Chispas | QUIQUE ANTÚN EL SEPULTURERO DEL PRSC - Chispas

Muchos de los que no conocen las interioridades del partido del gallo se preguntan sobre el inicio de su declive electoral y quiénes son los responsables de la muerte, al parecer,  inevitable de lo que fue la organización política conservadora mas importante del pasado siglo.
Existen dos episodios que, añadidos a la disminución física de Joaquín Balaguer, marcan históricamente el inicio del la agonía del Partido Reformista Social Cristiano.
Estos son: la traición y venta al PLD en la primera vuelta electoral, que realizó el jefe de la campaña del candidato Jacinto Peynado en el año 1996,  señor Quique Antún, junto con el protagonismo descarado que asumió ese mismo personaje en la realización del Frente Patriótico para la segunda vuelta de las elecciones de ese año.

CAMPAÑA INTERNA DE 1995

En las primeras elecciones primarias realizadas por el PRSC, sin la presencia de Joaquín Balaguer, se enfrentaron Jacinto Peynado y Carlos Morales Troncoso; el señor Federico Antún (Quique) era el secretario político del partido y se suponía debía servir de arbitro del proceso, ya que, el llamado ¨anillo palaciego¨, adversaba de modo radical al entonces vicepresidente de la República, Peynado, y se manifestaba a favor de Morales.
El señor Antún, tomó partido a favor de Peynado, entregando información privilegiada del proceso interno, con el objetivo de quedar posicionado frente al candidato después de las primarias que se realizaron en el mes de octubre del año 1995.
El resultado es parte de la historia: Peynado ganó con casi el 60% de los votos y como premio al señor Quique Antún por la traición a Morales, cometió su primer error de una campaña que estuvo destinada al fracaso: lo convirtió en su Jefe de Campaña.

CAMPAÑA DE 1996

Lo cierto es que la campaña de Jacinto Peynado, con el ingreso del señor Antún, entró en una fase de deterioro y disminución del favor del electorado, puesto que lo enemigos del candidato asumieron los principales puestos de dirección.
Siempre sostuve que esa era una muy mala decisión, ya que para una persona que aspiraba a sustituir a Balaguer como líder del PRSC, en este caso Antún, su objetivo no sería llevar al candidato a un buen resultado electoral, sino trabajar para evitar el triunfo de Peynado y conseguir ganancias personales en una campaña que sucumbió desde que se conformó el equipo electoral.
Mientras el equipo de ¨muchachos¨, que así nos llamaban los jurásicos del partido, era echado a un lado y sustituido por los que habían estado en contra de la candidatura, tendríamos al final que asumir clandestinamente el trabajo de campaña, pues Quique y su grupo nos abandonaron tempranamente para conspirar en contra del candidato.

ALGUNOS EJEMPLOS

Quique Antún nunca se puso una gorra que promoviera a Peynado, recuerdo como ahora que asistía a las pocas actividades de campaña con una gorra colorada que solo decía PRSC, parece que le daba vergüenza promover al candidato de quien aceptó la jefatura de campaña.
Quique Antún fue uno de los que promovió la escogencia de Maribel Gassó como candidata a la vicepresidencia, un error terrible, que provocó la división definitiva del partido en medio de la campaña.
Con una famosa encuesta en la mano, en una reunión con Peynado, lo convencieron de que era la persona adecuada, cuando el partido pedía a gritos que el candidato a la vicepresidencia fuera Eduardo Estrella y el líder y fundador del partido sugirió a Carlos Morales.
Ahora,¿ porque el señor Antún promovía la escogencia de una extrapartido sin ningún tipo de experiencia política?, por egoísmo e intereses personales; sabía que si el candidato era Eduardo, este se promovería inmediatamente como el líder joven sustitutivo de Balaguer y eso, Quique Antún, no podía permitirlo.
Y si Peynado complacía a Balaguer escogiendo a Carlos Morales como candidato a la vicepresidencia, este se convertiría en el candidato a la presidencia seguro en el año 2000 y a esa posición, como se demostró posteriormente, aspiraba el propio Antún.
Es mas, Peynado llegó hasta a pedirle la cédula personal de identidad a Eduardo Estrella para inscribirlo como su compañero de boleta y un autobús vino desde Santiago con los principales dirigentes de las provincias del Cibao, para celebrar en la capital una boleta que sumaba las dos principales ciudades del país y daría un impulso a la campaña.
Pero la decepción y el desengaño fue el resultado de las maniobras de Antún, quien al convencer a Peynado de cometer ese trágico error, prácticamente condenó al PRSC a su peor resultado electoral hasta ese momento.

