Chispas | HIPÓCRITAS, INVIERTAN EN SUS PROPIOS ¨DERECHOS HUMANOS¨ - Chispas

639x360_1408478878_ferguson protesta¨¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: Hermano deja que saque la paja de tu ojo, tu que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la paja de tu ojo y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano¨. Evangelio de Lucas, capítulo 4, versículos 41 y 42.

Lo que está ocurriendo en Ferguson, una comunidad del estado norteamericano de Missouri, es una muestra del profundo odio racial que todavía subyace en los Estados Unidos, país que se da el lujo de asumir el juicio y condena del resto de las naciones de la tierra, midiendo con una vara el cumplimiento o no, la protección de los derechos humanos.

El agente de la policía Darren Wilson, mató de seis balazos a Michael Brown, un adolescente de 18 años de edad, algunos testigos dicen que lo hizo después que este se había entregado, y un gran jurado decidió que no había pruebas suficientes para mandarlo a juicio, por lo que seguirá en libertad y sin ningún tipo de cargos y nunca será juzgado por esa muerte.

Si esto no fuera lo común y corriente en el territorio de la Unión Americana, este caso podría haberse circunscrito a la pequeña comunidad donde ocurrieron los hechos en el medio oeste de los Estados Unidos, sin embargo, las protestas que se produjeron en el día de ayer en mas de 170 ciudades y de costa a costa, deja claramente establecido que existe un grave problema de violencia racial generalizado en contra de las minorías.

Según una encuesta publicada por el periódico USA Today, en 70 departamentos de policía de todos los Estados Unidos las personas de raza negra son arrestados en una proporción que está por encima de 10 veces que los de raza blanca, y solo 173 de 3,573 departamentos de policía que fueron examinados en la medición, arrestan menos negros y de otras minorías que personas de raza blanca.

Esta misma semana en Cleveland, un agente de la policía de raza blanca, acudió a una llamada donde se denunciaba que en un parque un niño de 12 años de raza negra portaba un arma, y lo mató de varios disparos, antes de averiguar que el arma que poseía el niño era de juguete.

Escenas como esta, que se repiten cada día en todos los Estados Unidos, es lo que ha sacado a la calle a millones de manifestantes en la noche de ayer, para protestar contra una sociedad donde el prejuicio racial y la discriminación está presente en la vida diaria de los norteamericanos.

Es mas, esto se manifiesta hasta en el trato despectivo y la falta de comunicación con el Congreso, conformado en su mayoría por legisladores de raza blanca, que ha caracterizado la Presidencia de Barack Obama, un mulato descendiente de un africano.

Entonces, tienen tremendo trabajo que hacer USAID, el Centro Carter, la Fundación Kennedy, el Embajador James Brewster y todos los que han estado acusando a la República Dominicana, un país donde hay una mayoría de negros y mulatos, de practicar el racismo y el apartheid en contra de los haitianos.

Y si no creen que son suficientes todos esos personajes e instituciones, también les prestamos a los defensores a ultranza de los haitianos en nuestro país, para que justifiquen los lujosos honorarios que cobran por la campaña que tienen acusándonos de racistas y seguidores de Adolfo Hitler.

Claro, no será posible someter al gobierno de los Estados Unidos a un juicio en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, porque a pesar de que la OEA y la Comisión tienen su sede en Washington, el gobierno norteamericano no reconoce la autoridad de la CDIH en su territorio.

Así si es bueno, andar con un saco de dólares comprando las conciencias de los traidores a nuestro país, mientras en sus propias calles los negros desarmados caen víctimas de las balas de los policías blancos, que evidentemente demuestran el prejuicio que existe en contra de las minorías en la sociedad norteamericana.

Hipócritas, primero quítense la viga que tienen en su propio ojo, antes que andar dando lecciones por el mundo de como se tienen que respetar los derechos humanos.

Humberto Salazar

Leave a Comment