Chispas | TELEXFREE: OLVÍDENSE DE ESE DINERO - Chispas

Las estafas financieras piramidales son diseñadas de modo tal, que cada una de las personas que integran el cuerpo del esquema de captación de recursos, es responsable y no lo es,  por lo que seguir el rastro del dinero y recuperar los fondos invertidos se hace casi imposible. 
Las empresas creadas con estos fines, caso de Telexfree, no tienen una actividad económica rentable, lo que hacen es entregar beneficios a sus primeros ¨inversionistas¨, el cual se obtiene de los que van integrándose al sistema, quedándose la ¨compañía¨ con una parte de los ingresos.
Las pirámides financieras se construyen de forma contraria a como las hicieron los antiguos egipcios, estas comienzan por la cúspide y a medida que crecen, la base se hace mas ancha, de modo que los primeros ¨inversionistas¨ recibirán sus ¨beneficios¨ por la integración de los nuevos, mas los ¨incentivos¨ prometidos por la ¨compañía¨ para estimular el ingreso de mas ¨socios¨.
La ruptura ocurre cuando no existen suficientes personas para seguir agrandando la base, matemáticamente es imposible integrar tantos socios que permitan un flujo de efectivo suficiente para repartir entre todos los integrantes del cuerpo piramidal.
Este es el momento en que los líderes  del ¨negocio¨, y el ¨negocio¨ como tal desaparecen, dejando sin beneficios y sin retorno económico, a los miles de ¨inversionistas¨ que están en el centro del esquema financiero.
Una pirámide siempre dará beneficios económicos a los primeros que la integren, es la forma que tienen los estafadores de agrandar rápidamente la burbuja financiera que han creado, los que cobran, son el ejemplo de que no se trata de una estafa y estimulan a los miles que entregarán su dinero y no cobrarán nada.
Ademas, la rentabilidad de la inversión será altísima, tan alta, que no hay institución financiera que pueda competir con ella, esto causa un impacto en el centro de la codicia que tiene todo ser humano, que cree haber descubierto una forma de hacerse rico con muy poco o ningún esfuerzo, por lo que la reinversión de lo obtenido es frecuente.
Telexfree poseía todas las características de una estafa de diseño piramidal: algunos al principio  cobraron grandes sumas de dinero, estos fueron usados como ejemplo para captar nuevos socios; ofrecía una rentabilidad del 300% por poner anuncios en internet que no tienen valor económico; ofrecía incentivos por la integración de personas nuevas y la ruptura se produjo sin que el ¨negocio¨ diera señales de que se iba a venir abajo.
Ahora, plantear que se va a someter a la justicia a los miles de ¨inversionistas¨ que constituyen el árbol genealógico de esta pirámide, es una tontería, son muchos y es nadie, quienes iniciaron el ¨negocio¨ en República Dominicana. 
Telexfree se construyó por informaciones de boca a boca e invitaciones a reuniones colectivas, cuyos organizadores y expositores venían de otros países, por lo que, sería una pérdida de tiempo ir a los tribunales dominicanos para poner una querella contra amigos y familiares, la mayoría tan estafados como el querellante, cuyo ¨delito¨ fue llevarlo a una reunión, es decir, algo ridículo e impensable. 
Tampoco es verdad, que existe alguna esperanza para los ¨inversionistas¨ de que recibirán de vuelta su dinero, como han planteado algunas autoridades.
Eso es un imposible que solo crea expectativas irrealizables entre los miles de personas, nunca se sabrá el número real, que entregaron sus recursos a una ¨compañía¨ que desapareció al declararse en quiebra en los Estados Unidos.
Así que lo mejor que podemos recomendarle a los que pusieron su esperanza en Telexfree, es: olvidarse del tema, no cometer ninguna agresión contra el familiar o amigo que lo convenció de ¨invertir¨ en el negocio del siglo, no intentar suicidarse que hay mas vida por delante y olvidarse de ese dinero porque aunque les duela, la experiencia ha demostrado que será imposible recuperarlo.

Leave a Comment