Chispas | IDSS, UN MUERTO VIVIENTE (ZOMBIE) - Chispas

El Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), fundado en 1948, como La Caja, tenía como objetivo cubrir al trabajador en los riesgos de enfermedad, invalidez, vejez, maternidad y muerte.
Durante muchos años esta institución, y especialmente el Hospital Salvador B. Gautier, se constituyó en el lugar de trabajo de la élite de la medicina dominicana.
Los especialistas que regresaban de las mejores escuelas del exterior, eran reclutados en sus hospitales, donde se atendía a los trabajadores dominicanos con el mismo empeño que en las mejores clínicas privadas del país.
Ahora, el modelo sobre el cual se sostuvo durante tanto tiempo, se fue agotando en medio de un ambiente de politiquería, corrupción, desidia y abandono, lo que ha provocado que el IDSS se convierta en un zombie que vive de las mordidas que da al erario público.

DOS MODELOS DE ATENCIÓN 

La decadencia de los servicios médicos que otorgan los hospitales del IDSS, comienza con la migración de esa élite médica que era su sello distintivo, hacia otras instituciones públicas y privadas, por la falta de condiciones y dificultades para realizar su trabajo.
Solamente tendríamos que comparar la calidad de los servicios que prestan sus vecinos de la Plaza de la Salud y Cedimat, con los que oferta el Hospital Gautier,  para convencernos del agotamiento del modelo de atención que dio origen a esa institución.
La atención médica de calidad en cualquier parte del mundo depende de un trípode donde se encuentran; los recursos humanos, la ingeniería y cuantiosos recursos económicos.

TRIÁNGULO DEL MODELO

Los recursos humanos; porque son los médicos, enfermeras y personal de apoyo, los responsables de manejarse con los protocolos aprendidos y mantener la actualización necesaria en una ciencia donde cada día se agregan nuevos conocimientos.
La ingeniería médica; porque ya es imposible ejercer la practica de la medicina solamente con las manos y la vista, es imprescindible contar con los medios diagnósticos que los ingenieros han aplicado a las ciencias de la salud.
La administración de los recursos económicos; porque dar servicios de calidad tiene un alto costo para las instituciones sanitarias, y por esto, los conocimientos de gestión y administración, deben ser adaptados y aprendidos para que exista sostenibilidad financiera, ya que, de no ser así, el fracaso económico creará la crisis de todo el modelo.


LEY 87-01 CAMBIO DE MODELO

Ante el evidente agotamiento de modelo de prestación de servicios médicos y su insostenibilidad financiera,  se promulgan en el 2001 la ley de seguridad social (87-01) y general de salud (42-01), con interdependencia para su buen funcionamiento.
Estas leyes, cumplida la 87-01 parcialmente en cuanto a lo financiero, e inaplicada totalmente la 42-01, en cuanto a la reforma del sector; dan el mandato al IDSS en transformarse en cinco empresas y convertirse en una corporación de gestión de esas instituciones.
El no cumplimiento de los cambios en el calendario propuesto por la ley, antes que hacer viable al IDSS, transformándolo en una empresa publico-privada de con solidez y estabilidad, ha llevado a esta entidad a padecer una agonía que lo condujo a la muerte institucional, dependiendo para su existencia de los aportes, que cual sangría para un zombie, tiene que hacer el gobierno central.
En los temas de aseguramiento y prestación de servicios de salud, el IDSS es deficitario en extremo, según su director general, tiene en este momento un deficit operativo de 30 millones de pesos, lo que le ha impedido pagar los sueldos del mes de enero.
Para poner las cosas claras: los hospitales y consultorios de la institución, manejados con el criterio clientelista y populista que  caracteriza a muchas de nuestras entidades públicas, tiene que recibir esta suma del presupuesto nacional, además de los subsidios e ingresos por aportes de los trabajadores asegurados, para dar un servicio médico de muy baja calidad.
Esto es lo mismo que enviar el dinero de los contribuyentes a ¨La Hoguera de las Vanidades¨, título del famoso libro de Tom Wolfe.

¿QUIÉN LE PONE EL CASCABEL AL GATO?

Desde el dia de ayer, el personal médico y paramédico del IDSS esta en una huelga indefinida reclamando el pago de los salarios del pasado mes de enero; lo mismo del mes pasado con el tema del sueldo trece.
La respuesta de la dirección es que no hay dinero y está gestionando en la contraloría general de la República los fondos para pagar; lo mismo del año pasado.
Esto lo vemos repetido vez tras vez, sin que a nadie parezca importarle el tema de incumplimiento de la ley y el saco roto en que se va el dinero que aportamos con nuestros impuestos.
La solución única que tiene este tema es: CUMPLIR LA LEY.
Producir ya, la separación de las funciones del Ministerio de Salud, con la creación de la Red Publica de Servicios de Salud, para absorber y eficientizar a los hospitales y consultorios del IDSS, para hacerlos autosostenibles y mejorar la calidad en la prestación de sus servicios.
Aplicar la Ley de Carrera Sanitaria, para garantizar los derechos de los empleados del IDSS y así dar el paso mas importante de la Reforma del Sector.
Los dos proyectos de ley: el que crea la Red de Servicios Públicos de Salud y la Ley de Carrera Sanitaria, duermen el sueño eterno en el Senado de la República.
¿Cuál será el doliente que le pondrá fin al camino de sufrimiento de este muerto viviente?

Leave a Comment