Chispas | LEONEL Y LA LECTURA COMPRENSIVA - Chispas

En nuestros años de estudiante de primaria e intermedia la primera asignatura que se incluía en los exámenes de fin de curso era la ¨lectura comprensiva¨.
Recordamos perfectamente que se nos exigía ponernos de pie en frente de toda la clase, con un libro abierto en un capítulo previamente escogido por el o la profesora de español, y en una posición de firmes, incomodísima por cierto, leer en voz alta y posteriormente ser sometidos a preguntas sobre lo leído para saber si comprendíamos el significado del texto.
En el día de ayer, en un acto realizado en la Capital del país, el presidente del Partido de la Liberación Dominicana y ex Presidente de la República Leonel Fernández, realizó una serie de planteamientos en discurso memorizado, pero muy bien hilvanado, para que los que dieron lectura comprensiva en la escuela entiendan su posición frente a las elecciones del 2016.
Para Leonel está claro que su persona no es la Plataforma, eso sería dar un paso atrás en los avances políticos que hemos logrado haciendo un gran esfuerzo para dejar atrás el caudillismo y el personalismo que caracterizan a los sistemas democráticos con atraso institucional, la ¨Plataforma¨ es el PLD.
Por esto, sus palabras se centraron en dos temas fundamentales: en primer lugar, el papel de su partido en lo que el denomina un ciclo político que comenzó en el 1996 y termina en el 2016, donde el PLD ha gobernado 16 de esos 20 años.
Y en segundo lugar resalta la necesidad de que el actual proceso de fortalecimiento de la democracia en el país, no solamente sirva para garantizar un gobierno electo cada cuatro años sino que el sistema comience a ser un instrumento de lucha contra la desigualdad y la exclusión.
Sin dudas, el papel del partido fundado por Juan Bosch en 1973, ha sido fundamental en la estabilidad de la democracia liberal que nos hemos dado como sistema de gobierno.
A partir de la desaparición física de los líderes que construyeron un sistema de electoral, que se sostuvo sobre las decisiones personales de Joaquín Balaguer y Juan Bosch, en principio, y posteriormente Jose Francisco Peña Gómez, han sido el PLD y su liderazgo colectivo los que han dado sentido y empujado hacia delante la democracia de elección popular de que hoy disfrutamos.
Leonel es el primero que reconoce en su discurso que constituiría un paso atrás asumir un relevo personal, que es característica de las naciones con atraso institucional y político, y llama a sus compañeros de partido a la reflexión y paciencia, al describir al PLD como una plataforma de lanzamiento de líderes capaces de conducir al país desde la Presidencia de la República.
El uso de la simbologia es genial, en un encuentro llamado Plataforma Democrática, donde lo que se pretendía era resaltar su figura, Leonel usa el nombre para resaltar el papel del PLD y su liderazgo colectivo en el fortalecimiento de la democracia.
Haciendo uso de la lectura comprensiva, queremos recordar que una ¨plataforma¨ es un medio que sirve para sostener un grupo de personas, una nave espacial, una orquesta o cualquier conjunto de de piezas humanas o materiales que tendrán un fin determinado.
Es por esto que subraya el papel de Juan Bosch al crear el único partido con cultura de discusión colectiva en la República Dominicana y la responsabilidad que pesa sobre los hombros de él mismo, Leonel, y el actual Presidente de la República Danilo Medina en mantener la unidad de la ¨plataforma¨ política que les ha permitido accesar a la primera magistratura del estado.
El otro tema tratado por Leonel, es el debate a nivel mundial sobre la necesidad de dar respuesta a la brecha social que se ha abierto en todo el mundo, como consecuencia de la expansión del sistema capitalista y la creación de riqueza mal distribuída.
El fenómeno del aumento de la desigualdad está ocupando todos los espacios de discusión política y económica, muy especialmente en los países desarrollados, donde la crisis gestada en el 2008 y 2009 impacta todavía, sin que haya solución a la vista.
Como transformar una democracia que garantiza los derechos civiles y políticos en un sistema que sea inclusivo y beneficie a las mayoría, sustituyendo el circulo de pobreza por un circulo de crecimiento y progreso inclusivo, es para Leonel el gran reto de la República Dominicana.
Ya hemos logrado dar por un hecho que cada cuatro años el gobierno debe someterse al examen popular en las urnas, en procesos electorales creíbles y democráticos, ahora el reto es ¨reducir la pobreza y la desigualdad social¨.
Y para esto, se necesita un nuevo ciclo político en la República Dominicana, donde lo importante no es quien encabece el proyecto sino el proyecto en si mismo, y creemos que esta es la razón de la expresión ¨fabrica de presidentes¨.
En una democracia funcional y madura, lo que importa no es la persona que encabece el ejecutivo, puesto que el estado se sostiene sobre bases solidas, escritas, conocidas y apoyadas por todos.
La lucha contra la desigualdad y la pobreza, es de vida o muerte para nuestra democracia, ya que es la única vía de validación popular de un sistema político que no solamente debe garantizar la expresión popular a través del voto, sino que también saque a millones de nuestros conciudadanos que viven en la indigencia excluidos de la riqueza que producimos entre todos y los integre al mercado de productores y consumidores que garantiza el crecimiento y el bienestar.
El acto de ayer fue interesante, no por lo anecdótico de que ¨los vientos soplan¨, mas bien porque nos da tranquilidad la claridad de pensamiento de Leonel y su disposición a servir al país donde quiera que las circunstancias lo determinen.

Humberto Salazar

Leave a Comment