Chispas | OBAMA: ¨ATRAPADO Y SIN SALIDA¨ - Chispas

Habría que ponerse en los zapatos del Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, para entender su reticencia a mezclarse en el conflicto bélico que afecta el siempre problemático oriente medio.
Obama, ganó las elecciones en el año 2008 bajo la promesa del retiro completo de las tropas norteamericanas de las guerras de Irak y Afganistán, por lo que involucrar a las fuerzas armadas de su país en una guerra declarada contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), debe haber sido una de sus decisiones mas difíciles.
En este año se conmemora el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, que estalló después de la muerte del heredero de la dinastía de los Habsburgo, Francisco Fernando, a manos de un anarquista en las calles de Sarajevo.
Ese hecho provocó que el Imperio austro-hungaro declarara la guerra a Serbia y como un dominó naciones e imperios, por diferentes motivos, se unieron a la llamada Gran Guerra, provocando mas de 9 millones de muertos y el cambio mas importante, desde el punto de vista geopolítico, que se ha producido en el mundo hasta el día de hoy.
Lo que está ocurriendo en el Medio Oriente se inició con los levantamientos civiles en contra de Bashar al-Assad, inspirados en la denominada Primavera Arabe, que ya había derrocado a los gobiernos de Túnez y Egipto y estaba camino a derrotar al dictador de Libia Muamar el Gadafi.
Sin embargo, el conflicto en Siria desembocó a una guerra civil donde se enfrentan las tradicionales sectas en que se dividió el Islam a la muerte de Mahoma: sunitas y chiítas.
Bashar el-Assad es el heredero de la dictadura de su padre, Hafez al-Assad, quien gobernó Siria durante treinta años, ambos son miembros de la secta chiíta alauíta, que solo practica el diez por ciento de la población Siria, el setenta por ciento de los sirios son sunitas, diez por ciento kurdos, diez por ciento cristianos y tres por ciento drusos.
A medida que se ha desarrollado la Guerra Civil en Siria, se han ido formando los bandos de un conflicto que amenaza con extenderse a toda la región.
La ocupación de parte del territorio de ese país y la ineficacia del ejercito de Irak en contener a los fundamentalistas islámicos, es lo que constituye el nuevo Estado que provoca a occidente a participar en la guerra.
El regimen Sirio, es apoyado por el gobierno chiíta de Irán y su aliado tradicional Rusia, que ya advirtió de que la participación de la OTAN en bombardeos en territorio de ese país, sería considerado un acto de guerra que no iban a permitir.
¿Cómo la guerra civil de Siria desembocó hasta este conflicto multinacional?, pues el intento de los rebeldes de derrocar al régimen de al-Assad, llevó a sus aliados chiítas de Irán y Hezbollah (un grupo islámico aliado a Irán en el Líbano) a desplegar tropas y armamento para sostener al gobierno sirio, que sin su ayuda resultaría vencido por los rebeldes.
Por otro lado se fueron agregando a los que luchaban contra el régimen sirio, miles de irregulares desprendidos de Al-Qaeda y de confesión suníta, que son los integrantes del ejercito que asumió el control de parte del territorio de Siria y trasladó la guerra a Irak, que era gobernado por un impopular gobierno de confesión chiíta.
Este ejercito irregular se ha apoderado de varias ciudades de Irak, a las que ha declarado parte del nuevo califato islámico, cuya cabeza es el denominado Califa Bakr al-Bagdhadi que amenazó con extender sus dominios a Irán, Israel, Jordania y otros países de la región.
Con el uso de internet para transmitir en vivo la decapitación de dos periodistas de nacionalidad norteamericana y dos cooperantes secuestrados de británicos, los terroristas que dicen gobernar en nombre del ISIS han logrado levantar a la opinión pública en los países occidentales y presionar al Presidente Obama y el Primer Ministro Cameron a actuar e involucrar a sus países directamente en el conflicto.
Los países occidentales, lidereados por los Estados Unidos, coinciden en la guerra declarada contra el ISIS, con aliados tan extraños como el gobierno chiíta de Irán, el grupo Hizbollah del Líbano, Rusia y hasta el mismo régimen sirio de al-Assad, que está enfrentando a los fundamentalistas islámicos en parte de su territorio.
En esta extraña mezcla, Rusia ya envió un grupo de asesores militares y aviones cazas de su fuerza aérea para ayudar a su aliado sirio en la guerra y los Estados Unidos comenzaron a bombardear posiciones del ISIS cercanas a la capital de Irak en el día de ayer.
El ejemplo mas notable de la colaboración de enemigos tradicionales, aliados ahora en la destrucción del Estado Islámico, es la lucha por la reconquista de la ciudad de Amerli, donde tropas del ejercito de Irak, las milicias chiítas de Hizbollah y tropas kurdas en colaboración con Irán, son apoyados por los aviones de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que bombardean las posiciones del ISIS.
Mas de treinta países se reunieron en Paris para formar la coalición en contra del Estados Islámico de Irak y el Levante, aunque se duda que la decisión manifiesta de Obama de destrucción total de los fundamentalistas se haga una realidad en el corto plazo, por las dificultades que existen sobre el terreno y la negativa a involucrar tropas terrestres de parte de los Estados Unidos.
A largo plazo, el problema es como salir del conflicto que produjo Mahoma al no designar a un heredero, y que dividió el Islam en las dos ramas que se han disputado violentamente su legado: los chiítas representados principalmente por Irán y los sunitas que son mayoría en los demás países islámicos, muy especialmente en los ricos estados petroleros del golfo pérsico.
Parece que Obama está como el título de la obra maestra de Milos Forman, protagonizada por Jack Nicholson, ¨Atrapado y sin salida¨.

Humberto Salazar

Leave a Comment