Chispas | ¿POLITICOS PARA QUE? - Chispas

Es posible que muchos dominicanos se estén preguntando ¿para qué sirven los políticos?; si caminamos por las carreteras del país o escuchamos los medios de comunicación masiva, pues muchos diríamos que solo sirven para aspirar.
Para nosotros, es inconcebible que un partido político solo sirva para satisfacer las aspiraciones personales de quienes quieren ocupar un cargo público, y en la República Dominicana solo se considere que un político tiene éxito cuando está en capacidad de brindar dádivas para ganar votos.
¨La política no es una especulación; es la Ciencia mas pura, y la mas digna de ocupar las inteligencias nobles¨ escribió una vez el creador de nuestra nacionalidad, Juan Pablo Duarte.
Quien pensó esas palabras, fue una persona que estuvo dispuesta a entregarlo todo porque decidió abrazar una causa.
Pudo quedarse a disfrutar de los placeres de la vida en Europa, desarrollar los bienes de su familia y ser rico y poderoso, luchar para una vez llegada la independencia ser el Presidente de la Junta Central Gubernativa e imponer su voluntad.
Hizo todo lo contrario, actuó de acuerdo a los valores que motivaron su sacrificio, lo cuáles nunca abandonó, murió pobre y desterrado, pero hoy día, de todos los que participaron en la gesta independentista, es el único que trasciende por su firme voluntad de defender sus ideas.

ARISTOTELES Y LA POLÍTICA

El tratado mas antiguo, de que se tiene noticia sobre la política, lo escribió Aristoteles en Grecia. 
En sus palabras están descritos los roles que corresponden a los seres humanos organizados en la ciudad.
Recuérdese que era la época de las ciudades estado, de las cuáles Grecia era la mas importante; las comunidades se agrupaban para poder competir comercial y militarmente con sus rivales y necesitaban tener un mínimo de estructuración interna.
El sabio griego ubica a la filosofía política como una derivación de la ética y plantea una diferenciación entre la polis o ciudad, donde están todos los ciudadanos y el núcleo familiar, a cuya pertenencia se llega por vinculación sanguínea.
De los planteamientos de Aristóteles queremos rescatar los conceptos de democracia, donde el poder proviene directamente de los ciudadanos y de oligarquía, que es cuando el poder se concentra en las manos de unos pocos elegidos.
Y estos conceptos quisiéramos usarlos como marco de referencia, para analizar en base a sus acciones, cuál es la motivación de muchos de nuestros dirigentes políticos para participar en esta actividad, que en su sentido mas estricto no es mas que un compromiso con el servicio publico.
Si analizamos la inmovilidad de la dirección de los partidos políticos en la República Dominicana, la casta que los gobierna, los nombres que se repiten tienen las características de una oligarquía mas que de una democracia.
LA OLIGARQUIA PARTIDARIA DOMINICANA

El origen personalista, fruto de el atraso que produjo la dictadura de Trujillo, de nuestro sistema de partidos políticos, todavía no se ha podido superar ya que existen cúpula partidaria oligárquicas, parte de una generación que se resiste a ser sustituida.
No estamos hablando de edades, es de una forma de pensar y actuar; donde la disidencia es aplastada y los mejores cerebros echados a un lado porque lo que importa es aspirar a enriquecerse y con esto, tener capacidad para reparto de las migajas que sobran de las abundantes cuentas bancarias personales. 
En el mundo político dominicano, hace tiempo se perdió la lucha por los valores colectivos, lo que importa es el promoción individual de candidaturas a cualquier cosa.
Vimos con desagradable sorpresa,  como los puestos para ser miembros del comité central del Partido de la Liberación Dominicana, se disputaban como si fuera de vida o muerte pertenecer a ese organismo. 
A ninguno de los postulantes lo escuchamos debatir su motivación para construir un mejor partido, antes bien, su único objetivo era poder insertar después de su nombre el apellido de ser miembro del comité central, es decir, ya tengo mi carnet como parte de la oligarquía partidaria.
En el Partido Revolucionario Dominicano, la situación es peor, la confrontación personal entre Miguel Vargas e Hipólito Mejía, ha llevado al partido mas antiguo del país a otra división, ahora es el PRD institucional y la Convergencia Peñagomista.
Agregando a Luis Abinader, solo escuchamos de las aspiraciones a ser candidatos a la Presidencia de la República, sin contacto con la población, nada preocupados por los problemas colectivos, sin capacidad de buscar consensos y participar dignamente en el axioma democrático de gobierno-oposición, su compromiso es con la necesidad imperiosa de llegar como viejos caudillos a terciarse ¨la ñoña¨ como despectivamente llaman a la banda presidencial tricolor.
Y del Partido Reformista Social Cristiano ni hablar, en esa agrupación solo se piensa en como quedar dentro del gobierno en las próximas elecciones, no importa con quien sea, ya me uno al PRD en la alianza rosada, como me voy con el PLD en el año 2012, y presumo de ir con candidato propio con el único objetivo de chantajear y sacar mayores tajadas de poder.
Los mismos que hablan de camino propio son presidentes de bancos, embajadores, ministros, empleados de segunda y tercera categoría, en una rebatiña vergonzosa de un partido que esta al borde de la disolución.

VIVIMOS EN EL PARAÍSO

Este es el cuadro de la actividad política en el país, si caminamos nuestras calles y carreteras pareciera que vivimos en el paraíso terrenal y todos nuestros problemas están resueltos.
Las caras de los precandidatos se asoman sonrientes en cada esquina, los integrantes de las oligarquías partidarias con mas de dos años de anticipación ya están mostrando sus dentaduras blanqueadas con el photoshop, como si el centro de atención de todo el país, debería ser seguir inflando sus egos y sueños.
Hace tiempo que resolvimos el grave problema eléctrico, un subsidio que se calcula será de 2,200 millones dólares este año 2014; total ese dinero nos sobra de las arcas públicas porque todas las necesidades están resueltas.
También se solucionó la baja calidad de los contenidos que en materia educativa, es el sello distintivo de las escuelas dominicanas a todos los niveles; ahora nuestros jóvenes compiten con los coreanos, japoneses y chinos por las mejores calificaciones en los indices PISA.
Y no digamos del sistema sanitario, funciona en competencia con los mejores del mundo; no hay copagos, los medios diagnostico están por doquier, la asistencia es universal y el sector publico es tan eficiente que los funcionarios de gobierno prefieren atenderse, ellos y sus familiares, en los hospitales antes que en la clínicas privadas.
Nuestra economía va viento en popa, somos un país que no tiene que presentar presupuestos deficitarios por la baja presión tributaria que tenemos, la calidad el gasto es medida en función del desempeño y llegan las misiones del FMI para aprender del milagro dominicano.
Y todo esto en un ambiente de seguridad ciudadana ideal, bajísimos niveles de desempleo, un sistema de pensiones que nos permitirá retirarnos a tener una vida digna si llegamos a la ancianidad y todas las bondades que brinda ese milagro caribeño..
Como esta es la situación dominicana, ya entendemos porque la oligárquica clase política dominicana solo se ocupa de querer administrar tan eficientemente este paraíso terrenal y preocuparse de quien será el próximo Presidente de la República.

Leave a Comment