UNA EXPERIENCIA PERSONAL

En mi condición de encargado operativo de la campaña, a la fuerza porque Quique Antún promovía a Leo Matos Berrido, era responsable de las movilizaciones y organización de todas las actividades de Peynado, fui su jefe de campaña en las primarias internas.
Mientras caminaba al frente de una caravana en la ciudad de Puerto Plata, se me acercó Quique Antún, encerrado en una camioneta roja con los vidrios oscuros y aire acondicionado, para saludarme.
Debo decir, que el no participaba de las movilizaciones, y en este caso estaba parqueado en una boca calle dentro de la ruta que transitaba la multitud que acompañaba a Peynado.
Me invitó a subir al vehículo, a lo que me negué, porque era mi responsabilidad encabezar caminando, la ruta de la caravana pues era el responsable principal, solo me dijo, delante de testigos que están vivos y son todavía parte del partido, Humberto: déjate de hacer tanto esfuerzo que esta campaña está perdida, es imposible remontar la desventaja que llevamos.
Yo recuerdo que le dije: Si Quique podría estar perdida, pero algunos tenemos una responsabilidad personal de la cual no podemos sustraernos, yo no voy a mirar esta campaña como lo hace tu desde un vehículo con aire acondicionado.

LA SOLEDAD DE UNA CAMPAÑA

Las reuniones clandestinas del señor Antún y otros ¨dirigentes¨ del PRSC durante la campaña electoral de 1996 con el Partido de la Liberación Dominicana antes de la primera vuelta electoral son de todos conocidas.
En el caso de quien escribe, pongo como testigos a Leonel Fernández, Danilo Medina, Temo Montás, Daniel Toribio o cualquier dirigente del PLD,  si alguna vez cruzaron alguna palabra conmigo o estuvieron en una reunión donde mi persona estuviera presente, o si tan siquiera me conocieron o saludaron personal o telefónicamente antes de la segunda vuelta de esas elecciones, eso nunca sucedió porque aprendí en mi casa a ser serio y responsable y dar la cara siempre en todas mis acciones.
Quique Antún se desapareció de la campaña electoral mucho antes de que esta terminara, fuimos nosotros, quienes tuvimos que ir a Santiago, donde estaba viviendo Joaquín Balaguer en el mes de mayo de 1996, a buscar los recursos económicos para que se pudieran realizar los mítines de cierre de campaña.
Tuvimos que rogar, ya que, como todo candidato destinado a perder, la mayoría de los fósiles del PRSC ya tenían un acuerdo con el PLD y no teníamos dinero para movilizar el partido.
Estos recursos nos fueron entregados por el señor Guaroa Liranzo, gestionados por Eduardo Estrella, quien en ese momento demostró mas amor a su partido que muchos se los sepulcros blanqueados que hoy lo dirigen, y fueron entregados en la sala de la casa del candidato con su esposa y algunos familiares de testigos.
Como todos están vivos a Dios las gracias, quiero dejar este escrito como prueba de lo que ocurrió y que cualquiera que se sienta en condición de desmentirme que lo haga con las pruebas de que esto no ocurrió de este modo.

