Chispas | UNIVERSIDAD AUTÓNOMA ¿HASTA CUANDO? - Chispas

Los hechos de violencia que ocurren en forma reiterada alrededor del campus de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, son tan comunes que parecieran formar parte de la vida diaria de nuestra ciudad de Santo Domingo.
Cuando el actual recinto universitario fue construido por el régimen de Trujillo, estos terrenos se encontraban en los límites de una ciudad urbanizada hasta lo que hoy es la Avenida Máximo Gómez.
Era la época en que desde la colina en que se encuentra ubicado el Palacio Nacional, inaugurado durante las celebraciones del centenario de la independencia nacional, se visualizaba toda la capital, quizás para recordar a sus habitantes que el dictador vigilaba todos los movimientos de sus habitantes.
La llamada Ciudad Universitaria, porque en ella construyó Trujillo los edificios de las facultades de lo que en ese momento era la única universidad del país, era un remanso de paz y tranquilidad, con enormes espacios verdes y un ambiente propicio para el estudio y la reflexión.
LA EXPANSION DE LA CIUDAD

A la caída de la dictadura se produjo un proceso de cambio demográfico, en que el 70% de nuestra población, que vivía en la zona rural, migró a las grandes ciudades, sobretodo Santo Domingo, con el consiguiente crecimiento de su área urbana.
Primero se produjo la expansión hacia la zona norte, alrededor de urbanizaciones como María Auxiliadora, Savica y Ensanche Luperón, edificadas en la última década de la dictadura y posteriormente hacia el oeste por la construcción de las grandes avenidas Abraham Lincoln, Winston Churchill y Avenida Luperón.
Esa ciudad universitaria que en sus inicios estaba ubicada en la periferia de la ciudad, ha quedado engullida entonces por el bullicio de la actividad bancaria, residencial y comercial.
Incluso una obra tan importante como el metro de Santo Domingo, fue construida teniendo en cuenta el alto flujo de pasajeros y el ahorro que constituye para los estudiantes de los barrios pobres de la ciudad, su paso por la periferia del recinto de la UASD.

LA INVASIÓN DE LOS ¨LUMPENES¨   

Lúmpenes, según la definición marxista, son aquellos individuos que tienen una condición social por debajo del proletariado,por lo que constituyen un grupo de marginados, desclasados y degradados, cuya actividad económica se realiza al margen de la legalidad.
Estos individuos, por definición, son improductivos y cual sanguijuelas subsisten de las actividades de los demás; robando, prostituyéndose o vendiendo su fuerza de trabajo para realizar todo tipo de actividades ilegales y sin ningún tipo de valor agregado.
Pues la UASD parece haber sido invadida por una casta privilegiada de lúmpenes, que sin aportar nada a esa academia, son protegidos por autoridades irresponsables y politizadas, incapaces de someter a la disciplina a estas escorias de la sociedad dominicana.
Solo esto puede explicar como, a pesar del deseo de la mayoría de los estudiantes de la UASD de recibir docencia en las mejores condiciones posibles, estos delincuentes disfrazados de estudiantes detienen cada vez que les viene en ganas las clases en esa academia, por cualquier motivo o razón.

EL ORDEN PÚBLICO

En el dia de ayer se escenificaron los usuales enfrentamientos entre el grupito de lúmpenes y delincuentes que viven a costillas de la UASD, y las fuerzas del orden público.
En un país donde ¨na e na y to e to¨, como el nuestro, esto pasará como la muerte del coronel Suárez Cordero acontecida el año pasado, del cual solo se acuerdan sus hijos su viuda.
El tema ocupará algunas líneas de paginas interiores de nuestra prensa matutina y algunos minutos en los noticieros de televisión y radio, tema olvidado, hasta que al grupo delincuencial que tiene la UASD por morada, le de la gana de volver por sus fueros.
Ahora, ¿Hasta cuando la ciudadanía soportará que una universidad, cuyo recinto está en el mismo centro de la ciudad, sea el foco de desórdenes provocados por antisociales, sin que ninguna autoridad universitaria se haga responsable de los daños que provocan estos ¨estudiantes¨?
Roturas de vehículos públicos y privados, lanzamiento de piedras y todo tipo de objetos a las autoridades, cristales de comercios destruidos,largos entaponamientos, peligro para los transeúntes y vecinos,  intentos de quemar la estación de la linea uno del metro ubicada en esa universidad, y todo tipo de tropelías, son cometidas frente a los ojos ciegos y oídos sordos de los que dirigen la UASD.
¿Es posible seguir manteniendo una autonomía y un fuero en una universidad que se ha convertido en una fabrica de profesionales, de mala formación y con lagunas que les impiden competir de igual a igual con los graduados de las universidades privadas de primer nivel del país?
¿No será hora ya de que todos los dominicanos, seamos responsables y exijamos una redefinición de la UASD, universidad que pagamos con nuestros impuestos, porque no es posible tener un centro de engaño a los mas pobres, otorgando títulos que no les servirán para acceder a los mejores empleos del país por falta de competencia?
P.D. El autor es egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, promoción de médicos de 1981. Lamentablemente la universidad donde estudié desapareció ahogada por el partidismo, clientelismo y populismo.

Leave a Comment