Chispas | HA FALLECIDO EN ESTA CIUDAD (Y EN EL MUNDO) ¨LA VERDAD¨ - Chispas

¨Ha fallecido en esta ciudad…¨, así comienzan las esquelas mortuorias que cubren las paginas de algunos periódicos nacionales donde se anuncia la muerte de cualquier persona, en este caso los medios de comunicación de la República Dominicana debieron hace rato dar aviso de que las reglas básicas del periodismo, cuyo objetivo es buscar la verdad, desaparecieron de su cuerpo de periodistas.

¿Qué es la verdad?

Le preguntó Pîlatos a Jesús en el juicio donde le condenó a muerte en la cruz dejando esta pregunta para la posteridad, algo que es muy molesto para algunos, porque no les importa crucificar a cualquiera con una mentira, si es que esto se acomoda a fines ulteriores económicos y políticos, pues la verdad debe siempre estar alineada con su forma de pensar y esto en realidad es un imposible.

Parece que el flujo de información para algunos medios escritos, las sentinas digitales creadas para hacer daño no cuentan porque son inventos, ha variado desde la fuente o información que le llega al periodista por distintos medios que antes de publicarse debe ser contrastada con el afectado, por su publicación como noticia a partir de la difusión que tiene un hagstag o afirmación en una red digital cualquiera.

Esto es lo que ha sucedido en los últimos días, donde periódicos que se supone serios, hasta han escrito editoriales de una noticia falsa o construida, y ha sido la persona afectada o acusada y condenada por esos mismos medios, la que ha tenido que investigar lo que en verdad ocurrió, según su versión, la que por supuesto debió ser publicada desde el principio en el cuerpo de lo que se publicó.

Y esta es una regla básica del ejercicio periodístico por una razón, toda noticia cuando afecta a un tercero tiene dos versiones, pues la verdad absoluta es inexistente excepto en la deidad, y no existe en manos de nadie porque es filosóficamente excluyente, rechaza todo lo que la contradice y por esto, como somos seres humanos, nos toca a los lectores u oyentes hacernos un juicio a partir del contraste de las distintas versiones que existen de un hecho cualquiera.

Pero no en República Dominicana, donde tantos hablan de ¨bocinas pagadas¨ en los medios radiales y televisivos por los distintos gobiernos que se han sucedido al frente del estado, pero se quiere obviar el reclutamiento que realizan distintos grupos políticos de los periodistas que son miembros de las salas de redacción de los periódicos escritos, en verdad somos un país donde hay reuniones cíclicas de los que construyen las noticias en los medios de comunicación como adherentes a grupos políticos específicos.

Lo que se ha llamado eufemísticamente ¨post-verdad¨, no es mas que acomodar los hechos para que estén alienados con el sentimiento de grupos específicos de la sociedad y estos a su vez sirvan de caja de resonancia por las diversas vías de comunicación que existen hoy en día, es decir, es una manipulación en toda regla disfrazada con una palabra ¨dominguera¨, son mentiras convertidas en verdades por obra y gracia de gente que defiende sus propios intereses, económicos o grupales.

A esto se les unen las ¨fake news¨, palabra puesta de moda por Donald Trump en los Estados Unidos, donde se hace referencia a la difusión de mentiras disfrazadas de verdades en los medios de comunicación tradicionales y no tradicionales, como el buscador de Google, Wikipedia y por supuesto las llamadas redes sociales, lugar que describió el genial Umberto Eco como lo mas parecido al bar del pueblo, donde con una copa de vino en la mano (cerveza o trago de ron en dominicana) todo el mundo dice lo que le da la gana.

Porque a ver: ¿era necesario tanto escándalo en un tema como el de las famosas mochilas que puedo hacer sido aclarado sencillamente contrastando la información con la persona afectada?

¿Es normal que un medio de comunicación que se respete publique en su primera pagina una ¨noticia¨ que surge de las entrañas de una red social, donde al final nadie es responsable de nada, sin antes buscar la otra versión?

