Chispas | SANGRE ROJA EN LA MARQUESINA COLORADA - Chispas

Martes medio día, en el local de la franquicia colorada se celebra una reunión encabezada por el que ahora llaman ¨el presidentico¨: Sergio Cedeño, personajillo que se ha hecho dueño y señor de los pasillos y oficinas del vetusto edificio de la Avenida Tiradentes.
El periodista Roberto Brito, encargado de prensa del PRSC, está nervioso porque se acerca la hora de su programa en Telefuturo, y decide pedir permiso para retirarse, ya que el tiempo en televisión no espera a que terminen las peroratas interminables de los teóricos de pacotilla.
Solo bastó que Brito abriera la boca para que Cedeño, quien cual veleta ha caminado por todos los partidos políticos del país, le gritara autoritariamente: ¨de aquí nadie se va, aquí hay que terminar la reunión para poder pararse de esa silla¨.
No sabemos si estaba resacado o bajo en influjo de sustancias olorosas, todos conocemos las tendencias a la noche y a la bohemia de Cedeño, pero desde que llegó al local colorado en el día de ayer gritaba improperios a diestra y siniestra.
Es mas, ¨el presidentico¨, se encontró en los pasillos con dos infelices reformistas de los muchos que ha cancelado desde que fue designado por ¨el gallero¨, y gritó a voz en cuello: ¨búsquenme al administrativo que me preparen de nuevo la cancelación de estos dos, no los quiero ver por aquí. No vuelven y no vuelven, aquí el que manda soy yo¨.
Al ponerse de pie Brito, no obstante la advertencia de Cedeño, este último brincó por encima de todo el mundo y se dirigió a la puerta gritándole: ¨si sales de aquí nos vamos a matar como dos perros, te voy a romper la boca come mierda¨.
Varios de los asistentes a la reunión intervinieron para agarrarlo, porque se le quería abalanzar encima al periodista, mientras amenazaba: ¨cuando te vea allá abajo te voy a romper la boca¨.
Al tiempo que gritaba improperios y malas palabras, intentaba quitarse el saco para dizque irse a los puños en contra de Brito.
¨No te vayas¨  decia  ¨ven a matarnos coñooooo¨, mientras Brito para evitar una desgracia se dirigía a la puerta y abandonaba la reunión.
Se preguntaran los lectores quien es este Sergio Cedeño, a quien los reformistas que visitan la sede de la franquicia le llaman ¨el presidentico¨ y otros ¨el pichón de dictador¨; ¿de donde saca la autoridad este personaje que aparece al lado del señor Quique Antún cada vez que hay olor a manejo de recursos económicos?
Pues Cedeño ha sido socio de Antún, alias ¨el gallero¨, en un sinnúmero de aventuras políticas, todas ellas fracasadas, porque sus objetivos no tenían nada que ver con aspectos partidarios sino con cubrir metas pecuniarias.
Si alguien le ha sacado el jugo a esa franquicia es este personaje: encuestas fantasmas, fabricas de banderas, fabrica de gorras, contratos de publicidad, contratos de vallas e impresión de afiches y todos los etcéteras que se puedan imaginar.
Nos imaginamos como ambos se están frotando las manos pensando en la campaña que se acerca, donde Antún se ha planteado ser candidato a la Presidencia, para gastar los mas de 400 millones de pesos que le corresponderían al PRSC como partido por encima del 5%, porque mayoritario no es.
Esa es la razón por la que ¨el presidentico¨ abandonó el PRD, partido del que fue candidato a Senador por San Pedro de Macorís en las elecciones del año 2010, y ahora desata su furia sobre Roberto Brito, quien estuvo al lado de Carlos Morales trabajando en la alianza PLD-PRSC en esas mismas elecciones.
Es que tienen la imperiosa necesidad de hacer salir a todo lo que huela a quienes les regalaron la franquicia, es decir, el grupo de Morales, mientras se dedican a disponer ¨eficientemente¨ de los 18  millones de pesos mensuales que les entrega la Junta Central Electoral cada mes, a un partido sin militancia y sin estructura.
Parece que por lo menos ayer, la sangre roja no llegó a la marquesina colorada¨, de lo que si estamos seguros, es de que las acciones del ¨presidentico¨, junto con su socio y canchanchán, el ¨gallero¨, hará que la franquicia tenga un nuevo comienzo, si, pero para atrás como el cangrejo. 

Leave a Comment