Chispas | NAVEGANDO CON EL VIENTO - Chispas

Los seres humanos avanzamos, a medida que somos capaces de comprender y dominar las fuerzas de la naturaleza, que existen en el planeta que habitamos.
Por esta razón la prehistoria, a falta de documentos que verifiquen la forma de vida existente en la época, se clasifica dependiendo del dominio que tuvimos sobre determinados elementos: edad de piedra, la mas antigua y menos conocida, edad de bronce (aleación de estaño y cobre) y la edad de hierro, cuando se desarrolla el uso de este metal.
Con la navegación ocurrió algo parecido, a medida que avanzaban los conocimientos sobre la astronomía y las matemáticas, los hombres aplicaron lo aprendido para usar la naturaleza a su favor, y así satisfacer el deseo innato que tenemos de explorar y conocer.
Los fenicios, que fueron grandes navegantes y comerciantes, ademas de la fuerza bruta de los remeros, comenzaron a usar las velas para navegar en todo el mediterráneo, desarrollando por observación, el uso de los vientos como forma de empuje.
Para poder establecer la navegación interoceánica, abandonando el cabotaje característico de la edad media, el conocimiento de los vientos que trazan rutas sobre nuestro planeta se convirtió en imprescindible para los marineros.
Todavía en nuestros dias, el conocimiento de la velocidad y dirección de los vientos es necesaria tanto para la navegación marítima como para los viajes aéreos.
Son parte  de la terminología marina los vientos alisios y contra-lisios, ubicados en relación al ecuador, así como el jet stream de las naves aéreas, que define flujos de viento ubicados a niveles altos de la atmósfera.

LA METÁFORA DE LEONEL

Por medio de la metáfora explicamos  una palabra, idea o situación, usando un lenguaje asociativo, de modo que se establece una relación entre palabras diferentes. 
Estas construyen situaciones imaginativas que se explican por si mismas, la metáfora es conocida como el lenguaje de los poetas.
Ante una pregunta de los periodistas, el ex presidente Leonel Fernández usó este método de expresión, cuando se le cuestionó si estaba planificando presentarse como candidato a las elecciones del año 2016.
¨Yo siempre dejo que las cosas las decida el tiempo, todavía no ha terminado el 2013 y las elecciones son en el 2016, falta mucho…..y yo siempre estaré atento a saber como soplan los vientos¨.

LAS BARCAS HACIA EL 2016

Usando esta misma metáfora, podríamos comparar a los partidos políticos dominicanos como barcas que se dirigen al puerto del 2016, por rutas diferentes y con vientos que los empujan o los detienen, dependiendo de como estén maniobrando los capitanes de estas naves.
Cualquier marinero sabe que la dirección del viento determinará la velocidad de traslación de su nave. Que penetrar en aguas tormentosas podría hacer peligrar el barco y hasta hacerlo naufragar, provocando la perdida de bienes y hasta la vida de los tripulantes.
Como el viaje el largo, ya lo dijo Leonel, y falta mucho tiempo, habría que ver como van llevando los barcos sus respectivos capitanes hasta este momento.

EL BARCO BLANCO

Vientos de tormenta, mares encrespados, motines de la tripulación; son algunas de las situaciones por las que va navegando este barco en las aguas de la política dominicana.
Algunos de los amotinados han sido echados por la borda por el capitán Vargas,  que reasumió el mando a sangre y fuego en el estadio de boxeo Carlos Teo Cruz, hace ya algunos meses.
A pesar de que el capitán rival ha sido sacado del barco por sentencia, muchos de los amotinados junto con el. quedan dentro de la nave blanca por lo que, todavía a estas alturas no sabemos como terminará el tema.
Otras yolitas se están ofreciendo para transportar al expulsado Hipólito, una con las siglas de PRSD  y otra con las de MODA, pero la que realmente el quiere es la que lleva escrita en su proa las letras PRSC, y para eso tiene ratones trabajando a ver si le dan la oportunidad de subirse en ese barco.
El 2014 augura enfrentamientos, sabotajes, cañonazos, rupturas, olas altas y vientos en contra para este barco que parece no tener rumbo.

EL BARCO MORADO

Durante bastante tiempo este barco ha tenido los vientos a favor, su capitán ha sabido mantener la armonía dentro de su tripulación, compuesta por dominicanos, que son especialistas en provocar tumultos y en dividirlo todo.
La dirección de la nave tricolor, donde vamos todos, fue entregada en las manos del Capitán Danilo Medina, quien con manos firmes y seguras transita con mar en calma y da la razón a quiénes apostamos a su elección para dirigirnos.
Muchos creyeron que era inevitable la fricción y enfrentamiento entre Leonel y Danilo, sin embargo, la capacidad política y el ocupar el espacio que le corresponde a cada uno de ellos, ha garantizado la tranquilidad con que nos desenvolvemos como pasajeros del barco nacional.
La nave morada que está siendo reparada, acaba de ser publicar la lista de los aspirantes a ascenso en su la oficialidad, la cual aparentemente se realizará de la forma democrática a que nos tienen acostumbrados.
Las velas enhestadas la llevan con buen viento, algunos ruidos aislados han sido sofocados  y callados, mientras su capitán conduce la nave hacia la meta del 2016.
En una reunión de capitanes de los barcos que acompañan a esta nave, Leonel dejó claro que cada uno de ellos pertenece a un proyecto de nación de largo plazo, donde todos son partícipes en la construcción de una nueva República Dominicana.

SI ES POR LA DIRECCIÓN DEL VIENTO

Este es el panorama naútico del oceano de la política dominicana en este final del año 2013.
Si, nos gustaría asumir las palabras de uno de los grandes de la navegación a vela, William George Ward: ¨El pesimista se queja del viento.El optimista espera que cambie. El realista ajusta las velas¨.
Reajustar la velas es lo mas importante para llegar a buen puerto. 
Manos a la obra.

Leave a Comment