¿A alguien en su sano juicio le puede caber en la cabeza que una persona pública con una imagen que defender va a realizar algo tan burdo como lo que se presentó como verdad en algunos medios de prensa nacionales?

¿Nadie se preguntó quien puso a un niño a quitar los hilos a un pedazo de plástico agregado para cubrir una leyenda en una mochila?, porque suponemos este infante es un genio que lo hizo solo y se grabó el mismo con un teléfono móvil.

¿A nadie en la República Dominicana lo han engañado alguna vez enviándole una mercancía de características y calidad diferentes a la que contrató, y no somos muchos los que hemos tenido que devolver lo que compramos porque no se acomoda a lo anunciado por un vendedor cualquiera?

¿Somos tan inocentes para pensar que las tendencias en las llamas redes sociales, que es la ¨fuente¨ que ha servido para la prensa escrita, son gratis, espontáneas, fruto de lo razonables que son las personas que nos movemos ahora por el mundo?

¿Tampoco sabemos que todo esto se crea a partir de la inversión de recursos económicos cuantiosos usados con el fin de crear verdades que no son?, buscando a las personas adecuadas cualquiera crean ¨tendencias¨ con hagstags impulsados por bots en las redes sociales creados con ese único fin, es caro pero hay personas con dinero ademas para hacer maldades.

Pero ademas, ¿nadie se ha preguntado en el caso de las mochilas a quien beneficia el crimen?, porque eso es lo primero que haría un investigador por mas bisoño y sin experiencia que fuera, es buscar el porque tanta difusión a un video apócrifo y una importancia que no tiene, típico de la post-verdad y las ¨fake news¨.

Solo que a nadie en este país parece interesarle la verdad, o por lo menos escuchar las versiones lógicas y racionales en casos como este, es mejor acomodar las creencias de la opinión publica a los intereses que se mueven en el mundo político, de modo que hasta comisiones de investigación se crean, cuando lo mas sencillo es tomar la versión de un fabricante que evidentemente abusó de la confianza de un cliente, algo común y corriente en este país donde abundan los vivos.

Creemos que al final algunos terminaremos teniendo la razón cuando decimos que preferimos escuchar música o emisoras internacionales a través de la aplicación Tunein, antes que las cherchas radiales que escuchamos en la República Dominicana, solo que manteníamos la costumbre de leer los periódicos, ahora ni una cosa ni la otra, ¿tendremos que esperar a que pasen las elecciones del 2020 para volver a leer y escuchar informaciones contrastadas?.

Porque ahora lo que tenemos es la muerte de la verdad a partir de la defensa de intereses grupales, solo que todo esto se revertirá en contra de los mentirosos creadores de estas fantasías digitales, solo tenemos que sentarnos a esperar, mientras tanto QUE SIGA EL CORTEJO FUNEBRE.

Artículos relacionados

ARMAS, ALCOHOL, VIOLENCIA #Niunamenos #Tresmujeres...
views 48
Al mismo tiempo que en la Argentina se realizaba la marcha mas grande no partidista sobre el tema de la violencia de género, en una pequeña comunidad ...
LA (IN) JUSTICIA MEDIATICA (EL RATING CONTRA LA VE...
views 94
Por recomendación de un amigo entrañable devoré las paginas del libro ¨La (in) justicia mediática¨ del periodista y abogado argentino Dario Villaroel,...
LA ASFIXIA EROTICA: UN JUEGO MUY PELIGROSO
views 114
En el dia de ayer leímos con mucha atención una información servida por el periódico El Caribe, donde mencionaba la llegada al país de una practica qu...
UMBERTO ECO Y LAS REDES SOCIALES Y LOS IMBECILES
views 123
La semiotica es la ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que usamos los seres humanos para comunicarnos, su desarrollo, funcionamiento...

Humberto Salazar

Leave a Comment