Chispas | NI LEONEL, NI DANILO ESTABAN AHÍ - Chispas

Los miembros del grupo de Hipólito dentro del Partido Rebulú-cionario Dominicano, por boca de sus voceros mas insignes, continúan con la tesis de que la división de su partido es culpa de Leonel Fernández y Danilo Medina.
Es mas, en el dia de ayer, Enmanuel Esquea, habló de un plan concebido por los líderes del Partido de la Liberación Dominicana desde el primer periodo de gobierno de esa organización, es decir, hace casi 20 años.
Vamos a hacer un recuento de los problemas históricos de ese partido, simplemente para demostrar que la división y los enfrentamientos son parte de la genética del PRD y por lo tanto, la fértil imaginación de los pepeachistas es que los hace ver fantasmas donde no existen.

1939: EL PLEITO DE LOS FUNDADORES

El PRD se fundó en La Habana en el año 1939, en una reunión donde se encontraban los principales líderes del exilio opositor a Trujillo: Juan Bosch, Juan Isidro Jiménez Grullon, Angel Miolán, Nicolás Silfa, Enrique Cotubanamá Henríquez, Telma Frías, Virgilio Mainardy Reyna, entre otros.
Su primer secretario general fue el intelectual y médico Juan Isidro Jimenez Grullón. 
Las contradicciones entre este y Juan Bosch llevaron al PRD a su primera división, de donde surge el Partido Alianza Social Demócrata, fundado por el primero, que incluso participó como candidato presidencial en las elecciones de 1962.
Ni Danilo, ni Leonel estaban ahí, porque ni siquiera habían nacido.

1962: LA DIVISIÓN DE LOS COMISIONADOS

Al ser derrocada la dictadura de Trujillo, el PRD envió una comisión a la República Dominicana, su misión: abrir locales, difundir y extender la organización en todo el territorio nacional y así poder convertirlo en un proyecto partidario capaz de alcanzar el poder.
Los comisionados fueron: Angel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo. Corriendo serios peligros para sus vidas, hay que recordar que llegaron al país apenas un mes después del ajusticiamiento del tirano, lograron organizar al PRD en gran parte del país.
Entraron en contradicción con Juan Bosch que seguía en el exilio, produciéndose la segunda división del PRD; Silfa fundó el Partido Revolucionario Dominicano Autentico (terminó aliado al Partido Reformista) y Ramón Castillo fundó el Partido Popular Demócrata Cristiano.
Ni Leonel, ni Danilo estaban ahí; es casi seguro que estaban jugando ¨vellugas¨o al ¨topao¨, no ocupándose de dividir del PRD.

1962: LA DIVISIÓN POR LA VICEPRESIDENCIA

En su primera participación electoral, sólo para la conformación de la boleta que representaría al PRD en las elecciones que se efectuaron el 20 de diciembre de 1962, la división se hizo presente.
En la convención nacional fueron electos Juan Bosch, como candidato a la presidencia y Buenaventura Sánchez a la vicepresidencia.
Sánchez no fue aceptado por Juan Bosch, quien incluso planteó el retiro de su candidatura si no se le complacía en darle la libertad de escoger el, Bosch, su vicepresidente. esto se produjo, siendo Segundo Armando González Tamayo el candidato.
Esto planteó la tercera división del PRD, ya que Buenaventura Sánchez se marchó del partido, siendo apoyado por el comisionado que quedaba, Angel Miolán.
Ni Danilo, ni Leonel estaban ahí; para la fecha todavía andaban por las calles en pantalones cortos y en las vacaciones escolares su actividad principal debió ser el ¨maroteo¨, como hacían los muchachos de la época.

1973: PEÑAGOMISTAS CONTRA BOSCHISTAS

A raíz de la pérdida electoral de 1966, el exilio de Juan Bosch en Europa y el ascenso de la ¨estrella con brillo propio¨ de Peña Gómez, a quien le tocó encabezar al PRD en ausencia de su líder histórico, serias contradicciones grupales e ideológicas se dieron dentro de ese partido.
El resultado fue la renuncia de Bosch en noviembre de 1973, la fundación del PLD en diciembre de ese mismo año y los enfrentamientos que se derivaron de esos hechos.
Bosch y sus seguidores se quedaron a la fuerza con el local nacional del PRD en la capital, y desde ese momento la confrontación entre los dos partidos perdura hasta el día de hoy.
Leonel y Danilo ya estaban ahí.
Eran dos miembros sin nombre ni categoría dirigencia y sin capacidad de influir sobre las decisiones de los históricos perredeístas, que se dividieron una vez mas.

1978: GUZMANCISTAS CONTRA JORGEBLANQUISTAS

A pesar de haber ganado las elecciones de 1978, convirtiendo a Antonio Guzmán en Presidente de la República, los enfrentamientos grupales no cesaron dentro del PRD.
Los cuatro años del gobierno de Guzmán se caracterizaron por la división y pleitos entre las denominadas tendencias; la del propio Guzmán, que intentó llevar a cabo un frustrado proyecto reeleccionista; la del vicepresidente Jacobo Majluta, que esperaba ser apoyado para ser candidato en las elecciones de 1982 y la de Salvador Jorge Blanco, quien al final se impuso en la convención.
El resultado electoral, donde Jorge Blanco fue electo presidente, y sus amenazas de perseguir a Guzmán y su grupo por actos de corrupción cometidos en su gobierno, provocaron que un 4 de julio de 1982, el Presidente cometiera suicidio en la barbería del Palacio Nacional.
Ni Danilo, ni Leonel estaban ahí. 
En esa época es probable que estuvieran trabajando en los círculos de estudio del PLD y dirigiendo el Frente Estudiantil de Liberación, grupo estudiantil peledeísta en la UASD.

1986: JORGEBLANQUISTAS, MAJLUTISTAS Y PEÑAGOMISTAS

Los enfrentamientos nunca cesaron después de la derrota de 1986; por una parte Majluta y sus seguidores culparon a Jorge Blanco y Peña Gómez de la derrota electoral, mientras este último se cansaba de ¨atajar para que otro enlace´y construía su propia tendencia dentro del PRD.
La división llegó al extremo de crear dos nuevas agrupaciones: el Bloque Institucional Social Demócrata, encabezado por Peña Gómez y el Partido Revolucionario Independiente, que presidía Jacobo Majluta.
De por medio, estuvo el enfrentamiento a tiros en el Hotel Concorde (hoy Dominican Fiesta), entre los seguidores de Peña Gómez y Majluta, lugar donde estaba instalado el centro de cómputos de una convención de la que nunca se conocieron los resultados.
En las elecciones de 1990, por un acuerdo entre Balaguer y Peña Gómez, este último readquirió la franquicia del PRD encabezando su boleta y Majluta salió definitivamente de ese partido siendo candidato presidencial del PRI.
Ni Leonel, ni Danilo estaban ahí. 
En esa época hacían campaña con el Profesor Juan Bosch y el PLD, que ya se habían convertido en el principal partido de oposición y fueron la opción de poder en las elecciones de 1990.

1998: EL PLEITO POR LA CANDIDATURA DE LA CAPITAL

Tres pre-candidatos presidenciales se disputaban los espacios de poder en las primeras elecciones de medio termino realizadas en el país dentro del PRD: Hipólito Mejía, Hatuey Decamps y Rafael ¨Fello¨ Suverbí.
Cada uno de ellos apoyó a un precandidato a la sindicatura de la capital, principal plaza política del país; se enfrentaron Julio Maríñez, Miguel Vargas y Eligio Jáquez.
Se realizaron elecciones primarias, de las que tampoco nunca se supo el resultado, con el inicio de los cómputos, que encabezaba Maríñez, se armó la de Troya, impugnando tanto Jáquez como Vargas los resultados y planteándose una nueva división de los rebulú-cionarios.
Peña Gómez, ya afectado de cáncer terminal tuvo que asumir la candidatura y hacer la campaña, muriendo antes del día de las elecciones, siendo electo post morten y heredando el cargo Jhonny Ventura, quien fue propuesto como vice síndico.
Ni Danilo, ni Leonel estaban ahí. 
El primero era Secretario de la Presidencia y estratega principal del PLD y el segundo era Presidente de la República electo en las elecciones de 1996.

2004: HIPÓLITO CONTRA HATUEY

Después de ganar las elecciones en el año 2000 y el fortalecimiento del PRD en las elecciones del 2002, la lucha se centró entre el presidente del PRD Hatuey Decamps y el Presidente de la República Hipólito Mejía.
Envalentonado y endiosado por el circulo de poder, Hipólito compró las dos terceras partes necesarias en el congreso saliente para modificar la constitución y abrirse las puertas para la repostulación.
Esto fue enfrentado desde el PRD por Decamps, quien acuso Mejía de traicionar los principios del partido. 
Dos largos años duró la comedia, hasta que en dos convenciones paralelas fueron electos Mejía, como candidato a la reelección y Decamps candidato del PRD.
El resultado es recordado por todos: la Junta Central Electoral dominada por Hipólito, validó la candidatura de este y Hatuey fue expulsado del PRD en un juicio sumario.
Hipólito fue derrotado y Hatuey se quedó con un partidito, denominado Partido Revolucionario Social Demócrata y el local nacional del PRD.
Ni Leonel, ni Danilo tuvieron nada que ver con eso.
Ambos estaban planteándose volver al poder en las elecciones del 2004, lo que lograron holgadamente.

2012: MIGUEL CONTRA HIPÓLITO

Para las pasadas elecciones del 2012, el PRD se dividió desde sus primarias en dos tendencias casi iguales; Miguel Vargas obtuvo el 48% e Hipólito el 52%, en una interna cuestionada por los perdedores, pero cuyos resultados fueron aceptados en un acto masivo en el Palacio de los Deportes.
Ni Danilo, ni Leonel estaban en ese lugar.
Hipólito y su PPH, creyéndose ganadores de las elecciones desde un año antes, decidieron irse de juerga a Europa y las islas del caribe, era de público conocimiento que ya se distribuían los cargos del nuevo gobierno, olvidándose que Miguel obtuvo casi la misma cantidad de votos que el candidato y por lo tanto era absolutamente necesario integrarlo a la campaña.
Golpearon, minimizaron, desecharon, humillaron e hicieron todo tipo de maldades al grupo de Miguel, estos se alejaron de la campaña y dejaron que el PPH ganara solo, si era capaz de hacerlo, las elecciones.
Ni Leonel, ni Danilo estaban en esos viajes.
Al ser derrotados por el PLD y sus aliados, Hipólito y su grupo, en vez de hacer una crítica interna y buscar la unidad partidaria, intentaron expulsar a Miguel, quien era el presidente del PRD, no solo de su cargo sino del mismo partido.
Este, al verse agredido, se defendió con los recursos que pone en sus manos la constitución y las leyes: ¨nadie puede ser expulsado de una organización sin antes cumplir con el debido proceso¨.
Ni Danilo, ni Leonel estaban ahí cuando se cometieron esas torpezas.
Miguel Vargas fortalecido por la sentencia del Tribunal Superior Electoral y ratificado en su cargo, se dedicó a contar votos en los organismos y expulsó a Hipólito, suspendió a Orlando, Geanilda y Andrés Bautista.
Luego convocó con las listas en la mano al Comité Ejecutivo Nacional y los sustituyó; después convocó a la Comisión Política de forma casi clandestina, pero con la mayoría numérica y nombró una comisión organizadora de la convención a su medida.
No vimos a Leonel, ni tampoco a Danilo en ninguna de esas reuniones.

DEJENSE DE TONTERÍAS

Ni es Danilo, ni es Leonel señores perredeístas, son ustedes los que por su condición de pequeños burgueses arribistas, reaccionan políticamente de acuerdo a sus intereses particulares y han sido incapaces de construir un partido donde el colectivo esté por encima de lo individual.
No busquen afuera lo que está dentro, ni hagan mas el ridículo acusando a los demás de lo que son sus faltas.

Cuanta razón tenía Joaquín Balaguer cuando dijo: ¨por este otro lado (el del PRD) se va al caos y al desorden¨.

Leave a Comment