Chispas | LO QUE MATA ES EL DENGUE - Chispas

El virus de la chikungunya ha hecho su debut de forma ruidosa en la República Dominicana, con miles de casos que abarrotan las emergencias de los superpoblados centros hospitalarios del país.
Esto era de esperar, ya que existen tres condicionantes que garantizaban su rápida expansión: la presencia del mosquito Aedes Aegipty, la ausencia de una política sanitaria integral y la inexistencia de inmunidad, por ser un virus que por primera vez tiene contacto con nuestra población. 
Esta enfermedad es parte del grupo de padecimientos que necesita un vector animal para reproducir el agente patógeno, desarrollarlo y después infectar al ser humano.
En nuestro caso, los problemas de saneamiento, acceso al agua potable y desconocimiento de las medidas que debemos tomar para evitar la multiplicación del mosquito, ha hecho endémico al dengue y provocado la rápida multiplicación de la Chikungunya.
Al ser ambas, enfermedades que dependen de la picadura y multiplicación de los mosquitos, el abordaje desde el punto de vista de la salud pública debe ser integral; por una parte construir espacios de participación de toda la sociedad organizada en las labores de prevención y por la otra la capacitación del equipo de salud en la detección y tratamiento.
Esa visión integral debe iniciarse, por ejemplo, con la vinculación de todas las escuelas públicas y privadas, su personal docente, administrativo y los alumnos, en el conocimiento y  prevención de estas enfermedades.
Los maestros deben ser los multiplicadores del mensaje,  los niños y jóvenes los propagadores dentro de sus familias, de las medidas que hay que tomar en su entorno para extinguir los criaderos de las larvas del mosquito.
Si el problema es el mosquito,  existe entonces la imperiosa necesidad de integrar a toda la sociedad para evitar su multiplicación, este tipo de enfermedades se comienza a enfrentar desde  las escuelas, donde a los niños se les enseñan hábitos de prevención que les servirán para toda la vida. 
En el caso de la Chikungunya, era de esperar la rápida expansión del virus, puesto que nuestra población no había estado en contacto con esta entidad, y por lo tanto la inmunidad natural no existía.
Sabemos que un virus, al entrar en contacto con los seres humanos, provoca una reacción antígeno-anticuerpo que nos hace inmunes a sus efectos en una segunda aparición; el virus africano entonces, encontró a una población sin esta inmunidad y condiciones para su rápida multiplicación, de ahí su expansión y los miles de afectados.
Tenemos la suerte, sin embargo, de que la mortalidad de la Chikungunya es muy baja, se calcula que solo el 0.4% de los afectados podría morir.
Ahora es el tiempo de prevenir y ponerle atención al dengue, cuyo vector, es el mismo mosquito Aedes Aegipty.
El pasado año la República Dominicana fue el país con la tasa mas alta de mortalidad por dengue de toda las Américas, lo que pone en entredicho nuestro sistema de atención a las personas y la capacidad de respuesta de nuestro personal de salud para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.
La Chikungunya, por ser nueva y tener un nombre tan extraño, se llevará los titulares, pero lo que mata es el dengue y la época donde se presentan los casos apenas comienza con los meses calurosos del verano.

Leave a Comment