Chispas | HILLARY CLINTON: DECISIONES DIFICILES - Chispas

Mi debilidad por las mujeres que se dedican al mundo del trabajo y la política, es probable que surja del recuerdo de mi madre, subida en su bicicleta cada día, camino al negocio de chucherías que era nuestro sustento en mi niñez.
Es que hay que valorar, lo que significa para una mujer, que es madre, esposa, ama de casa y muchísimas cosas mas; poder trascender en un ¨mundo de hombres¨, la política, como titula su libro la Presidenta de Chile Michelle Bachelet.
Pues en los Estados Unidos podría producirse el hecho inédito, y quizás irrepetible en muchos años, de que el primer Presidente de ascendencia afroamericana, Barack Hussein Obama, sea sustituido por la primera mujer Presidenta Hillary Rodham Clinton.
Todas las encuestas que se realizan en este momento en ese país, colocan a la señora Clinton, como la favorita a encabezar la boleta del Partido Demócrata en las elecciones que serán celebradas en noviembre del 2016 y, si la economía de los Estados Unidos se mantiene estable, ocuparía la Oficina Oval, el espacio físico de mayor poder político en el mundo.
Acabo de leer el libro de la señora Clinton, ¨Decisiones difíciles¨, que resume sus experiencias como Secretaria, y lo cierto es que no tengo mas que quitarme el sombrero ante la capacidad de esta mujer de sobreponerse a las presiones y adversidades que trae consigo hacer carrera política en cualquier país de la tierra.
Poner por encima de sus propias posibilidades profesionales, una abogada de prestigio, la carrera de un personaje muchas veces díscolo por sus relaciones extramaritales, pero un experto ¨campaigner¨, como se denomina al tipo de político que es Bill Clinton en la política norteamericana, fue sin dudas una decisión muy difícil.
Pasar por el trago amargo de escuchar y leer en los medios de comunicación, durante meses, los detalles de su vida íntima, y enfrentar esta situación dentro de las cuatro paredes del hogar que compartía con su marido, sin quebrarse ni tener que internarse en un centro para salud mental, dice mucho de la firmeza de carácter de esta mujer.
Y con toda esa carga a cuestas, presentarse como candidata al Senado por el Estado de Nueva York y ganar esas elecciones, fue un golpe de mano para decir, aquí estoy yo, y no dependo de mi marido para hacer mi propia carrera política.
Perder las elecciones primarias de su partido, pero al mismo tiempo ser la primera mujer que derrota a un hombre, Barack Obama; en varios Estados y ser reconocida en la Convención del Partido Demócrata por tener una fuerza propia sin depender de nadie mas que de ella misma, demostró la fuerza de voluntad de esta mujer.
Ahora, después de visitar 112 países y viajar, como ella misma lo confiesa, mas de un millón de millas en su trabajo como jefa de la política exterior de los Estados Unidos, Hillary, si es que lo decide, se proyecta como una fuerte candidata para ser la primera mujer Presidenta de los Estados Unidos.
Ella podría serlo después de, haber aceptado un papel secundario como primera dama, ser derrotada en su propuesta de reforma sanitaria, pasar por los escándalos de Monica Lewinsky y todas las aventuras de Bill Clinton, ver crecer a su hija Chelsea en medio del debate de su vida personal, ganar un escaño en el Senado y perder las primarias del Partido Demócrata, renunciar al Senado y aceptar ser subalterna de quien fue su adversario en una campaña feroz y renunciar a seguir como Secretaria de Estado para convertirse en una ciudadana común y corriente.
Ahora le toca la decisión mas difícil de su vida; presentarse o no como candidata a las primarias de su partido, donde se debatirán de nuevo temas que ya estaban olvidados, o simplemente llegando a los 70 años de edad, olvidarse de la política y dedicarse a escribir y cuidar de sus nietos.

Humberto Salazar

Leave a Comment