¡AY VICTOR GÓMEZ Y A MI QUE NO SE ME OLVIDA NADA!

Esta tarde se firmará el acuerdo electoral entre el Partido de la Liberación Dominicana y el Partido Revolucionario Dominicano, el lugar escogido será el Salón La Fiesta del Hotel Jaragüa y los detalles serán dados a conocer por los firmantes, aunque ya se conocen algunas informaciones acerca de los espacios que se reservarán en la boleta morada para los candidatos del partido blanco.

Cuando vi y escuché a mi hermano de siempre Victor Gómez Casanova, hacer el pasado sábado, un recuento de los resultados de la reunión de la Comisión Política del PRD y anunciar la fecha y lugar de la firma, no tuve mas que reírme de las casualidades de la vida. y reafirmar mi convicción de que esta es una ruleta que va moviendo a su voluntad a las personas.

Porque en ese mismo salón una tarde del 22 de marzo del año 2004, mientras quien escribe estaba sentado al lado del actual Presidente de la República Danilo Medina, que asistía como miembro del Comité Político de su partido, Victor con un grupito de jóvenes del PRSC irrumpía en el acto de apoyo a Leonel Fernández, que nosotros organizamos.

Lo que se discutía en esos momentos era la necesidad de construir una alianza de amplia base que fuera capaz de ganarle en la primera vuelta electoral y de forma rotunda al desgobierno, precisamente del PRD, que encabezaba Hipólito Mejía y del cual el actual presidente de ese partido, Miguel Vargas, era titular de la Secretaría de Obras Públicas.

En nuestro caso, siempre planteamos a lo interno del reformismo, la necesidad de mantener la alianza que heredamos del Frente Patriótico, como forma de construir un espacio multi-partidario que, como en Chile, fuera capaz de ganar varias elecciones consecutivas y aplicar medidas de mediano y largo plazo que contribuyeran al rescate de la debacle económica en que nos había embarcado el PRD, y diera estabilidad a nuestra todavía endeble democracia.

Los años nos han pasado tanto a Victor como a mi, que nos enfrentamos acremente en los medios de comunicación por mucho tiempo, siempre con el respeto y el cariño que se tienen nuestras familias y con la altura suficiente para nunca caer en lo personal, y lo cierto es que disfrutaré como mi amigo no se imagina, su imagen en el mismo lugar donde estuvimos juntos en aceras diferentes hace ya once años, y donde llegó con un yeso puesto fruto de un accidente automovilístico que por poco le cuesta la vida.

En mi caso, estoy y estaré siempre en la misma posición, no cederé nunca a la idea de construir un país incluyente por encima de las diferencias partidarias, que nos lleven a presentar dos alternativas que se disputen cada elección, ese es el secreto de la democracia mas exitosa del mundo, la de los Estados Unidos, un sistema bipartidista estable desde la fundación de la Unión Americana.

El embrión de la alianza que planteamos teóricamente fue esa reunión del 22 de marzo del 2004, donde los nombres mas importantes del reformismo: Carlos Morales, Donald Reid y posteriormente Jacinto Peynado, validaron con su decisión el voto reformista a favor del PLD y su candidato, Leonel Fernández, dando inicio a cinco triunfos electorales consecutivos.

Los resultados están ahí, durante once años se ha mantenido la estabilidad institucional y el progreso económico, con sus altas y sus bajas el país indudablemente ha avanzado, la confianza en los gobiernos del PLD y aliados han dado un valor agregado a la economía dominicana de mas de tres veces de lo recibido en agosto del 2004.

Ahora, lamentablemente, los arribistas de siempre, olieron la oportunidad de hacer fama y fortuna, agregándose y prostituyendo la alianza que se suscribió en el 2004, que derivó hacia el reparto de cargos públicos, donde los mas vivos y descarados llevaban la ventaja, porque la vergüenza no es una de sus virtudes.

Con la inclusión de lo que queda del PRD en el Bloque Progresista, quedará completo, hacia afuera, por parte del PLD, lo que será su base de sustentación de campaña para el 2016, ya que hacia dentro al partido morado le espera la tarea de reunificarse, ya que es innegable que persisten las diferencias entre los bandos que se enfrentaron con el tema de la reforma constitucional y será necesario un nuevo pacto hacia dentro para reforzar el ejercito electoral del PLD:

De parte de la oposición, el PRM (pepeachismo disfrazado), estos tendrán la ambulancia encendida y las camillas en las manos, para recoger a los heridos y muertos que verán sepultadas sus aspiraciones con los acuerdos que se anunciarán en el día de hoy.

Este grupo dio inicio a sus alianzas con la inclusión del Frente Amplio, Dominicanos por el Cambio y otros partidos,  que van perfilando un frente opositor que encabezará Luis Abinader en las próximas elecciones.

Es decir, la tesis sobre la posibilidad de construir un sistema bipartidista multipartidario (dos bloques de múltiples partidos), parece que va por muy buen camino en la República Dominicana, los resultados solo el tiempo los dirá y los hechos derivados de las acciones de gobierno serán cargados sobre los responsables de dirigir el Estado.

Ahora, esta tarde cuando tenga la oportunidad de mirar a Miguel Vargas firmando el pacto con el PLD y escuche a Victor Gómez Casanova anunciar los acuerdos con su estilo y elegancia característicos, tendré la satisfacción de ver uno de mis propósitos políticos cumplidos: cerrar definitivamente el paso al camino malo, con la desaparición por inanición del viejo Partido Rebulú-cionario Dominicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *