Chispas | PRIMERO DE MAYO: DÍA DEL OBRERO - Chispas

La conmemoración del primero de mayo como día del trabajo en esta parte del mundo, es parte del recuerdo de la lucha de los obreros en los albores de la revolución industrial por mejores condiciones para ejercer sus labores productivas.
Recuérdese que hablamos del siglo XIX, donde las fabricas con procesos industriales derivados de la invención de nuevas máquinas movidas fuerzas desconocidas hasta entonces, tenían jornadas corridas de 12 y hasta 16 horas de trabajo.
Del análisis económico y filosófico que representaba el trabajo, surgieron en esa época, dos escuelas de pensamiento, que hasta fines del siglo XX se enfrentaron en todos los escenarios para imponer su visión del mundo.
Adam Smith, el fundador del pensamiento clásico del liberalismo económico, planteó en el inicio de la Revolución Industrial, que el trabajo era la medida exacta para medir el valor de una mercancía. 
Es decir, para el pensamiento liberal, en cada producto hay un valor incluído que es el trabajo de un obrero, el cual, lo único que incorpora al proceso productivo es su fuerza de trabajo ya que, esa fuerza, es el único bien que posee y es el único valor que está en capacidad de aportar.
Carlos Marx en cambio, plantea que el dueño del capital compra esa fuerza de trabajo, pagando su valor de cambio por los productos producidos y obteniendo una ganancia producida por la plusvalía generada por la fuerza del obrero.
Para Marx, que no era un economista, como el mismo lo admitía y se identificaba como un revolucionario, el capitalismo solo era el camino hacia una sociedad sin clases, ya que, la fuerza obrera se impondría sobre los capitalistas, puesto que su papel representaba el principal en el valor, era imposible, según el pensamiento marxista, intercambiar dinero por mercancías y luego mercancías por dinero y obtener ganancias, de ahí lo imprescindible de la fuerza de trabajo.

LA LUCHA DE CLASES Y EL PRIMERO DE MAYO
Lo anterior era el debate que se producía en pleno siglo XIX, la lucha entre los capitalistas que hacían trabajar a los obreros en largas jornadas para la obtención de mayores beneficios económicos, y los obreros organizados quienes luchaban por mejores condiciones de trabajo.
Chicago era la segunda ciudad mas industrializada de los Estados Unidos y el movimiento obrero reclamaba que se impusieran jornadas divididas en ocho horas: ocho horas para el trabajo: ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa.
El primero de mayo de 1886 se declaró una huelga en esa ciudad, exigiendo la implementación de las jornadas de ocho horas, y el día 4 de mayo se reunieron miles de obreros en Haymarket Street, lo que terminó con una serie de incidentes donde murieron una cantidad indeterminada de obreros y un oficial de la policía.
En 1889, durante la Primera Internacional Socialista (Congreso Obrero Socialista) celebrada en Paris, fue aprobada la moción de declarar el día primero de Mayo de cada año, como Día Internacional de los Trabajadores en conmemoración homenaje a los que llamaron los  Mártires de Chicago.
Antes de esto,  en 1882, a propuesta de la Labor Union de los Estados Unidos, se celebra el primer lunes del mes de Setiembre de cada año como el Labor Day, o día del trabajo, que fue impulsado por los países líderes de la revolución industrial, ademas de la Unión Americana, el Reino Unido y posteriormente Canadá, como una fecha paralela en los países capitalistas.
Es decir, las diferencias marcadas entre el pensamiento económico político capitalista y socialista, también se manifiesta en la celebración de la importancia del valor del trabajo en sus propuestas de soluciones político económicas a los diferentes países.

UNA CELEBRACIÓN DE LA GUERRA FRIA

Por su origen basado en dos concepciones políticas enfrentadas ideológicamente, los países donde se desarrollaba el sistema socialista, especialmente la Unión Soviética y sus satélites. los días primero de Mayo eran el símbolo del triunfo de la clase obrera sobre los capitalistas.
Durante los años de la Guerra Fria y la confrontación ideológica este-oeste, aparecían los líderes del mundo comunista, encabezando desfiles militares, alabando las bondades de su sistema de gobierno y glorificando a los obreros y proletarios, teóricamente dueños y señores de esas sociedades, que se encaminaban al ideal comunista de crear espacios geográficos donde no existieran las clases sociales.
Por su lado, en los países capitalistas, se hacia sentir la fuerza de los obreros organizados en sindicatos, quienes realizaban desfiles reivindicativos, acompañados por las banderas rojas del movimiento obrero, que causalmente era el mismo color que usaban casi todos los partidos comunistas de occidente.
El color rojo del movimiento obrero, fue adoptado en el Primer Congreso Obrero Socialista, como homenaje a la sangre vertida por los muertos en Chicago en los enfrentamientos del 4 de mayo y el posterior ajusticiamiento de los acusados de provocar los desordenes.

LA TIBIEZA DE LA ACTUAL CELEBRACIÓN

Después de la caída del gigante comunista en 1989 y paradójicamente la integración de China a la economía mundial, usando el valor de la fuera de trabajo de sus millones de habitantes en jornadas de trabajo interminables, ha disminuido el entusiasmo por la revolución mundial y por la celebración del primero de Mayo.
Es probable que en el dia de hoy solo veamos desfiles glorificadores de la clase obrera y alabanzas al comunismo y socialismo en países tan mal gobernados como: la dictadura de los ancianos que aun permanece en Cuba, el ¨carajito¨ psicópata  que heredó el poder en Corea del Norte, el incapaz que desgobierna Venezuela y algunas otras rémoras fracasadas del pasado.
Sabemos que es difícil aceptarlo para varias generaciones ideologizadas en las utopias revolucionarias y las mentiras del marxismo leninismo, pensamiento Mao Tse Tung o no, pero el capitalismo triunfó como sistema económico y la democracia liberal derrotó a la dictadura del proletariado.
Esta es la razón por la que hoy veremos las mismas declaraciones de siempre, de los mismos dirigentes obreros aburguesados de siempre y en nuestro país, solo un fin de semana largo para ir a la playa o quedarse en su casa el próximo lunes.
Porque parece que Adam Smith tenia razón: el hombre es egoísta por naturaleza.
 

Leave a Comment