LOS RESULTADOS ELECTORALES

Un candidato abandonado por la estructura de su partido, por quien Joaquín Balaguer no votó y  traicionado por quien fungía de jefe de campaña, estaba destinado a una pérdida electoral desastrosa.
Sólo que el destino quiso que se realizara una segunda vuelta electoral donde todos se quitaron la careta y se levantó el telón de la farsa que habían montado desde el partido del gallo contra su propio candidato.
Quique Antún reapareció sosteniéndole el micrófono a Balaguer en el acto del Frente Patriótico, consumando lo que habían sido sus conversaciones con el PLD en medio de la campaña electoral.
Una campaña es lo mas parecido a una guerra, solo que por medios cívicos, a un soldado u oficial que promueva acciones como las que realizó el señor Antún, se les llama traidores, y la pena en un conflicto bélico, es el fusilamiento.
Todos los jurásicos desaparecidos se integraron inmediatamente a las labores de promoción del candidato del PLD, que era Leonel Fernández, persona que quien escribe no conoció personalmente hasta semanas después, pues no me encontrarán entre los asistentes al acto del Frente Patriótico.

LOS PREMIOS A LA TRAICIÓN

Cuando el PLD ganó las elecciones fueron corriendo a buscar sus premios, ante la negativa de Balaguer de aceptar cargos, explicado por Leonel en un articulo hace pocos días, algunos  usaron testaferros y otros alegremente ingresaron al gobierno peledeista.
La CAASD fue el premio del ¨gallero¨, dos consulados en Puerto Rico para el ¨cañón de Higuey¨, el consulado de Panamá para ¨Putico¨, el consulado de Hamburgo para la ¨Lilección¨ y así sucesivamente.
Quien se negó a recibir ninguna prebenda o privilegio durante esos años fue Humberto Salazar, a pesar de que se me ofrecieron cargos públicos en varias ocasiones, siempre me negué bajo el argumento de que podría parecer que había abandonado a Peynado por un cargo público, cuando lo hice por disciplina partidaria, por lo que me recluí en mis labores privadas.
Es mas, cuando se me llamó a asumir la jefatura de la campaña de Amable para la Liga Municipal Dominicana, también me negué a aceptar ningún cargo en ese organismo, ahí están mis testigos: Leonel, Danilo; Temo, Amable y otros dirigentes y amigos del PLD y el PRSC.

COLOFÓN

Quise hacer esta historia en primera persona porque son muchos los que me han preguntado el porqué de mis artículos sobre ¨el gallero¨ y sus andanzas. 
Simplemente es un ejercicio retórico y de memoria porque nadie, especialmente Quique Antún, puede darme lecciones de sacrificio y trabajo en el PRSC, lo hice voluntariamente y sin pedir nada a cambio.

Soy un seguidor de Leonel Fernández porque siempre me ha dicho la verdad, me ha respetado, me ha demostrado una amistad por encima de las dificultades y lo considero un amigo, a quien, si tengo algún día que tocar su puerta, cosa que no he hecho nunca, se que tendré una mano que me ayudará, sin ningún tipo de interés.
Si algo he ganado en la actividad política, es contar con la amistad de personas tan valiosas como Leonel, Danilo, Margarita, Johnny Jones, Jacinto Peynado, Carlos Morales, Louis y Miguel Bogaert, Diogenes Rodriguez, y muchos otros, de quienes me siento privilegiado de haberlos conocido y tratarlos.
Tanto Leonel Fernández como Danilo Medina, saben que nunca los he visitado para pedir un favor personal ni tratar de conseguir un cargo público, los decretos con que me han honrado, solo los he recibido en los gobiernos del PLD, han sido de su propia iniciativa.
No hay precio para comprar mis ideas, se ganar y perder elecciones, ahora, no le acepto irrespetos a nadie, y el señor Antún intentó irrespetarme.
Quien escribe estos artículos si es verdad que no tiene techo de cristal, los que los tienen que los cuiden porque las pedradas seguirán.
¨La suerte está echada¨

La próxima semana seguiremos con la serie: ¨Las aventuras de un gallero tramposo¨.

Leave a Comment