Chispas | ROMPISTE EL ¨DISPARATÓMETRO¨ AMIGO MIO - Chispas

El diputado Vinicio Castillo Seman ha estado en la línea de fuego desde que asumió como diputado de la Fuerza Nacional Progresista, al someter un proyecto de resolución donde pide que se declare de prioridad nacional la construcción de una división física en la frontera dominico-haitiana, para controlar la migración y el comercio entre los dos países.
El tema de la migración haitiana descontrolada es tan evidente, que el primero que se pronunció a favor de la construcción de un muro para estos fines, fue el Ministro de las Fuerzas Armadas Sigfrido Pared, quien conoce muy bien las precariedades que afectan a los militares que cuidan nuestra virtual línea fronteriza.
De todas las opiniones a favor y en contra, la que rompe el ¨disparatómetro¨ es el comunicado emitido ayer por el Movimiento Izquierda Unida (MIU), donde acusa a intereses israelíes de estar detrás de la propuesta de la FNP.
La Constitución dominicana cuando define las atribuciones del Congreso de la Nación en su capitulo III, articulo 93, numeral (1), letra (r) dice lo siguiente: ¨Pronunciarse a través de resoluciones acerca de los problemas o de las situaciones de orden nacional o internacional que sean de interés para la Republica¨.
Es decir, lo que ha hecho Vinicio Castillo Seman es hacer ejercicio de la función legislativa, que es inherente a su función como miembro de la Cámara de Diputados, proponiendo un proyecto de resolución, que expresa la preocupación, del partido que representa,  en un tema que, como la migración, considera es de alto interés nacional.
Cuando la comisión, a la que fue enviado el proyecto de resolución, de su informe y este sea presentado al pleno de la Cámara, entonces será aprobado o rechazado por el voto mayoritario de los legisladores presentes.
En caso de que se apruebe, será publicado para que haya constancia de que la Cámara de Diputados se pronunció sobre el tema migratorio y considera que es prioritario construir una barrera física en la línea fronteriza entre República Dominicana y Haití.
Por ahora, ahí terminaría el tema, así que inventarse de que ese proyecto, es un plan de una compañía israelí, como parte de una conspiración internacional para obtener beneficios económicos, como publicó ayer Izquierda Unida, es uno de los disparates mas grandes que hemos leído o escuchado sobre este tema.
Para oponerse a la idea de construcción del muro, que sería la continuación del que construyó el gobierno haitiano en Elías Piña, traen por los pelos ejemplos de, lo que ellos dicen son los muros fracasados en el mundo, olvidándose de que cada país tiene una realidad concreta que plantea soluciones a través de autoridades, con potestad para ello, en ejercicio de la soberanía nacional.
Esta opinión de los ¨comunistas del siglo XXI¨ no debe de extrañar, porque su costumbre no es debatir en democracia, donde ¨la soberanía reside exclusivamente en el pueblo de donde emanan todos los poderes¨ (Constitución Dominicana Artículo 2), sino que un grupito de predestinados imponga su decisión sobre los demás.
Lo que importa aquí no es la opinión de comunicadores, políticos, dirigentes empresariales, sindicales o de cualquier otra índole, en un tema tan sensible que esa soberanía popular es la que debe ser consultada y para eso el articulo 210 de la Constitución establece la figura del referéndum.
No hay que inventarse tantas tonterías, en su momento el Congreso apruebará la ley de convocatoria del referéndum y que sea el pueblo con su opinión ejerza su poder y diga lo que quiere sobre este tema.

Leave a Comment