Chispas | ¡¡¡WALLY BREWSTER SE ESTÁ PASANDO!!! - Chispas

El Embajador de los Estados Unidos de Norteamérica señor James ¨Wally¨ Brewster, tendrá que escoger en algún momento, si es representante diplomático de su país o de los grupos de LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) a los cuáles pertenece.
Esto lo afirmamos, porque son mas frecuentes las informaciones que emite esa embajada sobre las actividades relacionadas con la defensa de estos grupos de desviados sexuales, a los cuáles el, con todo su derecho es defensor, que lo que se publica sobre el cumplimiento a la que suponemos fue enviado como representante de su gobierno. 
El señor Brewster ha llegado al colmo, de colocar en el frente del edificio de su embajada en el país, la bandera multicolor que identifica a los grupos de defensa del movimiento homosexual.
Es decir, parece que para el Embajador de los Estados Unidos  el representa al mismo tiempo y a igual nivel, el símbolo de las barras y las estrellas de la llamada ¨tierra de la libertad y hogar de la bravura¨, y la nación multicolor que componen los grupos de LGTB en el mundo.
Ahora entendemos porque después de presentar sus cartas credenciales ante el gobierno dominicano, realizó una reunión en el local de la Embajada norteamericana con los grupos de homosexuales organizados en el país, lo que ahora entendemos fue la presentación de las credenciales al otro país al cual orgullosamente pertenece.
No queremos ser mojigatos, ni excluyentes, sin embargo, no sabemos porque hay que promocionar una actividad, que como el sexo, es una decisión personal, y se  realiza en la intimidad.
Porque ahí es que se centra la discusión sobre este tema; ¿tienen derecho los homosexuales a escoger la persona con quien quieren compartir su vida y realizar sus actividades íntimas?, nosotros creemos que si y que los demás no tenemos porque discriminarlos ni excluirlos, antes bien aceptarlos como seres humanos que son.
Pero de ahí a querer echar en cara al resto de la población, que es un orgullo y totalmente normal tener relaciones sexuales con personas de su mismo genero, es algo a todas luces inaceptable, sobretodo para el representante de un país extranjero, que no tiene la culpa de que padezca de una desviación sexual que lo llevó a unirse con una persona de su mismo sexo.
En el caso  nuestro, que somos médicos de profesión, en la escuela de medicina nos enseñaron que la diferenciación sexual se realiza en el mismo momento de la unión de un ovulo y un espermatozoide, que además los órganos sexuales se definen en el vientre de nuestra madre y su uso para cuando seamos adultos esta predeterminado.
El ano no se desarrolló para el ingreso del pene, sino todo lo contrario, para la expulsión de los desechos producto de la absorción de las sustancias necesarias para nuestra supervivencia, por lo que el modo en que los homosexuales realizan sus actividades evidentemente va en contra de las leyes de la naturaleza y por eso se les denomina contra natura.
Y si el diseño del organismo no está destinado para estas actividades, entonces no puede ser un orgullo para los que las realizan, ya que se enmarcan en lo que Sigmund Freud denominó desviaciones sexuales, que como el término indica necesitaría tratamiento para devolver a los que practican este tipo de actividades sexuales al camino correcto.
Es mas, todavía siguen vigentes muchas de las ideas de Sigmund Freud, quien estudió y escribió ampliamente sobre el tema de la homosexualidad y el lesbianismo en tres ensayos escritos en 1905.
Fue Freud quien popularizó el termino de invertidos sexuales, a quienes tenían la tendencia a buscar placer con personas del mismo sexo, aunque tuvo el cuidado de no incluirlas dentro de las llamadas perversiones patológicas de tipo sexual.
Según el padre del sicoanálisis, todos los seres humanos en sus infancia son bisexuales, tanto física como sicologicamente, mas, en un momento de la vida se realiza la diferenciación y por alguna experiencia no gratificante con una persona del sexo opuesto, un hombre o una mujer busca entonces el placer sexual con una persona del mismo sexo.
Los mecanismos que describe Freud son muy complejos, y sostiene que con terapias conductuales y el método psicoanalítico, estas desviaciones, como les llama textualmente, pueden ser corregidas en la vida de los adultos.
Es decir, ser homosexual ni es un orgullo, ni es un ejemplo, ni es un camino a seguir, ni debe ser proclamado a voz en cuello en las plazas y las calles, porque simplemente es una desviación de la conducta normal de los seres humanos, aun sin tener que acudir al aspecto religioso, donde existe una posición clara sobre este tema en los libros sagrados de las tres grandes religiones monoteístas: la Torah, la Biblia y el Corán.
Entonces, donde se equivoca el gobierno de los Estados Unidos y el forma particular su embajador el señor Brewster, es querer echar en cara a nuestros ciudadanos, que una conducta sexualmente patológica, como es la homosexualidad, a la cual el tiene todo el derecho de practicarla en la intimidad, debe ser tomada como algo normal por nuestros hijos e hijas,, cuando rompe con nuestro concepto de lo que es una familia, que textualmente es definida como la unión de un hombre y una mujer en nuestra Constitución.
Para nada estaremos de acuerdo en que se excluya y se discrimine a otros seres humanos por lo que escogieron hacer como vía de placer sexual, pero por favor no quieran vender a esta sociedad que eso es una normalidad, porque simplemente no lo es, se trata de una desviación de lo natural y por lo tanto nunca será un ejemplo a seguir.
Nosotros asumimos las palabras del Papa Francisco: ¿quién soy yo para juzgarlos?, pero por favor tampoco tiene derecho Wally Brewster a promocionarlo en un país que no es el suyo.

Leave a Comment