¿DE DONDE LES SALIÓ ESTE AFÁN NECROLÓGICO A ALGUNOS POLITICOS DOMINICANOS?

La memoria de este pueblo es tan corta, que ahora se quiere echar al olvido por parte de los que se han enganchado a ¨guapos¨ de ultima hora, que fueron ellos mismos, los miembros de la oposición política unida por única vez, los que pidieron que se desmontara el sistema que daría los resultados de las elecciones antes de la media noche del domingo 15, como lo había prometido la Junta Central Electoral.

Tambien se quiere borrar con lejía o aguarrás, que fue el delegado técnico del Partido Revolucionario Moderno, quien pidió públicamente que se desmantelara todo el sistema informático de la JCE, para ellos ¨examinarlo¨ y ¨auditarlo¨ y que eso tardaría un mes, solo que lo hizo faltando una semana para las elecciones nacionales.

Escuchamos ahora a algunos opinantes de radio y televisión, gritar pestes en contra de la JCE, y especialmente su presidente Roberto Rosario, tratando de hacer olvidar su advertencia de que complacer a los candidatos para que el sistema de conteo electrónico se sustituyera por el manual, traería riesgos y tardanzas innecesarias y peligrosas.

Pero también se esconde entre los titulares de la prensa nacional de estos días, que hasta Participación Ciudadana, la enemiga jurada de la JCE, en temas tan sensibles como nacionalidad, soberanía y política, certificó que el sistema de escáneres no tenia ninguno de los trucos de que hablaba la oposición política,

Este preámbulo es para contextualizar el afán destrucción que ha invadido a una parte de la clase politica en estos días post-elecciones en la República Dominicana, donde de pronto, y ante las evidentes dificultades para terminar el conteo de los votos emitidos el pasado domingo, les ha brotado un lenguaje necrofílico y necrológico a un grupo de políticos, algunos de los cuales tienen mucho que perder.

Claro, se quiere olvidar que el Presidente de la Junta Central Electoral Roberto Rosario, les advirtió en su cara a los genios de la informática: Luis Abinader, Pelegrin Castillo, Soraya Aquino, Elias Wessin y Guillermo Moreno; de que su pedido de suspender el conteo electrónico de los votos a través de los escáneres adquiridos para esos fines, iba a provocar un gran retraso en brindar los resultados finales de las elecciones.

Se quiere olvidar, hablando fuerte y guapeando irresponsablemente, que hubo un grupo de mas de 3 mil técnicos que fueron convencidos, con fuertes sumas de dinero, para que no se presentaran a trabajar el día sábado 14 y madrugada del domingo 15, con el fin de boicotear el conteo rápido por parte de la JCE y hubo que improvisar para que de algún modo se pudiera instalar un sistema, para el que se invirtió tiempo y recursos, todo aprobado por los partidos políticos que son parte integral del organismo comicial.

También se quiere olvidar, que esos que escriben en forma irresponsable e irreflexiva en las redes sociales, destruyendo la poca credibilidad que les queda por su actitud de los últimos meses, son los principales sospechosos de haber conspirado en contra de una JCE a la cual alabaron durante mucho tiempo, por la posición responsable de Roberto Rosario para que se respetara la ley 168-13.

Tantas veces dijimos durante la campaña electoral, que el que coincide con su enemigo tiene que revisarse, y ahora vemos como los que ayer decían defender la soberanía y los valores familiares, que incluyen reglas mínimas de cortesía y de comportamiento, lo único que les falta es llamar a las armas o convocar a una revolución, porque este pueblo solo les otorgó una cantidad raquítica de votos.

Pero mas que eso, en el día de ayer vimos como el hoy Diputado Luisin Jímenez, dice que a el habrá que ¨matarlo¨ o el ¨matarᨠa quien ocupe lo que llama ¨su curul¨ en la Cámara de Diputados el próximo 16 de Agosto, porque. siempre según el, se le hizo un fraude.

Imaginemonos que ese señor diputado es de los que ha estado sentado en el congreso de la nación, legislando por seis años, es decir haciendo y discutiendo leyes, y ahora que debe esperar a que se publiquen, según la ley, unos resultados que nadie conoce todavía, y si no está conforme debería usar los canales legales para hacer respetar sus derechos, entonces usa un lenguaje y una actitud de violencia que desdice mucho de su equilibrio emocional.

Pero no solamente el, a otro que ¨habrá que matarlo¨, es a nuestro amigo y colega José Hazim Frapier, que encabeza los resultados en San Pedro de Macoris como senador, este, ademas de político, es rector de una universidad, médico de profesión y un empresario en diversas ramas de la producción agrícola y negocios en el país.

Es decir, una persona que suponemos ecuánime, tranquila, casi un senador electo, lo que usa es un lenguaje agresivo, fuera de lugar y que desdice mucho de su capacidad y equilibrio ante situaciones conflictivas, porque si las cosas se resuelven matándose en el ¨campo del honor¨, ¿para qué existen los que hacen leyes y los tribunales de la República? .

Lo de Luis Abinader es algo increíble, en ves de asumir la responsabilidad que le dieron el mas de un millón de votos que obtuvo a través de su PRM; lo que hace es asumir el arma de la agitación y tremendismo, presentándose a ¨defender¨ una alcaldía que nadie sabe quien ganó hasta que se cumplan los procedimientos de ley para contar hasta el ultimo voto con las manos y sumando con la cabeza, porque lo de las ¨uñas y los dientes¨ es una acción de animales irracionales.

Este es parte del panorama de este momento post-electoral, en un país donde su clase política, la que esta llamada a guardar la cordura y la responsabilidad, lo que usa es el lenguaje de los ¨lumpenes¨, ¨mafiosos¨ ¨delincuentes¨, ¨narcotraficanes¨ y todos aquellos que no le dan ningún valor a la vida humana.

Claro, los desordenes que han armado los que recibieron una ¨pela¨ histórica de votos en pasado domingo, no están encabezados por los que usan esta forma levantisca de hablar, ellos solo bravuconean, los muertos, cuando los hay, los ponen los infelices del pueblo llano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *