Chispas | LA BRISITA ABINADER Y EL HURACÁN LEONEL - Chispas

Hay algunos dirigentes políticos que en su afán de trascendencia e incapacidad para construir imágenes comprensibles para el pueblo, usan el discurso de quien consideran su adversario, con tan mala suerte que hace daño a sus propios proyectos.
Este es el caso del señor Luis Abinader, escudero y compañero de aventura política de Hipólito Mejía, quien, frente a la imagen que usó el ex Presidente Leonel Fernández sobre los vientos que soplan y provocan posibilidades de ser nueva vez candidato de su partido, lo comparó con un huracán categoría cinco.
Hay que hacer notar, que en la escala Saffir-Simpson, que es la que clasifica la fuerza de los huracanes, un ciclón categoría 5 es el de mayor potencia, y muy pocos de estos fenómenos meteorológicos llegan a alcanzar estas dimensiones.
LO DEJARON OLIENDO LA HIERBITA

Entendemos claramente la frustración y sentimientos negativos que debe tener la brisita Abinader frente al huracán Leonel, porque cuando pactó apoyar a Hipólito y ser su candidato vicepresidencial, este, tenía una ventaja de 22 puntos en las encuestas, lo que lo hacía el virtual presidente de los dominicanos, y el huracán Leonel, con sus vientos de categoría cinco les impidió ganar las elecciones.
Nos imaginamos el odio y negatividad que debe llenar a la brisita Abinader, cuando pasa frente al Palacio Nacional y sabe, que por los vientos del huracán Leonel, no está ocupando la oficina del segundo piso del ala izquierda de ese edificio, que aloja las dependencias de la vicepresidencia de la República.
También sabemos lo que causa, porque algunos a los que les ha ocurrido nos lo han contado, tener que vivir con la idea de que cuando usted se veía pasando los semáforos en rojo, con múltiples franqueadores motorizados y recibiendo todo tipo de venias de los cortesanos que pululan alrededor de las figuras del poder, además levantarse todos los días oliendo la fragancia de los jardines y la hierba que rodea al Palacio Nacional, tenga que quedarse como un simple mortal cuatro años mas, por la culpa de un huracán que destruyó su proyecto político.

ESA BRISA NO TUMBA COCOS

La brisita Abinader tiene que buscar la forma de hacerse notar en una lucha donde es un espectador que busca entrar en el ring de la mano de la pandilla mediática enemiga del Partido de la Liberación Dominicana y sus líderes y claro, toma al huracán Leonel como el centro de sus ataques.
Esta brisita, de las que por su debilidad, no tumban cocos, parece que no se ha dado cuenta que ha quedado entrampado en una confrontación donde es un simple convidado de piedra.
Por el lado de Hipólito, este se burla de su falta de experiencia política usandolo para amenazar a sus seguidores de que podría retirarse de la actividad política y dejarlos en manos de ¨la tayota¨, que así le llama de modo despectivo, para que le rueguen que por favor no lo haga, que lo necesitan hasta para respirar. 
Esta es una muy vieja táctica usada por los caudillos que han transitado los caminos electorales en la República Dominicana, solo habría que analizar la popular consigna: ¨papá sin tí se hunde este país¨.
Mientras que por el lado de Miguel Vargas y el PRD, la brisita Abinader no mueve ni una paja, porque le ha hecho el favor al presidente del PRD, de irse de un partido fundado en 1939, por lo tanto el mas antiguo de los que existen, a una aventura llamada la convergencia, que ni es partido, ni es movimiento, ni es coalición, ni es nada en este momento.

CLARO QUE LEONEL ES UN HURACÁN

Por supuesto que el miedo a Leonel y sus vientos huracanados pone a temblar a los grupúsculos pepeachistas, a los que pertenece Abinader, que han sido derribados en múltiples ocasiones por la fuerza de su liderazgo.
En el año 2004, fue el huracán Leonel con un 57%, , el que derribó el desorden implantado por el PRD en el Palacio Nacional, cuando apoyado en la compra de una reforma constitucional intentaba reelegir al peor gobierno dominicano en toda su historia.
Tuvo que volver el PLD y Leonel al gobierno, para derribar la inflación, la devaluación, la falta de crecimiento económico, la ausencia de inversión extranjera, la desconfianza extrema en las instituciones, la recompra fraudulenta de las edes, las groserías de Pepe Goico, el bateo y corrido de Guido, la vergüenza de tener un ignorante hablando a nuestro nombre en las reuniones internacionales, el cierre de las plazas comerciales, la caída de la producción nacional, el fraude de los bancos con intervención directa del Presidente de la República, las fundas de dinero sacadas del Baninter, la existencia de Quirino (el zar de las drogas del sur), y tantos etcéteras que no cabrían en estas lineas.
Entendemos perfectamente a la brisita Abinader, porque el Huracán Leonel, con sus vientos categoría cinco, ha derribado todos los intentos de su grupo de volver a ocupar el Palacio Nacional, con las trágicas consecuencias que produjeron para la nación y sus habitantes.
El tema de deficit fiscal, que usa siempre una brisita que ni se siente, lo único que demuestra es que probablemente estudió en la Universidad de su familia, porque si un economista no conoce lo que esto significa y no maneja las cifras adecuadamente, entonces tampoco podrá entender porque el país mantiene la categoría B, con tendencia a la mejoría, dentro de la clasificación que hacen las calificadoras de riesgo.
Y tampoco entenderá porqué, los que invierten en bonos soberanos, acaban de comprar deuda dominicana al plazo de 30 años, el mas largo de la historia y récord en estos países, lo que traduce una enorme confianza en la estabilidad a largo plazo de la economía del país.

Leave a Comment