Chispas | LA LECCIÓN DE MARGARITA CEDEÑO DE FERNÁNDEZ - Chispas

El pasado miércoles participamos en un acto realizado en el aula magna de nuestra Alma Mater en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde se daba apertura a una especialidad para los miembros de los equipos de salud que trabajan en las Unidades de Atención Primaria del sector público.
Estar sentados en el mismo lugar donde hace 32 años hicimos el acto de graduación que nos otorgó oficialmente el título de Doctor en Medicina, ademas de ser emotivo para nosotros, nos sirvió para repasar mentalmente lo que ha sido una carrera, que en forma completa la realizamos en el sector privado, atendiendo a personas que tienen el privilegio de poseer los recursos para pagar nuestros servicios profesionales.
Para nosotros sin embargo, lo impactante del acto fueron los discursos; hablaron el Rector de la UASD Iván Grullón, el Ministro de Salud Freddy Hidalgo y la Vicepresidenta de la República Margarita Cedeño de Fernández.
Después de darle muchas vueltas al tema, el Doctor Iván Grullón evidentemente tenía el objetivo de reclamar delante de la Vicepresidenta un mayor presupuesto para la UASD, y ayuda para mejorar los laboratorios de varias áreas, especialmente los de Medicina.
Fue como trasladarnos al pasado, son los mismos reclamos que vivimos los que estudiamos en la Universidad Primada de America hace mas de 30 años, para nosotros, sentados en primera fila del acto, era como si nos hubiéramos trasladado a la lucha de la familia universitaria por el medio millón en los años 60, cuando éramos estudiantes del nivel primario o el ¨5% para la UASD¨ cuando ya éramos éramos parte de la universidad.
Fue una pena escuchar de como los equipos informáticos de la nueva biblioteca de la universidad pública, están inservibles con muy poco tiempo de uso.
Con el mantenimiento adecuado estos equipos deberían seguir sirviendo de apoyo a los estudiantes universitarios, en una biblioteca que a su inauguración era la mas moderna del país.
Cuando terminó el señor rector, le tocó el turno al Doctor Freddy Hidalgo, actual Ministro de Salud Publica, quien hizo el esfuerzo de hacer una descripción de los temas positivos que se vienen realizando, dentro de la precariedad económica, decimos nosotros, en que se mantiene a todo el sector salud.
El Doctor Hidalgo no lo puede decir, pero nosotros afirmamos que nuestro sector es la cenicienta del gobierno, nos ha tocado ver como se hace un esfuerzo titánico con gran inversión de recursos en el sector educativo, mientras la salud, imprescindible en cualquier acción de política social, languidece esperando acciones concretas para mejorar la calidad y cantidad de los servicios que se ofrecen a nuestra población.
Las palabras del Ministro reflejaron lo mucho que hay por hacer en cuanto a los cambios estructurales que necesita la Salud en nuestro país, tanto es así, que la estrategia de atención primaria, planteada desde el año 1978 por la Organización Mundial de la Salud y la Oficina Panamericana de la Salud, en nuestro país todavía es un sueño, ha sido imposible organizarla de forma adecuada, por la gran cantidad de escollos y problemas que enfrentamos los que luchamos por su implementación.
Hablar de inversión en la reconstrucción de hospitales, sin plantearse el cambio estructural profundo, que está diseñado, aprobado y promulgado en las leyes 42-01 y 87-01, es simplemente seguir echando el dinero público en un barril sin fondo, por la falta de compromiso político con las reformas de un sector que no soporta mas parches.
Lo que dijo nuestro Ministro, un hombre muy trabajador y comprometido, es un reflejo de lo problemática que ha sido su gestión de dos años al frente del Ministerio, peleando y rogando por recursos, en un gobierno que, hasta ahora, no ha asumido el plan maestro a que se comprometió en el programa propuesto al país en la campaña electoral, y no ha accionado políticamente en la implementación de las propuestas que modificarán de forma definitiva las condiciones en que se prestan los servicios de salud a nuestra población.
Por último habló la Vicepresidenta de la República y Coordinadora del Gabinete de Políticas Sociales, Margarita Cedeño de Fernández.
A todos los integrantes del sector salud presentes en el acto, la Doctora Cedeño de Fernández nos dio una lección de lo que debe ser la prestación de servicios sanitarios de calidad y con eficiencia en el uso de los recursos de cualquier gobierno.
En muy pocas palabras fundamentó su discurso en el concepto primario que debe ser la meta de la política sanitaria estatal: salud no es ausencia de enfermedad, es una visión integral de las personas que se inicia desde que nacemos en el seno de nuestras familias e incluye una gran cantidad de temas que no tienen nada que ver con hospitales, medicamentos y tratamiento médico.
Y este concepto se inicia con la Atención Primaria en salud, que ademas de crear un vinculo entre las comunidades y el sector, convierte a cada persona en un promotor del bienestar físico y mental, de ellos mismos, de sus familiares y relacionados.
Lo que detalló la Vicepresidenta es la base de la construcción de un nuevo sistema reformado de salud en la República Dominicana, donde la meta no sea atender enfermos, sino evitar a través de la promoción y prevención en las unidades de atención primaria y en las comunidades, que las personas se enfermen.
Que se atiendan a las embarazadas durante todo el proceso de preñez, no es posible que en un país como el nuestro un embarazo sea al mismo tiempo un riesgo en la vida de una mujer.
Que se vigilen los niveles nutricionales, esquemas de vacunación y la salud integral de nuestros niños de forma sistemática, para evitar que se nos mueran de enfermedades prevenibles.
Que se atiendan los enfermos crónicos en sus casas, que se les provean de los medicamentos para evitar que se compliquen, hagan infartos o fallo renal, que son causa de la mayoría de las muertes en adultos de nuestros país.
En fin, que se entienda de una vez y por todas que no hacemos nada construyendo hospitales, en un país donde las camas están vacías en la mayoría de nuestros centros de salud, mientras por la centralización el hacinamiento y servicios sobrecargados es lo que caracteriza los servicios en los hospitales especializados de la Capital y Santiago.
Que el Ministerio se encargue de lo que dice la ley: la rectoría y regulación, mientras la inexistente red de servicios públicos de salud se dedica a la prestación de servicios individuales.
Un ejemplo de esto es lo ocurrido este año con el dengue y la chikungunya, somos el país con mayor cantidad de casos en toda el área afectada simplemente porque no tenemos una política permanente de detección y eliminación de los criaderos de mosquitos, actuamos por operativos, cuando ya tenemos el problema encima y se hace inmanejable.
Ojalá que la lección dada por Margarita Cedeño de Fernández, en el aula magna de la UASD, haya sido aprendida por los allí presentes, y entre todos los integrantes del sector, pidamos que se tomen las medidas de decisión política tantas veces delineadas y nunca implementadas, que mantienen al sector en una crisis de improvisación y provisionalidad permanentes.
Frente a lo dicho por Margarita, que es lo correcto, porque esta soportado por todos los estudios y consultorías habidas y por haber, nosotros nos pondríamos un reprobado en la implementación de las reformas estructurales del sector salud, a los funcionarios que integramos la sectorial en los gobiernos del PLD y aliados desde el 2004 hasta la fecha.

Humberto Salazar

Leave a Comment