Chispas | LOS SERVICIOS DE SALUD: ¨A LO QUE NADA NOS CUESTA HAGAMOSLE FIESTA¨ - Chispas

El planteamiento que hizo el Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, de que los pacientes extranjeros paguen por los servicios médicos que reciben en los hospitales del estado, abre una serie de interrogantes y un abanico de posibilidades donde hay mas preguntas que respuestas.

Nos imaginamos que cuando Peralta, que es administrador de empresas de profesión, acompaña al Presidente Danilo Medina a alguna de las inauguraciones de los hospitales que está construyendo el gobierno, calculará como buen profesional, la forma en que se costeará el mantenimiento de esas nuevas instalaciones.

Porque la complejidad de mantener funcionando un hospital o clínica nace con el objetivo de su existencia, por un lado es una facilidad hotelera con camas, sabanas, toallas, habitaciones, cocina y todo lo que es parte de esta industria donde se atienden a las personas y se intenta darle el mayor confort posible.

Solo que a esto se agrega el prestar servicios de salud, con personal especializado, equipos electrónicos sensibles hasta para los apagones, material gastable, medicamentos, desechos biológicos y vatios etcéteras mas, lo que hace de un centro de salud una de las áreas mas complejas para mantener funcionando en cualquier industria.

Resulta imposible para un sistema de salud el plantearse entregar servicios de calidad a toda la población, esto es un derecho humano protegido por la Constitución, sin que exista una política de calculo de costos e identificación de los recursos para mantener sus unidades de prestación se servicios en cualquiera de sus niveles.

El mejor ejemplo del porque de la crisis crónica en nuestros hospitales públicos lo podemos referir al caso de las haitianas que vienen a dar a dar a luz a los centros de salud del gobierno, aquello que el Presidente de la Junta Central Electoral llamó ¨paritorio¨, es decir, según el, la República Dominicana es una gran sala de partos para Haití.

Solo que habría que ubicarse en el caso de una mujer haitiana que está en su ultimo mes de embarazo, a la cual lo mas probable es que haya que realizarle una cesárea, que es el procedimiento que se puede realizar en una fecha exacta, a la cual se le ofrece venir solo pasando la frontera a un hospital en nuestro país, donde se le brindaran todas las atenciones medicas y no se le cobrará un centavo.

Lo normal, logico y racional, lo que haría cualquier ser humano en un caso como este, sería aceptar pagar el transporte, a sabiendas que una vez dentro del país vecino y en la puerta de la emergencia del hospital, no es verdad que será rechazada y enviada de nuevo a su país negándosele los servicios médicos esenciales.

En prácticamente todos los países, se garantiza el acceso a los servicios sanitarios de emergencia, un concepto muy amplio y discutido, a cualquier persona que se presente a un hospital o centro de salud, a sabiendas de que alguien tendrá que pagar el costo de la atención, ya sea el paciente, los familiares, el gobierno o un segundo médico, porque en el caso de salud siempre alguien paga.

El concepto de gratuidad de los servicios de salud en el sistema publico de la República Dominicana, es lo que atrae hacia las puertas de nuestros hospitales a dominicanos y extranjeros, muchos de los cuáles reclaman atenciones, en centros hacinados, sobrepoblados y deficitarios desde el punto de vista de personal humano y económico.

Es que hace tiempo que en el mundo de la medicina moderna, no bastan las manos, el oido o los ojos para realizar un diagnostico de cualquier padecimiento, por simple que sea, como lo hacían los famosos médicos clínicos hace 100 años, ahora son necesarios equipos tecnológicos de ingeniería avanzada, los que son caros para usar y mas caros aun para mantener.

Con el tema de los pacientes extranjeros que ocupan a través de las emergencias las camas que deberían estar destinadas a los dominicanos, una de las pocas formas en que podríamos cobrar lo que gastamos es realizando el costeo de cada prestación en el sistema público y pasar la cuenta a su gobierno o mejor aún a los países que apoyan a Haití en los organismos internacionales como el sistema de Naciones Unidas.

Esto lo hace actualmente Turquía en un acuerdo con la Unión Europea, donde recibe y da atención a cientos de miles de refugiados de las guerras en Medio Oriente, los mantiene dentro de sus fronteras, impide que pasen a suelo europeo y recibe un pago por ello, porque el costo de la protección de las fronteras de Europa no pueden ni quieren solventarlo los turcos.

Plantearnos cobrarles a las embarazadas después que estén en este lado de la frontera y haber recibido la prestación medica es un imposible, porque las que se desplazan hacia la República Dominicana son personas sin recursos económicos y peor aun, en los hospitales públicos dominicanos no existe desde hace varios años la cuota moderadora o cuota de recuperación para garantizar la devolución por lo menos del costo del material usado.

Tampoco podemos cobrarles por medio de la seguridad social, porque necesitarían estar inscritos en una administradora de riesgo o lo que es lo mismo, pertenecer a una sistema donde no tienen cobertura por no tener la nacionalidad dominicana y no estar integrados a uno de los regímenes del sistema.

Teóricamente en la República Dominicana avanzamos hacia un sistema universal de aseguramiento en salud, donde todos tendremos una identificación desde el nacimiento que nos aseguraría la prestación de servicios médicos durante toda nuestra vida, solo que para llegar ahí, todavía necesitaremos transitar largo camino hacia la reforma de todo el sistema de organización en salud que tenemos actualmente y, sobretodo, romper con el concepto de que en salud algo es de gratis.

Solo para mantener funcionando adecuadamente los 56 centros de salud que está construyendo el actual gobierno, incluyendo la ciudad sanitaria en la zona norte de la capital, habrá que remover de la psiquis del sector publico el concepto de la gratuidad total de los servicios, que es precisamente una de las causas principales por la que somos un ¨paritorio de Haití¨.

El problema es conceptual y debemos aprenderlo, el financiamiento de nuestro sistema sanitario es una mezcla de fondos públicos y privados a través del sistema de seguridad social, así mismo debe ser el ingreso de recursos a todos nuestros centros de salud, ya sean de propiedad estatal o privada, ya el 70% de nuestra población esta asegurada, lo que necesitamos es la voluntad de organizar esos centros de salud de modo tal que sean auto-sostenibles a través de ese fuente de ingresos.

Porque es que en salud nada es gratis, todo cuesta y cuando es así alguien tiene que pagar, por eso es que las haitianas vienen en tour, algo que sabemos los que nos dedicamos a este tema desde hace mucho tiempo, es que hacen uso del refrán: ¨a lo que nada nos cuesta, hagámosle fiesta¨.

Artículos relacionados

EL QUE SE PONE ROPA PRESTADA QUEDA DESNUDO EN LA C...
views 82
Con el acto de proclamación oficial del actual Presidente Danilo Medina, acompañado de toda la familia peledeísta encabezada por su Presidente Leonel ...
PLAN COMPLEMENTARIO DE PENSIONES Y JUBILACIONES DE...
views 118
Por ser de interés general hacemos publico el siguiente documento: Para ver el documento solo debes hacer click en el vinculo debajo. Plan Complem...
EL QUE NO PELEO EN LA ESCUELA NO ES UNA ¨GALLINA¨ ...
views 61
Hay que estar vivo para escuchar una expresión, tan increíble, que tuvimos que leerla dos veces para confirmar que salieron de los labios de una perso...
PRM – ¨ENTRE TO´ C…….¨ QUE AL FI...
views 109
Parece que los partidos de oposición del gobierno del PLD, muy especialmente el PRM y los restos del PRSC, piensan que llenando de sillas el llamado d...

Humberto Salazar

Leave a Comment