Chispas | LAS AVENTURAS DEL ¨GALLERO¨ TRAMPOSO - Chispas

ESTOY ¨RETIRADO¨ AHORA SOY BANQUERO

Durante varios años ¨el gallero¨ se escudó en la excusa de que no podía inmiscuirse en actividades políticas, porque se había graduado de banquero al vapor, y se escondió en la oficina del banco de la Lope de Vega, impidiendo los guardianes el acceso a cualquiera, que oliera o les pareciera miembro del partido del  gallo.
Eso si, ponía su cara de yo no fui y la actitud de yo no se, cuando conspiraba antes de las reuniones del partido, para que la horda vociferante interrumpiera y bloqueara las reuniones presididas por el ¨ingeniero¨. 
Por varios años solo traspasaban las puertas de su palacio bancario, los que iban a hacer negocios. 
Bueno, de eso se ocupan los banqueros. 
El tiempo le pasó, buscando dentro de su retorcida caja de neuronas, la forma de hacer fortuna en la semana, para perderla los sábados y domingos en el Coliseo de la Avenida Luperón.
Mantener la competencia al nivel del dueño del café y el zar de los casinos, no es cosa chiquita, y hay que tener los bolsillos muy profundos para sostener el pulso.
Desacreditado, solo y sin dinero, parecía que el destino de nuevo se cebaba en su contra; el número uno le huía, lo mismo que los anteriores números uno de todos los partidos, porque no había reunión con el, que no terminara pidiendo favores y llorando penas.

EL DESESPERADO SE METE POR UNA ¨RENDIJA¨

De pronto ¨el gallero¨ vio su oportunidad de volver a la posición anterior, (recuérdese que había cambiado un partido quebrado por un banco con dinero), ahora quizás podía cambiar un banco quebrado por un partido con dinero.
El destino quiso que ¨el ingeniero¨ fuera diagnosticado con una enfermedad, que lo sacaría de juego por unos meses. 
Raudo y veloz, ¨el gallero¨ comenzó a sacar la cabeza, a hablar de política en programas de radio y televisión, sin que sepamos haya renunciado al banco donde todavía es gerente.
Mentiroso y taimado, no le importó desdecirse de lo que había afirmado por varios años: ¨soy banquero y por eso no puedo hacer politica¨, esta excusa al parecer, solo servía para no hacerle un favor a nadie, y mantenerse alejado de la ¨chusma¨de su partido..
A sabiendas de su impopularidad y rechazo, comenzó a jugar sus cartas a ver la forma en que se colaba; se devanaba los sesos a ver a cual de los tontos iba a traicionar, para volver a firmar los cheques del partido del gallo, que al final era el único objetivo que tenía.
Y claro escogió al que siempre había engañado, al ¨cañón de Higuey¨, que en su torpeza, volvió a creer en la palabra de un gallero que es tramposo por naturaleza.

¨QUIEN TIENE MUCHOS VICIOS, TIENE MUCHOS AMOS¨ (Plutarco)

Y comenzó su juego; se asoció con el ¨gordito de hojalata¨ para entre ambos, a la hora de la verdad, echarle un balde de agua a la pólvora del ¨cañón¨,de modo tal, que cuando quisiera tirar ni siquiera lanzara un humito.
Para arriba y para abajo caminaba de gancho con ¨el cañón de Higuey¨ y el ¨Gordito de hojalata¨, a sabiendas de que si salía solo, no sacaba una ¨gata a hacer pipí¨. 
¨A las bases hay que dejarlas expresarse¨, era su consigna, a sabiendas del odio que despierta en las llamadas bases, a las cuáles usa solo para pisarlas y encaramarse en cualquier carro triunfador que le pase por el lado.
Mientras se exhibía en la prensa con el ¨cañón de Higuey¨ y el ¨gordito de hojalata¨, se vendía por debajo a los morados como ¨la única salvación que tenían frente al avance del ¨cañón¨.
¨Soy quien puede salvar esa situación¨, le dijo al oído al Presidente de los morados en el almuerzo de navidad de los partidos aliados.
Si, porque asistió al ágape que dieron los morados con motivo de las fiestas navideñas en el Restaurant Maniquí, solo con el objetivo de reafirmar su ¨lealtad¨ ante ¨El Príncipe¨, que nos imaginamos se sotorríe cuando lo escucha.
Mientras, maniobraba en contra de los mismos a quiénes acompañaba, visitaba al numero uno actual, que no sabía ya que hacer con el, y vio el cielo abierto con la oportunidad que le daba la vida de salir del incordio del ¨gallero¨.
¨Dios no abandona el inocente¨, pensó el número uno; ¨lo saco del banco, lo mando al partido y colorín colorado este cuento está acabado¨

LA FERIA DE LAS TRAICIONES

Pues lo demás es historia, el ¨gallero¨ fue puesto por el número uno a ¨dirigir¨ el partido del gallo, porque era el mal menor, ante una situación insostenible en la institución financiera en que funge como gerente.
Para esto hubo que hilar muy fino con ¨el ingeniero¨, que prefirió retirarse, antes que seguir tratando de revivir un gallo que está mas golpeado que una tambora en tiempo de navidad.
Pero lo ocurrido para la elección es digno de un libro donde que describa la conducta de los capos mafiosos, donde todos se traicionan unos a otros.
A ver: ¨el gordito de hojalata¨ traicionó al ¨cañón de Higuey¨
          ¨el gallero¨ también traicionó al ¨cañón¨
          ¨el gallero¨ intentó, pero no pudo, traicionar al ¨gordito de hojalata¨
          ¨El hermano¨ le quitó la alfombra al ¨doctor de San Pedro¨´
           También  traicionaron al ¨diputado¨
           Aunque según me cuentan, ¨el gallero¨ quiso ofrecerle al ¨diputado¨ el cargo del ¨gordito de hojalata¨

Leave a Comment