Chispas | EL PRESIDENTE MEDINA ENTRE LA ÚLTIMA CENA Y LA CRUCIFIXIÓN - Chispas

maxresdefaultLa última cena del Señor una de las pinturas mas famosas de la historia, es un mural que se encuentra en el convento Santa María de la Gracia en la ciudad de Milán.

Fue pintado por el genio florentino Leonardo Da Vinci y presenta las imágenes de Jesús y sus doce apóstoles sentados alrededor de la mesa por última vez antes del Señor ser entregado para su crucifixión, muerte y posterior resurrección.

Entre los doce se encuentra la figura de Judas Iscariote, el que ya había vendido al Salvador por doce piezas de plata, el que representa la traición y la maldad, a través de un rostro duro, frío, perverso, todo un poema al odio y la ambición.

Son tantas las veces que se ha repetido en la historia el cuadro de la última cena, sobretodo en la política, una actividad donde abundan los traidores, ya que implica la lucha por intereses visibles u ocultos y deseos insatisfechos, que pareciera crear la magia para hacer surgir los mas oscuros sentimientos de los seres humanos.

En términos jurídicos, la traición a la patria, es definida como la asociación o colaboración con estados considerados ¨no gratos¨o enemigos de la nación, en el caso de nuestro país en la actualidad, todo el que se identifique con la campaña antinacional que se desarrolla en los organismos internacionales donde se nos califica de racistas y xenófobos y de constituir un apartheid en el medio del mar Caribe, debe ser considerado un traidor por definición.

Si esto es así, entonces debemos llegar a la conclusión de que nuestro Presidente Danilo Medina, tal como esta simbolizado en La última Cena, guardando la respetuosa distancia, tiene a los traidores a nuestra patria rodeando su oficina ubicada en la segunda planta en el ala izquierda de el Palacio Nacional.

Porque ¿como es posible que el vocero del gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, se atreva a llamar ¨racistas, xenófobos y nazis¨ a los que han levantado la bandera de la República para defender nuestra soberanía?.

¿No es acaso un acto de acusación de ser ¨racista, xenófobo y nazi¨, al mismo Presidente de la República Danilo Medina, quien el pasado 27 de febrero recibió la ovación mas prolongada de su discurso de rendición de cuentas, cuando dictaminó que no habría prorroga en el plan de regularización de extranjeros dando por cerrado el tema?.

¿O es que una cosa piensa Danilo Medina, el dominicano digno que le dio un ¨boche¨público a Ralph Gonzalves en La Habana, y otra Rodríguez Marchena, que dice ser la persona que habla a nombre del gobierno dominicano y por lo tanto a nombre del propio Presidente de la República, cuando contradice a su jefe administrativo?

Lo cierto es que las señales que se emiten del Palacio Nacional sobre el tema de la defensa de nuestra soberanía son contradictorias, por un lado el Presidente Danilo Medina dice claramente y lo vamos a citar: ¨no vamos a aceptar que nadie, ni chiquito ni grande, atente contra la soberanía de la República Dominicana¨.

Sin embargo el traidor a la Patria, en términos legales con pruebas demostradas en sus declaraciones y actuaciones llamado Roberto Rodríguez Marchena, da armas retóricas a los que marchan en Puerto Principe, agrediendo los locales de nuestra embajada y consulados, queman y muerden nuestras banderas en tierra haitiana, y nos acusan coincidiendo con este señor, de ¨racistas, xenófobos y nazis¨.

El Presidente Danilo Medina, no tiene que buscar muy lejos para encontrarse con los traidores a su gobierno y peor que eso, a la Patria y al país, pues simbólicamente se encuentran alojados uno a cada lado de su despacho en el Palacio Nacional.

Para los que no han tenido la dicha de visitar el Palacio Nacional durante esta gestión les aclaramos, que del lado derecho del despacho presidencial se encuentra el Ministerio de la Presidencia que encabeza Gustavo Montalvo y del lado izquierdo la oficina de la Dirección de Comunicaciones que encabeza Roberto Rodríguez Marchena.

Es decir, comenzamos con la Última Cena y terminamos con la famosa imagen de la crucifixión, a un lado y otro del Presidente Medina se encuentran alojados los que querrán crucificarlo cuando baje las escalinatas del Palacio Nacional, ya que han demostrado que sus intereses están con los poderes extranjeros a quienes el gobernante ha impedido ejercer su agresión en contra nuestra soberanía.

Eso si, lo que aún no sabemos es, si como en el cuadro de la crucifixión, cual de los dos asumirá la representación del buen y el mal ladrón, solo el futuro lo podrá determinar.

Artículos relacionados

¡EMBARREMOS!, ¡EMBARREMOS! EL PODER DE LA ESTUPIDE...
views 98
El encabezado de esta columna es el título de un libro de Giancarlo Livraghi, quien analiza de forma amena y clara la relación de la estupidez que car...
UN ¨CABALLO DE TROYA¨ ANTI-PLD A LA LIGA MUNICIPAL...
views 720
La guerra de los griegos en contra de los troyanos llevaba ya mas de nueve años, en La Eneida de Virgilio, se narra que la desesperación había invadid...
PASIÓN Y RAZÓN: LA MEZCLA EXPLOSIVA DE UNAS ELECCI...
views 54
Hace muchos años escuché decir a uno de los asesores que traía al país el partido COPEI para ayudar a su aliado continental el Partido Reformista, que...
ODEBRETCH AMENAZA CON DERRUMBAR AL ESTADO BRASILEÑ...
views 121
La noticia principal de las tapas de los diarios internacionales en el día de ayer, fue el apresamiento de los empresarios mas poderosos de Brasil, qu...

Humberto Salazar

Leave a Comment