Chispas | LLEGARON LLENOS DE PATRIOTISMO…. - Chispas

Hace hoy 55 años, al atardecer de un domingo del año 1959, aterrizaba en la base aérea de Constanza, el avión C-46, que traía al país a los expedicionarios que venían a combatir con las armas al régimen de Rafael Leonidas Trujillo.
Una mezcla de varias nacionalidades; cubanos, venezolanos, puertorriqueños, estadounidenses, españoles, un guatemalteco y la mayoría dominicanos, habían partido desde Cuba, con el objetivo de ser la avanzada de una invasión en contra de uno de los ejércitos mas poderosos de Latinoamérica.
El primero de enero de ese mismo año 1959, la guerra de guerrillas había triunfado en Cuba, causando la caída del régimen de Fulgencio Batista, y no parecía descabellado que lo mismo pudiera suceder en nuestro país, aunque antes de la salida, ya el tirano conocía hasta el mas mínimo detalle de los planes de los guerrilleros.
El mismo Fidel Castro, dio la autorización para instalar campamentos de entrenamiento a los que decidieron embarcarse en la Gesta Patriótica, se designó a Enrique Jimenez Moya, quien había llegado al grado de Capitán del Ejercito Revolucionario Cubano, como el Comandante de la expedición.
Para tener una idea de los ideales que unían a estos hombres de nacionalidades diferentes, solo habría que enumerar los nombres de los pelotones en que se dividieron en el Campamento de las Mil Cumbres, lugar donde se realizaron los entrenamientos.
Los pelotones se denominaron: Juan Pablo Duarte, José Martí, Máximo Gómez, Antonio Duvergé, Simón Bolivar y Máximo Gómez, es decir, internacionalistas y americanístas.
Se trataba de una invasión aérea y marítima, el 14 de junio se produjo la llegada de los expedicionarios por aire, quienes aterrizaron de manera segura y sin bajas en Constanza bajo la mirada sorprendida de los militares de puesto en ese lugar.
Al dirigirse hacia las montañas de la cordillera central, el grupo se dividió en dos: uno dirigido por Enrique Jimenez Moya y el otro por el Comandante cubano Delio Gómez Ochoa, siendo perseguidos por miles de tropas que habían sido dispuestas por el régimen.
Seis dias después, las embarcaciones Carmen Elsa, con 96 hombres a bordo, llegó a la costa por Maimón y la Tinima, con 58 hombres, por las playas de Estero Hondo, siendo esperadas por las tropas terrestres, la aviación y la marina de Trujillo, puesto que a uno de los guerrilleros que estaban en las montañas, se le había perdido la mochila en que se encontraban los planes y lugares de los desembarcos.
Muchos de los expedicionarios murieron en combate, pero la mayoría fueron hechos prisioneros y enviados a la Base Aérea de San Isidro, donde fueron sometidos a las torturas mas salvajes y posteriormente fusilados, siendo enterrados en fosas comunes, algunas de las cuáles fueron descubiertas hace pocos años.
De los 196 guerrilleros que se embarcaron hacia tierra dominicana, solo sobrevivieron seis: los dominicanos Poncio Pou Saleta, Merardo Germán, Gonzalo Almonte y Mayobanex Vargas, así como los cubanos, Delio Gómez Ochoa y Pablo Mirabal.
Hasta aquí el relato histórico de lo que podría considerarse un rotundo fracaso desde el punto de vista militar y el holocausto mas importante que se haya producido en la época moderna en la República Dominicana.
Sin embargo, los regímenes dictatoriales necesitan una dosis de miedo para poder sobrevivir y ese domingo 14 de Junio, entre las brumas del anochecer de las montañas de Constanza, el C-46 camuflageado con las enseñas de la Aviación Militar Dominicana, llegó cargado de hombres que anunciaban que se había perdido el miedo.
Después de la masacre a los expedicionarios se formaron dentro del país las células del Movimiento Clandestino 14 de Junio, que aunque seria develado por el régimen, ratificó que el miedo a Trujillo y sus esbirros eran cosa del pasado.
Y antes de los dos años de haberse producido la Gesta Patriótica que recordamos hoy, era descabezado el régimen de Trujillo, bajo las balas de los conjurados que lo esperaron en la carretera hacia San Cristobal, dando por cumplida la misión a que vinieron los guerrilleros del 14 de Junio de 1959.
El resto del programa de transformaciones sociales, políticas y económicas contenidas en las mochilas de los guerrilleros, nos toca cumplirlo a las generaciones posteriores a su sacrificio.

Himno del Catorce de Junio

Llegaron llenos de patriotismo, 
enamorados de un puro ideal,
Y con su sangre noble encendieron, 
la llama augusta de la libertad,

Su sacrificio y su heroísmo 
la Patria entera glorificará
Como homenaje a los valientes 
que allí cayeron por la libertad.

Catorce de Junio, gloriosa gesta nacional
Tus mártires están en el alma popular
Hermanas Mirabal heroinas sin igual
Su grito vibrante es el grito de la Patria inmortal. 
Reply
Reply all
Forward

Leave a Comment