Chispas | ¿SERÁ QUE HACE FALTA TRUJILLO? - Chispas

Un dia como hoy, hace 53 años caía víctima de las balas disparadas por sus amigos, el Ilustre Generalísimo Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina, Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva (era obligatorio nombrarlo de ese modo en cada mención que se hacia de su nombre).
Sus victimarios, que lo habían acompañado en sus gobiernos en múltiples posiciones públicas, ademas estuvieron apoyados y armados por el gobierno de los Estados Unidos, el mismo que formó a Trujillo como militar y ayudó a sostener su régimen durante 30 largos años.
La tiranía es un tipo de gobierno que se caracteriza por la usurpación del poder por medio de la fuerza para usarlo de modo abusivo en contra de los gobernados y para el beneficio del tirano y sus allegados.
John Locke definió la tiranía como un sistema donde se gobierna ¨mas allá del derecho, porque nadie tiene derecho. El tirano usa la fuerza del poder para su propia ventaja, no para el bien colectivo¨.
Por definición entonces, sería muy difícil que la generación de dominicanos que crecimos y nos desarrollamos en un ambiente democrático, estemos de acuerdo en volver la vista atrás, y pensar siquiera en la posibilidad de vivir en un país con un gobierno unipersonal, donde se violen los derechos fundamentales a los cuáles estamos mas que acostumbrados.
En las tiranías, como era el caso de Trujillo, el gobernante era ¨ley, batuta y constitución¨; en el tirano se concentran todo el derecho y las leyes del Estado.
Ahora, si hubiera un Trujillo gobernándonos, nosotros nos preguntamos: 
¿Qué hubiera pasado con un delincuente con tres muertes en su haber, que andaba por las calles como si nada hubiera pasado, armado hasta los dientes para volver a delinquir?
¿Habría tenido la oportunidad de dar muerte a una oficial de la AMET, que cumplía con su deber dirigiendo el transito a tempranas horas de la mañana en la zona norte de la Capital?
¿En el régimen de Trujillo una persona (no creemos que llega a esta categoría) que hubiera  sido sometida a la justicia en nueve ocasiones, estaría en la calle tranquilamente dispuesto a matar impunemente a una oficial, madre de cuatro hijos, cuyo único delito era portar un arma de reglamento para el uso de sus funciones?
¿Estuviéramos discutiendo de una forma estúpida, si los policías que son enfrentados a tiros por delincuentes armados, tienen o no del derecho a la defensa propia?
¿ Los genios de Finjus, le estuvieran dando cátedra al dictador de como se debe tratar a los delincuentes que han impuesto su ley en las calles de la República Dominicana?
¿Algún diputado se hubiera atrevido a contradecir al Ministro de las Fuerzas Armadas, cuando declaró con toda la responsabilidad del mundo, que un policía no debe ser penalizado y traducido a la justicia, sin que medie una investigación interna, cuando en el cumplimiento de su deber, mata a un delincuente en un intercambio de disparos?
¿No mereciera un reconocimiento y una condecoración, el Capitán de la Policía que enfrentó y mató a dos delincuentes a principios de la semana, cuando intentaron despojar de una cartera a la señora Greisy Rivas en la Urbanización Fernández, pleno centro de la ciudad de Santo Domingo?
¿No será éste un acto valiente y heroico?. Ya que este Capitán de la Policía, bien pudo seguir de largo puesto que no estaba de servicio; ¿será traducido a la justicia y enviado a la cárcel?
La verdad es que en nuestro caso no tenemos respuesta para la pregunta que inicia este artículo.
Con el tema de la seguridad pública: ¿será que nos hace falta otro Trujillo?
Dennos su opinión porque en este tema no tenemos idea de para que ha servido nuestra alabada democracia. 

Leave a Comment