ALGO HUELE MAL EN LA OISOE, NO ES SOLO EL DARIO CONTRERAS

Cuando en el mes de febrero, a raíz de la inauguración con bombos y platillos de lo que llamaron ¨el nuevo Dario Contreras¨ escribimos una columna que titulamos ¨Dario Contreras una vieja con maquillaje¨, por la cual recibimos los insultos acostumbrados de los que entran a nuestra pagina solo para descargar en nosotros la frustración que tienen dentro de sus conciencias.

Pues solo tres meses después, lamentablemente, tenemos que darnos la razón ya que lo ocurrido durante toda la semana ha sido toda una cadena de informaciones que demuestran la falta de transparencia con que se construyó esa obra coronada con una rueda de prensa lastimosa de parte del director de la OISOE Miguel Pimentel Kareh.

De lo que sucede con esa obra no se conoce ni la mitad, ya que los miembros de la prensa solo han tenido acceso al área de emergencia, que es solo una muestra de la forma alocada en que se invirtieron RD$1,500 millones de pesos del presupuesto de la nación.

Sería llover sobre mojado insistir en lo que ocurrió con el Dario Contreras, ya que estamos mas que seguros que el escándalo cuando se den a conocer las fallas de diseño en las áreas de internamiento, la existencia de equipos de mala calidad, algunos de ellos presuntamente reconstruídos y vendidos como nuevos, otros heredados del ¨viejo Dario¨como sucede con los equipos de laboratorio, serán objeto de numerosos reportajes en los próximos meses.

Ahora, lo que nos preocupa son las demás obras del sector salud que están siendo construidas por la OISOE, es decir, la misma oficina metió la pata y las manos en el Dario Contreras, tiene a su cargo el Hospital Luis Eduardo Aybar, el Hospital de San Francisco de Macorís, las 50 unidades diagnósticas que deben servir de soporte al primer nivel de atención y otras obras que debieron estar bajo la supervisión del Ministerio de Salud pero que sin embargo han sido entregadas a una institución a todos luces ineficiente y con grandes cuestionamientos desde el punto de vista del uso de los recursos puestos a su cargo.

Lo mas grave de todo esto, es que en el día de ayer la Ministra de Salud Doctora Altagracia Guzmán, declaró a la prensa que el ministerio a su cargo no tuvo ninguna intervención y ni siquiera fue consultado cuando se construía el Dario Contreras, que este no ha sido entregado y, añadimos nosotros, entonces no cumple con las normas de habilitación necesarias para poder ser autorizado para facturar a las ARS privadas, que es la única forma en que se puede sostener un hospital de esa magnitud.

Es decir, la improvisación y falta de coordinación entre dos instituciones del gobierno, mas que eso, la asignación de una obra tan especial como la construcción de un hospital, no solo tendrá problemas para su funcionamiento sino que es posible que no se pueda habilitar por lo que está destinada a ser una ruina en muy poco tiempo.

Creemos que el Presidente de la República Danilo Medina, debe asumir con responsabilidad este problema e intervenir la OISOE de modo que no ocurra con el resto de las obras de infraestructura hospitalaria a cargo de esa oficina lo mismo que está pasando con el ¨Nuevo Dario Contreras¨, que ha resultado como dijimos ¨una vieja con maquillaje¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *