Y en entre otras curiosidades el Comandante D´Annunzio formó la llamada ¨Liga de Fiume¨, una agrupación de las ¨naciones oprimidas¨, enviando emisarios por estos pueblos para reunirlos en una conferencia en 1920; cualquier parecido con el ALBA, CELAC y otras lindezas tampoco es coincidencia.

QUE FASCISMO NI FASCISMO

Solo a un iletrado seguidor de consignas como Nicolás Maduro, se le puede ocurrir plantear que crisis económica y social que padece Venezuela se resume a la lucha de fascismo contra comunismo.  Las protestas de los estudiantes es contra la inseguridad y existencia de grupos motorizados del chavismo que asaltan y agreden a la población que transita las calles de Caracas y otras ciudades. Hay que recordar que ese país es uno de los mas violentos del mundo y que solo el pasado año se cometieron mas de 24,000 asesinatos en atracos, robos y otros hechos delictivos. Se protesta, no por un enfrentamiento ideológico de principios del siglo XX, sino porque el récord de inflación a nivel mundial lo posee actualmente Venezuela, fruto de las políticas económicas instauradas por Hugo Chavez y su discípulo Nicolás Maduro. La protesta es por el desabastecimiento de todo tipo de productos de consumo diario, en un país donde los capitales han huido despavoridos ante las contínuas amenazas del gobierno de expropiaciones e invasión a la propiedad privada. También se protesta por la falta de papel periódico, que ha provocado la disminución del tamaño de los medios impresos de comunicación y la burla pública del gobierno chavista cuyo objetivo, como en cualquier dictadura, es impedir la libertad de expresión. La lista es demasiado larga para seguir enumerando hechos de un desgobierno que ha llevado a ese país a la ruína económica en busca del dorado político abandonado hacen años por los países que progresan. Para los que tienen mala memoria, queremos recordar que en las últimas elecciones venezolanas se produjo un empate entre gobierno y oposición, en un ambiente de represión e intimidación y con ese resultado nadie puede someter a un pueblo a una revolución socialista. La cohesion en una situación como esa la da la flexibilidad y el dialogo, no ponerse una camisa roja y hablar estupideces guerreras en una tribuna.

Leave a Comment