Chispas | JUGANDO CON CANDELA CON LA CRISIS DEL ÉBOLA - Chispas

images

La noticia de que una pareja procedente de Sierra Leona ingresó al país por el Aeropuerto Gregorio Luperón de Puerto Plata, pernoctó e hizo una vida normal durante una semana en un hotel de la zona, salió de nuevo por ese mismo aeropuerto, y las autoridades se enteraron por la curiosidad de una empleada de migración, demuestra que la República Dominicana está ¨jugando con candela¨ con el tema del ébola y fácilmente podríamos salir quemados todos.

Estamos en un momento crítico de la epidemia, las proyecciones hablan de que en dos meses se podrían estar produciendo 10 mil casos semanales, es decir, 40 mil casos mensuales en los países de África principalmente afectados (Liberia, Guinea y Sierra Leona), que, con el aumento de la tasa de letalidad que ya presenta el virus, significaría entre 25 y 30 mil muertos al mes, solo en esa zona del planeta.

La aparición de casos se comienza a sentir en los países desarrollados que tienen vuelos directos o personal de salud destinado en la zona de riesgo. Cuatro casos confirmados en los Estados Unidos, uno en España, un deceso ayer en Alemania, en Inglaterra se presentó otro caso y se investigan posibles casos en Argentina, Chile y Brasil, además ya hubo una alarma en El Salvador, y así sucesivamente se van detectando o rechazando casos a partir de los resultados de los análisis de laboratorio.

Dos problemas se han presentado con el manejo de los enfermos de ébola en sistemas de salud tan desarrollados, como el de España, que es un ejemplo en Europa en el área sanitaria, y en los Estados Unidos, el centro de innovación e investigación en salud mas importante del mundo.

En ambos casos, a pesar de tomar todas las medidas de aislamiento y tener los medios adecuados para casos de contaminación por microorganismos de todo tipo, los trabajadores sanitarios, enfermeras sobretodo, se han infectado y precisamente en el día de hoy, se acaba de diagnosticar a un segundo enfermero del hospital de Dallas donde fue tratado Thomas Duncan, el paciente procedente de Liberia que murió la semana pasada, como infectado de ébola.

Tanto en España como Estados Unidos, lo que existe hoy día es un estado de pánico entre el personal de salud, ya que los casos en los dos países, han demostrado que no existían protocolos de manejo de estos pacientes para proteger a todo el personal sanitario, incluyendo el desecho de los materiales usados para el tratamiento y seguimiento, por lo que se abre une brecha de contagio importante, a pesar de contar con todos los medios económicos y de infraestructura, del mas alto nivel del mundo.

Y lo segundo que se está cuestionando en estos momentos es la eficacia o no de las medidas que se toman para aislar a quienes tratan estos pacientes, incluyendo ropa, guantes, calzados, mascaras, etc., porque a pesar de usarlos en todo momento, el personal de salud ha resultado contagiado.

Es mas, en los Estados Unidos se ha abierto un concurso para desarrolladores e inventores, donde se ofrece una recompensa de un millón de dólares, a quien diseñe un traje que demuestre ser totalmente impermeable al virus.

La crisis del ébola no es un juego. Todos los países están aplicando protocolos en sus puertos y aeropuertos para detectar y dar seguimiento a los viajeros de los países afectados, estableciendo medidas de control en sus puertas de entrada, por ejemplo, en los Estados Unidos se han establecido chequeos especiales en los aeropuertos de Nueva York, New Jersey, Dallas, Washington y Philadelphia.

Es el momento de prevenir y ojalá no tener que remediar, en caso de que se presente un caso de ébola en la República Dominicana.

Como no es un problema exclusivo de Salud Pública, se debe establecer un mecanismo de coordinación interinstitucional que incluya al Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Salud Pública, Fuerzas Armadas, Ministerio de Turismo y Dirección de Migración, que sirva para implementar medidas en forma inmediata de control de viajeros procedentes de los países afectados y que ubique el área de aislamiento y entrenamiento del personal que trataría a uno o varios pacientes, si es que tenemos la desgracia de que se presente algún caso.

Pero además, desde ya se debe establece un cordón sanitario con controles de ingreso en la frontera que compartimos con Haití, y poner en la balanza si la entrada indiscriminada de extranjeros a los mercados bi-nacionales semanales, es mas importante que la salud económica y social de la República Dominicana.

Recordemos que el tiempo de incubación del virus va de 2 a 21 días, y que cualquiera podría ingresar aparentemente sano al país y desarrollar la enfermedad en nuestro territorio.

¿Y por qué Haití? pues porque la presencia de fuerzas militares extranjeras con recambio permanente ya tiene como antecedente el ingreso del cólera a una isla que no tenía esta enfermedad desde el siglo XIX.

Y también, porque a pesar de que Haití tome medidas de detección en sus puertos y aeropuertos, su sistema de salud es tan débil y desorganizado que podría permitir el ingreso sin detección y una fuerte expansión de la enfermedad en su territorio.

Lo reiterado que hemos sido en este tema no tiene como objetivo la alarma, sino que hagamos conciencia como país, de que si no tomamos medidas de prevención y nos preparamos aplicando los protocolos de seguimiento y tratamiento, en caso de que se diagnostique un caso de ébola, podríamos sumergirnos en la crisis de salud mas seria que afronte la República Dominicana en toda su historia, con todas las consecuencias sociales y económicas que esto podría significar.

Esto no es un juego. No pongamos el candado después que nos roben, porque podríamos estar en el borde del desastre.

Humberto Salazar

Leave a Comment